Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
17 febrero 2014 1 17 /02 /febrero /2014 17:58

 

     ELLAS Y EL SEXO, LA NOVELA ERÓTICA QUE TRIUNFA EN AMAZON

    Ya está a la venta ELLAS Y EL SEXO, una novela de ficción erótica construida sobre la base de los relatos más leídos de este blog. Emi, Wynie, Olivia y Katty, sus cuatro protagonistas, viven nuevas aventuras en las largas noches de Madrid y se enzarzan en acaloradas discusiones acerca de los hombres, el sexo y la naturaleza de las relaciones. 

     En su primera semana de lanzamiento, la novela ha cosechado críticas excelentes y se ha encaramado a las listas de los títulos más vendidos de ficción erótica de Amazon. Con una llamativa portada de Alexia Jorques y un prólogo, intenso y emotivo, de la conocida periodista y escritora Paloma Aznar, "Vampirella", la obra nos adentra en un universo femenino de deseos y anhelos, fantasías y desvelos. Valgan como ejemplo las siguientes palabras, extraídas del prólogo: “Un buen libro, escrito por una mujer, que recorre cuerpos de hombres y describe un deseo femenino que contempla su piel, sus manos, los pies, las bocas y las nalgas, las curvas y los pliegues, cada rincón y cada sensación, lentamente, sin tapar nada, llenando de sensualidad todas las páginas. Un libro con sorpresas, que observa nuestro mundo y saborea las frases para llegar hasta el fondo de las historias de sus protagonistas, que rompe moldes, narra con sencillez cómo nos relacionamos unas mujeres con otras, despierta la curiosidad y nos regala un mosaico hecho con emociones, dolor, atrevimiento, desparpajo, experiencia, risa y DESEO, con palabras directas y sin tapujos, con libertad…" 

      Aunque pueda parecer una lectura femenina, ELLAS Y EL SEXO es una obra que atrapará al sector masculino. La mayoría de los hombres estarían encantados de escuchar lo que dicen las mujeres cuando hablan sobre ellos. Muchos, incluso, pagarían por hacerlo si les dieran la oportunidad. Con esta novela tendrán la ocasión de conocer qué piensan cuatro mujeres liberales, adultas y experimentadas sobre actitudes y comportamientos típicamente masculinos, como quitarse el anillo de casado con la intención de echar una cana al aire; preocuparse por tener el pene pequeño o por no alcanzar la erección completa; o intentar justificarse ante la pareja que los ha pillado en un renuncio. A lo largo de sus páginas, sus protagonistas se enzarzan en jugosas discusiones acerca de los hombres, el sexo y la naturaleza de las relaciones.

     Además de provocar la curiosidad de los hombres, las mujeres con edades similares a las de Wynie, Emi, Olivia y Katty (39-45) disfrutarán con este libro porque se sentirán identificadas con las aventuras, los miedos, las decisiones, los problemas o los sentimientos del cuarteto de amigas. Una empatía que se producirá por la verosimilitud de las conductas y las reacciones de unos personajes de ficción extraídos de la realidad y capaces de provocar simpatía o extrañeza, risas y lágrimas, adhesiones o disensiones.

     Ellas y el Sexo es una novela de lectura rápida y entretenida, que en cierto sentido podría recordar a la exitosa serie televisiva Sexo en Nueva York. Con la diferencia de que sus protagonistas no viven en urbanizaciones de lujo ni ganan miles de dólares. Son mujeres normales, que sufren la precariedad y tienen dificultades para llegar a fin de mes; pero también saben evadirse en las largas noches festivas de la capital de España, ligar y divertirse con quien más les apetezca en cada momento.

      Para que los asiduos a este blog os hagáis una idea de las sensaciones que viviréis con su lectura, copio dos de los comentarios de cinco estrellas que sus lectores han dejado en Amazon, uno de hombre y otro de mujer:

    "He disfrutado mucho con las aventuras de estas mujeres, reales y no de cartón piedra como en otros libros de temática similar. Y es que terminas, casi, enamorado de las cuatro protagonistas porque son esas que esperas encontrarte en los bares y garitos que frecuentas en la noche, con las que te gustaría mantener una larga e interesante conversación y luego...Y todo salpicado con escenas eróticas de alto voltaje. Un libro realmente estimulante que se devora con auténtica gula (que también es pecado capital) No te lo pierdas". Por Arturo.

    "Me he leído Ellas y el Sexo de un tirón. Sin duda, engancha. De narración ágil y muy bien escrita, esta novela relata las aventuras de cuatro mujeres maduras, así como sus reflexiones sobre el sexo, los hombres y las relaciones. Una historia muy verosímil, con la que cualquiera puede sentirse identificado. La recomiendo a todos, tanto hombres como mujeres". Por Pilar.

     Por último, informar a los lectores interesados de que Ellas y el Sexo se puede comprar por solo 1€ o 1,35$ aquí. No es necesario tener un kindle para leerla. Puedes hacerlo en la pantalla de tu PC, Mac, Ipad, Iphone o smartphone. Basta con descargar desde la página de Amazon la App kindle gratuita que corresponda a tu dispositivo.

