Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
6 junio 2012 3 06 /06 /junio /2012 19:26

 

     Las cuatro amigas hablan de los hombres que ocupan sus momentos de ocio

    Después de un fin de semana pletórico en lo que a compañías masculinas se refiere, mis amigas EMI, WYNIE, KATTY Y OLIVIA  reanudaron su costumbre habitual de reunirse en casa de Wynie Smith para hablar, fundamentalmente, de hombres. Olivia ha vuelto a tener a El de 28 como protagonista de sus sueños. Wynie cree haber encontrado en El Tuitero al amigo especial que andaba buscando. Katty cuenta con El Musculoso para saciar su instinto básico y Emi, inmersa en la vorágine laboral de dirigir una cotizada revista femenina, revela al gineceo algunas novedades sobre su ínclito amante El Polaco.

                                                 Las-chicas.jpg

    Fue precisamente Emi la última en incorporarse a la tertulia. Llamó al portero automático mientras Wynie servía el café. Olivia acudió a abrirle. La recién llegada irrumpió en el salón y lanzó a voz en grito una sonora exclamación.

-¡Bueno, ya tenéis todas novio! ¡Felicidades!

-¿Que dice esta loca?, se preguntaban las demás con el pensamiento común de “lo que le gusta a Emi una novelería”.

-El de 28 no es mi novio, que lo sepas. Lo sería antes, en todo caso, afirmó Olivia.

-Sí, claro. Y El Tuitero tampoco es el de Wynie, le contestó Emi en tono irónico.

-Por supuesto que no, intervino la aludida. En mi espíritu libre no cabe ningún novio. Es un amigo especial. Nada más.

-Y nada menos, cortó Katty. Me la impresión de que está coladito y a ti no parece que te disguste. Ha pasado en tu casa los dos últimos fines de semana que no has tenido a tu hijo.

-No completos. Se marchó el sábado por la noche. Es Olivia la que estuvo acompañada todo el tiempo. El de 28 no salió de su casa hasta el domingo por la noche, precisó.

-Eso no me lo habías contado, le recriminó Emi. Está claro que has vuelto con él.

-He estado con él, si, pero insisto en que no es mi novio.

-