     Como escritora y autora de esta novela, mi deseo es que cada lector que se sumerja en sus páginas se emocione y disfrute intensamente con las historias que se relatan. Tanto como yo lo hice mientras las escribía.                                                                                                                                                                                                                             RoCastrillo 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
28 octubre 2013 1 28 /10 /octubre /2013 20:47

    Wynie recibió los cuarenta en forma de un cataclismo que amenazaba con destruir todo aquello por lo que había luchado a lo largo de su vida. Atemorizada por su marido, Emi vio la suya en peligro y una madrugada huyó del domicilio familiar con sus dos hijas adolescentes. A Olivia, su cónyuge le pidió un tiempo de reflexión y todo el mundo menos ella sabía que pasaba ese tiempo metido en la cama con una abogada, junto a la que diseñó el plan para despojarla de la fortuna que habían generado juntos. Después de dos matrimonios fallidos, Katty buscaba en las barras de los bares y en los portales de contactos de Internet al hombre que la hiciera feliz dentro y fuera de la cama, al otro yo junto al que despertar cada mañana.

   Wynie, Emi, Olivia y Katty no actúan como heroínas de novela. Son personas de carne y hueso, madres luchadoras y vitalistas a las que cualquiera podría encontrar en la parada del autobús, en la fila del supermercado, en la consulta del pediatra o en el bar de la esquina. Desde que firmaran sus sentencias de divorcio han aprovechado las oportunidades surgidas y han compartido la cama con el caballero que les ha gustado en cada momento. En unas ocasiones buscando solo sexo; en otras, amor; y en las más, ambas cosas. A través de estas páginas, los hombres tendrán la oportunidad de averiguar qué piensan las mujeres acerca de sus actitudes, reacciones e incluso sobre el tamaño de sus penes; y las mujeres se sentirán identificadas con pasiones y decepciones, aventuras y desvelos, fantasías y anhelos.

     Amor, recuerdos, dolor alicia 2

    Esta es la sinopsis de ELLAS Y EL SEXO, mi segunda novela. Como podréis comprobar, sus protagonistas son las mismas que las de las historias de este blog de relatos eróticos y recetas de cocina. La trama de la novela ha sido construida sobre la base de los relatos más leídos, a los que se han añadido nuevas aventuras y conversaciones de las cuatro amigas, además de crearse un hilo argumental nuevo e inédito, incluso para los lectores de este blog. La novela ya está inscrita en el Registro de la Propiedad Intelectual de Madrid con el número M-008378/2013 y lista para su publicación, que deseo sea inminente aunque dependerá del tiempo que tarde en encontrar un editor.

    En mi humilde opinión, esta segunda criatura literaria puede despertar un interés masivo, como ya ocurrió con los relatos de Ábremelo Ya. Además del boom de la literatura erótica, no se puede obviar el hecho de que la mayoría de los hombres estarían encantados de escuchar lo que dicen las mujeres cuando hablan sobre ellos. Muchos, incluso, pagarían por hacerlo si les dieran la oportunidad. Con esta historia tendrán la ocasión de conocer qué piensan cuatro mujeres liberales, adultas y experimentadas sobre actitudes y comportamientos típicamente masculinos, como quitarse el anillo de casado con la intención de echar una cana al aire, preocuparse por tener el pene pequeño o por no alcanzar la erección completa; o intentar justificarse ante la pareja que los ha pillado en un renuncio. A lo largo de sus páginas, sus protagonistas se enzarzan en jugosas discusiones acerca de los hombres, el sexo y la naturaleza de las relaciones.

    Además de provocar la curiosidad de los hombres, las mujeres con edades similares a las de Wynie, Emi, Olivia y Katty (39-45) quedarán atrapadas en este libro porque se sentirán identificadas con las aventuras, los miedos, las decisiones, los problemas o los sentimientos del cuarteto de amigas. Una empatía que se producirá por la verosimilitud de las conductas y las reacciones de unos personajes de ficción extraídos de la realidad y capaces de provocar simpatía o extrañeza, risas y lágrimas, adhesiones o disensiones.

   ELLAS Y EL SEXO es una novela de lectura rápida y entretenida, que en cierto sentido podría recordar a la exitosa serie televisiva Sexo en Nueva York. Con la diferencia de que sus protagonistas no viven en urbanizaciones de lujo ni ganan miles de dólares. Son mujeres normales, que sufren la precariedad y tienen dificultades para llegar a fin de mes; pero también saben evadirse en las largas noches festivas de la capital de España, ligar y divertirse con quien más les apetezca en cada momento.

     Las peripecias de estas cuatro mujeres no terminarán con la novela. Ábremelo Ya seguirá recogiendo nuevas aventuras de Emi, Wynie, Olivia y Katty, con las que deseo entretener a sus fans y lectores. Y si además consigo fomentar sus fantasías, mejor. Espero que tanto hombres como mujeres os divirtáis mucho con la lectura de ELLAS Y EL SEXO, sobre cuya publicación y novedades encontraréis puntual información en este blog.

                                                                                           Rocío Castrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
23 mayo 2013 4 23 /05 /mayo /2013 21:29

...Sus labios recorriendo toda la extensión de su anatomía morena y sus dedos largos estrechando los pezones turgentes...

    Olivia y su nuevo amante salieron de El Maligno cogidos de la mano y tomaron la dirección del cercano apartamento de ella, deseosos de dar rienda suelta a la PASIÓN REPENTINA que se había apoderado de sus cuerpos...

    Nada más entrar en la vivienda, ella puso música y se dirigió a la cocina con la intención de servir unas copas.

     -¿Qué te apetece tomar? Tengo güisqui y ron, inquirió a su acompañante.

    -No quiero beber más. Quiero tomarte a ti, belleza, le respondió él, acercándose hasta su lado. Te deseo y solo pienso en devorarte entera, mira cómo me has puesto, le indicó al tiempo que tomaba su mano derecha y la colocaba sobre su herramienta en erección.

   -La tienes dura, sí, corroboró ella dirigiéndole una amplia sonrisa y acariciando con las yemas de sus dedos el glande que se asomaba por el pantalón del hombre y pugnaba por liberarse de la ropa...

     La besaba con pasión y la desnudaba con premura. Las prisas del deseo propiciaron que, en un santiamén, ambos retozaran tal como vinieron al mundo en el ancho sofá del salón, él sobre ella, sus labios recorriendo toda la extensión de su anatomía morena y sus dedos largos estrechando los pezones turgentes... Olivia admiraba el cuerpo vigoroso de su compañero, la piel suave y completamente rasurada y la boca sensual que la besaba hasta dejarla sin aliento...                                                  Sensualidad-O.jpg

    “Quiero tus pechos, quiero tus pechos”, repetía susurrante mientras colocaba entre ellos el tronco de la vigorosa masculinidad coronada por un suave capullo rosa que Olivia acariciaba con la punta de su lengua. Un juego detrás de otro y un hombre que derrochaba experiencia y sensualidad... Alcanzaron el éxtasis sudando como animales y, tras unos minutos de descanso, se trasladaron a la cama de ella y volvieron a fundir sus cuerpos...

    La pasión repentina que los había llevado hasta allí continuó durante el resto de la noche y las primeras horas de la mañana. El miembro viril entraba y salía de la cueva humedecida que se dilataba para acogerlo y se encogía para trasladarlo al universo del placer. La boca del hombre lamía el rostro femenino y la habitación se iluminaba con las luces del amanecer, inundada por gemidos que expresaban el lenguaje del deseo...

   Se besaron con tanto ardor que, cuando Olivia se preparó para ir a recoger a su hijo, su cara parecía haberse quemado por el sol.

    Él la acompañó hasta la parada del autobús. Le pidió su número de teléfono, pellizcó con disimulo sus nalgas prietas y se alejó caminando apresurado calle abajo. Olivia, el rostro satisfecho y la sonrisa floja, siguió sus pasos con la mirada. El desnudo de su anatomía corpulenta inundó su mente y un enjambre de mariposas se apoderó de su vientre... Deseó que el tiempo corriera y que no se parara hasta sentirlo de nuevo abriendo sus entrañas...

                                                                       RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
13 mayo 2013 1 13 /05 /mayo /2013 19:31

...Sintió sus manos estrechando sus nalgas y prestas a recorrer su cuerpo por debajo de la ropa; sus labios fogosos pegados a los suyos...

    Aquella noche fresca de primavera, Emi y Olivia cenaron en casa de esta última y después, decidieron tomar una copa en un pub cercano al apartamento. Se llamaba El Oscuro y Olivia nunca había entrado allí, pese a que estaba en su misma calle. Cruzaron sus puertas y el lugar hacía honor a su nombre. Todo se vislumbraba en penumbras. La barra estaba a la derecha de la puerta de acceso y a la izquierda había una pequeña pista de baile. Sonaban blues y, nada más entrar, Emi se dio cuenta de que uno de los tipos que se apoyaba en la cantina era aquel melenudo de rostro lánguido al que identificara con Cupido la primera vez que se conocieron, hacía dos años largos LOS NUEVOS MUNDOS DE EMI ABBOTT. Se saludaron efusivamente y Emi, de forma habitual más pendiente de su propio ombligo que del resto del mundo, se olvidó de que su amiga existía y se puso a charlar con él.                  Lote-Olivia.jpg    Olivia se quedó postrada sobre la barra, con la visión de la espalda de Emi y un botellín de cerveza como única compañía. Se bebió medio de un trago y se encaminó en dirección a los baños, pensando si merecía la pena quedarse en aquel lugar oscuro o apurar el resto de la bebida y marcharse a su casa. Fue entonces cuando escuchó un sonoro “¡guapa!” de una voz masculina desconocida. Volvió la cara, correspondió al piropo con una sonrisa amplia y continuó su camino. El hombre la siguió hasta la puerta de los baños.

    -¿Dónde vas? Este aseo es de señoras, aclaró a su admirador mientras abría.

   -A verte de cerca. Estás más hermosa que la primavera que acabamos de estrenar, le respondió él en tono solemne.

     -Déjame pasar, inquirió ella, decidida y seria.

    Lejos de obedecerla, el tipo se plantó delante de la puerta y estiró sus largos brazos, taponando la entrada con propósitos claros.

    -Lo haré con la condición de que te tomes una copa conmigo cuando termines -espetó el hombre, desafiándola y convencido del atractivo que despertaba en el sexo opuesto.

     Olivia lo examinó con descaro y asintió a su propuesta con una leve inclinación de cabeza. Jugar a las mojigatas no era lo suyo, y mucho menos, cuando tenía enfrente a un individuo tan bien parecido. El susodicho se retiró con un gesto galante y la invitó a entrar. “Si él se atreve a impedirme el paso para tratar de seducirme, yo puedo tomarme la licencia de mirarlo de arriba a abajo. Y no está nada mal”, pensaba satisfecha para sus adentros, ya en el interior del aseo.

   Se tomó un buen rato para atender sus necesidades fisiológicas, lavarse las manos y retocar ojos y labios con un maquillaje discreto. Lo hizo aposta, con la intención de comprobar si el galán tendría la paciencia suficiente para esperarla. Y, en efecto, la tuvo. Se lo encontró nada más salir, apoyado en el quicio de la puerta. Decidido, el hombre la cogió de la mano y no se separó de su lado durante el resto de la noche. Repetidamente, se besó con el fogoso desconocido en la zona oscura colindante a los baños. Volvieron a la barra justo cuando Emi se disponía a abandonar el local junto a su lánguido acompañante. Olivia propuso que se fueran los cuatro a El Maligno para tomar la última copa y todos aceptaron.

    Caminaron durante un buen rato por calles oscuras y estrechas del centro de Madrid. Emi y su amigo, charlando animadamente de música y libros. Olivia y el suyo, agarrados de la cintura, en silencio y mirándose embelesados. Llegaron al club, pidieron sus bebidas y se acomodaron en el sofá de la habitación azul. Una ventana cuadrada los separaba de la cabina del DJ.

     De repente, Olivia se vio sentada encima de aquel desconocido que empezaba a dejar de serlo; sintió sus manos estrechando sus nalgas y prestas a recorrer su cuerpo por debajo de la ropa; sus labios fogosos pegados a los suyos, mientras la lengua hurgaba en su boca regalándole besos profundos y henchidos de deseo... Sus pezones se despertaron al contacto de los dedos masculinos, entretanto disfrutaba de la sensación que le otorgaba el agua del placer bajando por su cuerpo y humedeciendo su sexo ardiente...

    Entregada a la pasión repentina y desinhibida, no se dio cuenta de que el DJ le estaba llamando la atención por su comportamiento. Primero con gestos discretos y después -una vez constatada su falta de atención- llamándola por su nombre. Fue Emi quien interrumpió la provocadora escena, golpeando la espalda de su amiga con los nudillos de los dedos de su mano derecha.

     Olivia reaccionó, se levantó y empezó a colocarse el cuello de la camisa y a estirar su falta, arrugada tras el fragor de la batalla. Emi le recriminó su actitud en tono seco.

    -No sé cómo te atreves a darte semejante lote en público. Yo me voy, y me gustaría que hicieras lo mismo. No entiendo por qué no te lo llevas a tu cama, con lo cerca que vives.

     -Tampoco tú te comportas de manera exquisita, le contestó con retintín. Te has encontrado a tu Cupido y me has dejado sola sin el menor miramiento. Mira por dónde, ahora voy a hacerte caso. Me marcho a casa con él. Dicho esto, cogió a su amante de la mano y se encaminó a la salida del club, no sin antes disculparse del DJ con un guiño de complicidad...

                                                                                                      RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
9 abril 2013 2 09 /04 /abril /2013 16:12

      ...La penetró hasta hacerla cabalgar cual amazona pletórica, calmando el vehemente deseo que los había arrastrado hasta allí...

     Eran más de las 8 de la mañana, razón por la que Emi decidió telefonear a su hija para avisarla de que llegaba acompañada por un desconocido: El Montañero, sin otro motivo que el IMPETUOSO DESEO de ser acariciada que brotaba de cada uno de los poros de su piel.

    El taxi alcanzó su destino, aparcó y El Montañero pagó mientras Emi rebuscaba las llaves en el fondo de su enorme bolso, lleno habitualmente de fruslerías. Se bajaron, ella abrió la puerta del edificio y señaló hacia el ascensor con un gesto. Accedieron a su interior, Emi pulsó el botón del séptimo piso y él la atrajo hacia sí de forma súbita. La subió a sus caderas, sujetándole el trasero con ambas manos y situando la boca en el canal de los pechos. Ella se desabrochó la camisa, levantó el sostén y dejó al aire sus pequeñas y prominentes protuberancias. Y aquel hombre moreno de dura musculatura, entre indio y gitano, mordisqueaba los montículos y lamía sus cumbres. Los gemidos femeninos silenciaban el sonido de la máquina elevándose.

     Al pararse en la séptima planta, justo frente a la puerta del amplio piso donde Emi reside junto a sus dos hijas adolescentes, El Montañero la empotró entre las paredes del estrecho ascensor y la besaba con ardor al tiempo que hincaba con fuerza en su pubis el esplendor de su virilidad enhiesta. Ella se estremecía de placer solo con pensar en la fogosa aventura que ya empezaba a disfrutar.

                 emi-quechua-valida.jpg

     Abrió la puerta de la vivienda y entraron con sigilo. Al llegar al salón, el hombre se detuvo para decirle: “¡qué vistas más bonitas!”

    Le hizo gracia el comentario. El amanecer entraba a raudales por la cristalera de la estancia. De allí se fueron a la cama. Cuando él se estaba desnudando, su compañera ya se había refugiado bajo el edredón del lecho.

     -¿Me lo quito todo?, dijo El Montañero.

     -Lo que tú quieras, le contestó Emi.

     La visión del falo brillante y oscuro le despertó un deseo que toda mujer ha experimentado alguna vez: el de sentir un instrumento de semejante calibre penetrando su boca hasta las profundidades más hondas. Desde los tiempos del DESPERTAR SEXUAL DE EMI ABBOTT, estaba acostumbrada a hacer inmensamente feliz a El Polaco con la práctica de la felación. Dotada de una garganta adiestrada para tales proezas, tuvo claras sus ganas de provocar un gozo similar en aquel moreno agitanado de ojos verdes que la había acompañado durante gran parte de la noche.

    Sin embargo, no le resultó posible: no supo relajarse ni concentrarse para conseguir que sus músculos dejaran paso a tamaño invitado. A su propietario no pareció molestarle el tropiezo. Agarró a Emi, se tumbó en la ancha cama, la colocó sobre su cuerpo y la achuchó contra su pecho. La besó en los labios y pellizcó sus mejillas al tiempo que pronunciaba estas palabras: yo sí voy a darte lo que tú quieres, todo será para ti.

    En esa postura, ella sobre él, la penetró hasta hacerla cabalgar cual amazona pletórica, calmando el vehemente deseo que los había arrastrado hasta allí. Emi gozó en silencio para que no la oyeran sus hijas. Como amplificadores, los gritos y gemidos reprimidos en su garganta multiplicaban las vibraciones de su cuerpo sobre la poderosa herramienta que no perdía su vigor.

     Las horas pasadas podrían contar la historia del árbol que se hundía en la tierra húmeda y salía de ella hasta hacerla florecer como una radiante primavera. La lluvia cayó sobre el prado y el sol desapareció tras un tierno beso de despedida...

    Cuando Emi salió de la habitación, un rato después de que su amante se marchara, la menor de sus hijas la esperaba en el salón.

     -¿Qué tal con tu amigo, mamá? ¿Cuándo lo has conocido? ¿Volverás a verlo? ¿A qué se dedica?, preguntaba incesante la joven con gesto sonriente y tono entre sorprendido y atolondrado.

     -Muy bien. Es montañero y así lo llamo. Lo he conocido esta noche y no sé si volveré a verlo. ¿Algo más?, inquirió Emi con una sonrisa pícara.

      -No. bueno, sí. Ese chico es quechua. Por tanto, su nombre debería ser El Quechua, ¿no crees?

       -¿Por qué lo dices?

       -Porque lo ponía en su sudadera, me he fijado bien cuando salió. Y además, tiene cara de eso, de quechua, ¿o no?

       -Así es. El Quechua, repitió Emi varias veces mientras se dirigía a la cocina.

       En los días sucesivos, tal como solía hacer con los amantes que le dejaban huella, Emi lo buscó en la calle y en los bares, en el mundo real y en el universo digital...

                                                                                                                                                                      RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
30 enero 2013 3 30 /01 /enero /2013 19:15

 El ímpetu del deseo era tan fuerte que no pudo resistirse a su vehemencia...

  Desde que Emi Abbott abandonara la habitación de hotel que ocupaba junto a El Polaco SIN DECIR ADIÓS, dos hombres se han colado con fuerza en sus pensamientos, avivando los deseos larvados por la despedida.

    Emi puede soportar un tiempo prudencial sin mantener relaciones sexuales, pero es de las mujeres incapaces de disfrutar de la vida sin que el mundo masculino ande rondando sus cabezas. Después de los besos profundos con El Publicista al que conoció la noche en que estrenó soltería ENAMORADIZA, lo había vuelto a encontrar en el mismo local donde se conocieron. Sin embargo, no hubo besos en este segundo encuentro. Ni siquiera un mínimo roce. Se saludaron y él la llamó Aurora. O la estaba confundiendo con otra persona o había olvidado su nombre, y cualquiera de las dos cosas molestaba a Emi, que optó por desaparecer del local y marcharse a casa. Así de impulsiva es ella. Sobre todo, si se trata de huir de algo que no le gusta o le sienta mal. Esa noche pensó que estaría mejor durmiendo sola que dando vueltas en un bar alrededor de un tipo que no pensaba en ella y se marchó sin despedirse. Fiel a su costumbre de sustituir a uno por otro de forma casi instantánea, Emi encontró en El Quechua al hombre que habría de calmar el ímpetu sexual avivado por la ausencia. No hacía el amor desde aquellas TRES NOCHES que pasó en un hotel de Madrid junto a El Polaco.

                   deseosa-emi.jpg

    La madrugada que conoció a El Quechua empezó a llamarlo El Montañero, puesto que él hablaba y hablaba de su afición a escalar altas cumbres. Ocurrió en El Maligno durante una LARGA FIESTA con Olivia N. Cuando el club cerró sus puertas y su amiga se marchó acompañada por EL CANOSO,. ella hizo lo propio junto a su nuevo ligue pese a que su forma de besar, que ya había probado en la habitación azul, no le había resultado muy placentera. Unido a sus ganas de una aventura sexual, el factor que la empujó a invitarlo a pasar unas horas de pasión fue que su amiga Wynie Smith se encontraba fuera de la ciudad y le había dejado las llaves de su cercano apartamento.

    Caminaron despacio hacia allí, sin parar de besarse, y Emi comprobó satisfecha que el hombre había seguido sus instrucciones y se esmeraba en hacerlo como a ella le gustaba, besos profundos con lenguas enredadas en lugar de lametones en los labios. Cuando al fin llegaron al apartamento, la contrariedad se impuso al deseo y les resultó imposible acceder a su interior. La llave no abría y, entretanto ella intentaba sin cesar que la cerradura respondiera, El Montañero se distraía en introducir su mano bajo la falda hasta acceder a la intimidad femenina más recóndita.

    Emi se excitaba por segundos y la maldita llave no cejaba en su empeño de aguarle la fiesta. Las circunstancias la obligaron a que, por primera vez en su vida, decidiera meter en su propia cama, a sabiendas de que sus hijas estaban en casa, a un hombre distinto a su ex marido y padre de las jóvenes. El ímpetu del deseo era tan fuerte que no pudo resistirse a su vehemencia. La temperatura sexual de Emi subió aún más en el taxi, cuando El Montañero le colocó la mano derecha entre sus piernas y ella cató admirada la erección de una herramienta que adivinaba enorme y dura bajo el pantalón... (Continuará)

                                                                                       RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
14 enero 2013 1 14 /01 /enero /2013 20:14

    Desnudo, el macho se inclinó sobre la hembra, bajó los tirantes de la prenda roja y descubrió sus pechos protuberantes...

    Nada más despedir a sus amigas, EL CANOSO volvió al salón y se tiró encima de Olivia, que seguía tumbada en el sofá. Cual cazador ansioso por atrapar a su presa, volcó sobre ella todo el peso de su cuerpo y mordisqueó su cuello y sus pómulos. Lenguas enredadas en besos largos y profundos y las manos de él desabrochando la chaqueta de punto negra que ella vestía sobre un sugerente top de seda roja. LARGA FIESTA

                    sensual-Olivia.jpg

   Desnudo, el macho se inclinó sobre la hembra, bajó los tirantes de la prenda roja y descubrió sus pechos protuberantes, que crecían con las caricias de los labios masculinos. Labios que viajaban de los pezones a la boca y manos que despojaban a Olivia del resto de su ropa íntima. Los dedos exploraban el bosque humedecido y abrían los pétalos de la flor cubierta del rocío del placer. El árbol de la vida se introdujo en la tierra blanda que se balanceaba para recibir al tronco que embestía con fuerza, entrando y saliendo hasta regar con su savia blanca la completa extensión del jardín gozoso...

    Con la piel aún erizada por las vibraciones del orgasmo, Olivia escuchó los rugidos de la fiera saciada y comprobó con decepción que su compañero, además de dormir como un lirón, roncaba. Aunque ella también se había quedado satisfecha, el placer sentido se le antojaba excesivamente efímero. No tenía sueño y no sabía qué hacer. Le irritaban los hombres que se dormían un instante después de eyacular y ese hecho, unido a los molestos ronquidos, la incitó a tomar la decisión de marcharse. No quiso despertarlo para despedirse, pero le dejó una atenta nota que incluía su número de teléfono.

     Días después, en vísperas de Fin de Año, Olivia supo por amigos comunes que El Canoso estaba preparando una gran fiesta en su casa para celebrar la Nochevieja. Esperaba que la telefoneara para invitarla, pero esa llamada no se produjo. Ella hizo planes con Emi Abbott que, por supuesto, incluían terminar la noche en El Maligno, donde volvieron a encontrarse. El Canoso entró en el club al despuntar el alba del primer día de 2013, acompañado de varias jovencitas.Olivia estaba en la barra cuando lo vio llegar. Alzó su mano derecha para saludarlo entre el gentío que se agolpaba para pedir bebidas, sin obtener respuesta alguna del caballero, que actuaba como si no la hubiera visto. Y ella, sorprendida por tanto desdén, se hizo paso entre la gente y se plantó justo a su lado, esperando una reacción que no se produjo. Ni un simple “hola” por parte del hombre, que charlaba animadamente con sus amigas e ignoraba por completo la presencia de Olivia.

   -No entiendo su actitud ni sé por qué está tan ofendido. No me marché de su casa sin despedirme. Le dejé una nota, comentó a Emi. Al menos, debería saludar, aunque solo fuera por educación, precisó .

    -No sé de qué te extrañas. Aquí abundan los hombres oscuros, rió esta última.

    -Y maleducados, por lo que veo.

   -Deja de darle vueltas, Olivia. No te preocupes por la reacción de un viejo que no te pega nada.

    -Me caía bien. Pensaba que podíamos ser amigos.

    -Pues te has equivocado, ya lo ves, aseveró Emi.

     Olivia asintió y no volvió a mirarlo durante el resto del tiempo que permanecieron en el club.

   -Pensándolo bien, no me interesa seguir relacionándome con un individuo que se queda dormido después de un buen polvo, aseguró a su amiga.

                                                                                          RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
8 enero 2013 2 08 /01 /enero /2013 20:32

   Degustaba el bombón en los labios de la muchacha mientras achuchaba a Olivia contra su torso...

    Una semana después de la primera vez, OliviaEL CANOSO volvieron a verse, y no porque él la llamara a la vuelta de su viaje de negocios, tal como había prometido. El escenario fue el mismo en que se conocieron: habitación azul de El Maligno a altas horas de la madrugada. Ella estaba con Emi, ambas de pie y de espaldas a la puerta, lo que impidió que lo vieran llegar. Él entró, abrazó a Olivia por detrás y besó con delicadeza su cuello. Ella se volvió para saludarlo y no pudo evitar torcer el gesto al comprobar que su galán estaba acompañado de dos guapas jóvenes, a las que conocía de verlas por el club.

     -Hoy vengo con las chicas, pero no te preocupes. Te las presento y te tomas una copa con nosotros, le dijo él.

    Olivia obedeció y tomó el camino hacia la barra junto a El Canoso y sus dos amigas. Emi se quedó hablando con un nuevo pretendiente al que acababa de conocer: El Montañero, del que tendréis noticias en próximos relatos.

                 Rojo-maligno.jpg

    A lo largo de la noche, Olivia pudo comprobar que su caballero estaba bien solicitado por las dos muchachas que lo acompañaban, aunque dedujo que las atenciones femeninas estaban más relacionadas con su carácter generoso y lo abultado de su cartera que con sus atributos masculinos. “Son jovencitas que solo quieren que les pague todas las copas”, susurró al oído de Emi en un momento en que ambas se cruzaron en el pasillo que separa la habitación azul de la roja. Entre copa y copa y confesiones en esta última estancia, Olivia supo que El Canoso acababa de dejar atrás un larguísimo matrimonio y tres hijos y se dedicaba de lleno a ganar dinero y a vivir la vida, “mi segunda juventud” tal como él mismo reconocía. No se trataba del tipo de hombre que anda mendigando amor, cariño o sexo. Sí, de un galán simpático, buen conversador, generoso y extrovertido. “Un nuevo amigo para echar buenos ratos”, pensaba ella.

   Cuando la madrugada dio paso a una mañana plomiza y El Maligno cerró sus puertas, Olivia dejó a Emi con El Montañero y se dispuso a prolongar la fiesta junto a El Canoso y sus amigas en la lujosa mansión cercana a la Plaza Mayor que ya había tenido el placer de conocer. Volvió a recostarse en el confortable sofá de cuero negro aunque, en esta ocasión, no era la única invitada. Se encontraba entre El Canoso y sus dos amigas. Frente al grupo, una mesa baja de cristal sobre la que reposaban botellas de güisqui y ron, latas de refrescos, una cubitera con hielo y un plato lleno de bombones. La más joven de las chicas cogió uno de ellos, metió la mitad en su boca y acercó su rostro al del hombre, invitándolo con un gesto provocativo a tomar la otra mitad del dulce.

    El Canoso degustaba el bombón en los labios de la muchacha mientras pasaba su brazo derecho por la espalda de Olivia, la arrastraba hacia sí y la achuchaba contra su torso, como si pretendiera hacerle entender que la tenía pegada a él y que la deseaba aunque al mismo tiempo sucumbiera a las mieles de otra. Entretanto estas reflexiones sobrevolaban sus pensamientos, sentía el juego de unos dedos largos sobre las medias de seda que cubrían sus muslos prietos: los de la otra amiga, que la acariciaba distraída con la mano que no sujetaba la copa.

   Olivia es mujer de decisiones repentinas y así, de sopetón, se deshizo del abrazo de El Canoso y se levantó.

    -Me marcho, amigos. Estoy cansada y no me gusta este juego.

     Las dos jovencitas se miraron a los ojos y respondieron al unísono.

   -Mejor, nos vamos nosotras. Os dejamos en la intimidad, precisó la más joven con una sonrisa pícara.

     -Como gustéis, contestó el anfitrión. Os acompaño a la puerta.

    Era la segunda vez que se habían visto y, tal como ocurriera en la primera ocasión, El Canoso y Olivia se quedaron solos en el mismo escenario. La diferencia ahora estribaba en que los esperaba un fin de semana en el que él no debía marcharse a ningún viaje de negocios...

                                                      RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
27 diciembre 2012 4 27 /12 /diciembre /2012 18:56

  Sus cuerpos se fundieron en uno, sus labios se pegaron y sus lenguas se abrazaron en un beso largo y húmedo...

   Olivia fue a despedirse de sus amigas para marcharse a desayunar con El Canoso y se topó con El de 28, que trataba de interceptar su paso extendiendo los brazos para tapar la puerta de entrada a la habitación azul.  NUEVA CONQUISTA

    -Necesito pasar. Tengo prisa, afirmó, seca y tajante.

   -No me abandones, Olivia, por favor. Dime dónde vas. Te necesito, musitó en tono lastimero, como si se sintiera culpable por solicitar unas explicaciones que no merecía.

    -Busca otra candidata entre todas las de tu amplia corte. Aparta y déjame en paz, espetó ella al tiempo que lo empujaba con fuerza y se dirigía, a pasos agigantados, al sofá que ocupaba el resto del grupo. Él la tomó del brazo y, mirándola a los ojos, le dirigió palabras más suplicantes que románticas:

    -Sabes que LA PRESUNTA IMPLICADA me echó de su casa. No tengo dónde ir. Permite que me quede unos días contigo, hasta que encuentre un sitio de alquiler. No me dejes tirado, por favor.

    -Me voy a desayunar con un amigo y no pienso darte mis llaves. Esperame en la puerta de mi casa o en el bar de al lado, si te conviene. Adiós, se despidió con desdén.

    Emi y Wynie conversaban animadamente con los amigos de El de 28 e interrumpieron la charla unos momentos para desear a Olivia suerte con su nueva conquista. Esta desapareció altiva por la puerta de la estancia y se dirigió hacia la salida del local, donde la esperaba El Canoso.

                                      aventuras bar

    La noche empezaba a clarear para dar paso a una mañana que se presentaba nublada. El rocío humedecía las callejuelas estrechas del centro de Madrid en dirección a la Plaza Mayor y su efecto abrillantador realzaba la majestuosidad de los edificios señoriales. Desde pequeña, a Olivia le gustaba mirar las mansiones e imaginarse las vidas de lujo y comodidad de sus habitantes. Eso es lo que hacía ahora, sin pensar que estaba a punto de cruzar el portalón de acceso a una de ellas.

    El Canoso sacó de su cartera una tarjeta que introdujo en la hendidura de la gran puerta.

    -Una llave moderna para una antigua mansión restaurada, observó Olivia.

    -Así es. Perteneció a mis antepasados y ahora a mí. Las ventajas de ser hijo único, precisó. Pasa, por favor. Estás en tu casa, la invitó con gesto galante.

    Un sobrio patio interior precedía a un amplio salón decorado con muebles de madera noble y cuadros de señores de otra época. El Canoso llamó por teléfono y, cinco minutos después, un camarero uniformado entraba con dos bandejas en sus brazos, sobre las que reposaba un suculento desayuno. El anfitrión pidió a Olivia que se sirviera mientras él tomaba una ducha y se cambiaba. Debía salir en breve hacia el aeropuerto a causa de un viaje de negocios.

    Ella saboreaba bollos y cruasanes recién horneados y bebía a sorbos cortos un oloroso café, al tiempo que sus ojos embelesados examinaban cuadros y tapices, lámparas y armarios. Una decoración que mezclaba con gusto exquisito piezas legendarias con objetos de diseño. “¿Quién es este hombre y qué hacía en El Maligno”, se preguntaba para sus adentros sin acertar a coordinar respuesta alguna.

    El Canoso salió del baño oliendo a perfume caro y elegantemente vestido con un traje de chaqueta color camel que parecía hecho a medida. Sin tiempo para tomar asiento, se sirvió un café con leche que apuró en dos tragos. Se acercó al sofá de cuero negro que ocupaba Olivia, ella se levantó y él abrió sus brazos. Sus cuerpos se fundieron en uno, sus labios se pegaron y sus lenguas se abrazaron en un beso largo y húmedo...

    El Canoso pidió a su invitada que terminara tranquilamente el desayuno y dejara la puerta bien cerrada antes de marcharse. El tenía el tiempo justo para tomar su vuelo. Anotó su teléfono y le aseguró que la llamaría a su vuelta.

    -¿Y eso cuándo será?, preguntó ella.

    -En breve, se limitó a contestar el hombre... Olivia examinó complacida el porte elegante de una figura alta y delgada que se alejaba a pasos largos de la amplia estancia. Escuchó el sonido de la puerta, cerró los ojos y se recostó en el confortable sofá...

                                                                                               RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
18 diciembre 2012 2 18 /12 /diciembre /2012 19:25

   Un tipo alto, de rostro delgado y risueño y cabellos blancos, la miraba embobado...

    Cuando se cruzan las puertas de El Maligno desaparecen los compromisos y se olvidan los amores. Los hombres se quitan el anillo; las chicas buenas se vuelven malas; y las malas, peores. Se establecen relaciones variopintas y complicidades impensables. Ellos hablan de las fáciles y de las difíciles; de las que conocen porque son clientas asiduas y de las que no saben nada porque acaban de llegar por vez primera; de las que se han tirado alguna vez y de otras a las que jamás han tocado, y no por falta de ganas. Ellas tampoco se quedan atrás. No resulta extraño escuchar a un grupo de mujeres reírse a carcajadas a causa del escaso tamaño de los atributos de un hombre al que todas han probado.

                                                  beso katty 1

    La noche en que Olivia supo por Wynie que El de 28 estaba besándose con otra en la fila para entrar a los baños y decidió ignorarlo, un atractivo caballero llegó para ocupar su hueco, tal como esta última había previsto. NOCHE EN EL MALIGNO Entró en la sala azul y se plantó frente al sofá que ocupaba el grupo, mirándola embobado. Olivia se sintió observada y alzó la vista. Frente a ella, un tipo alto, de rostro delgado y risueño y cabellos blancos. Según sus cálculos, debía ser unos ocho o diez años mayor y podría tratarse de su primera incursión en el club. Estaba segura de no haberlo visto nunca por allí. Le devolvió la sonrisa que le dirigía y el galán le preguntó con voz de locutor de radio si le gustaría tomar una copa con él. Olivia no dudó en dejar a Emi y a Wynie con los amigos de El de 28 y seguir hasta la barra a su nuevo pretendiente.

    Mientras El Canoso pedía las bebidas de ambos, Olivia miraba por el rabillo del ojo a El de 28, que conversaba animadamente con la mujer a la que, según las informaciones de Wynie, acababa de besar en la boca. Hecho que no le extrañaba, puesto que su amante la tenía cogida por la cintura hasta que se dio cuenta de su presencia y la soltó. Olivia dejó de observarlo de reojo y se dispuso a coger el vaso que te ofrecía su nuevo acompañante y desaparecer a su lado, en dirección a la habitación roja.

    Tomaron asiento en un sofá de dos plazas. El Canoso alzó su copa al tiempo que le dirigía una cautivadora sonrisa y Olivia cayó en las redes de la seducción.

   -Si sigues regalándome esas sonrisas soy capaz de enamorarme, expresó con voz coqueta.

  -Siento que eres especial, le contestó él. No suelo hablar con mujeres que están acompañadas, y mucho menos, invitarlas a una copa para que se vengan conmigo, precisó.

   -No lo he hecho por la copa, aclaró ella. He querido dejar que me conquiste un caballero como tú.

    -Un honor escuchar esas palabras de labios tan hermosos, la piropeó el hombre. Espero y deseo no decepcionarte, pronunció segundos antes de acercar su boca a la de Olivia y entregarse a un beso cálido y profundo, duradero y dulce...

     Nada más separar sus rostros, Olivia descubrió a El de 28 allí plantado, delante de ellos, como si estuviera esperando que terminaran de besarse para hablarle. En esta ocasión, estaba en lo cierto.

   -Vamos a tu casa, Olivia. Quiero estar a solas contigo, expresó en tono expeditivo, ignorando la presencia de El Canoso.

    -Estoy acompañada, por si no te has dado cuenta, contestó ella, cortante. Y no quiero volver contigo en plan pareja. Ni ahora ni nunca, que lo sepas. Con lo que te hace sufrir LA PRESUNTA IMPLICADA y los besos de tus nuevas amistades, ya tienes suficiente circo en tu vida. No me interesa formar parte de tu corte femenina, indicó con retintín.

    -No existe esa corte de la que hablas. Te confesé que me había enamorado de La Presunta Implicada y lo mantengo. Pero a ella no puedo tenerla y en cambio tú, cuando has estado conmigo, me has dado más de lo que cualquier hombre podría soñar. No quiero perderte.

    Al escuchar la impetuosa declaración de su rival, El Canoso hizo amago de levantarse. Olivia lo retuvo con un expresivo gesto y las siguientes palabras:

     -No te levantes. Es él quien debería marcharse. Mi elección está clara.

    El de 28 no respondió. Volvió la espalda y se encaminó hacia la puerta de salida de la estancia.

     -Lamento que hayas dejado a tu amigo y yo no pueda ofrecerte que pasemos juntos el resto de la noche. En unas horas me marcho de viaje, pero me gustaría invitarte a desayunar a mi casa. Vivo cerca, al lado de la Plaza Mayor. ¿Aceptas?, inquirió.

       -Encantada. Si no te importa, voy a despedirme de mis amigas y te acompaño.

                                                                                                        RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos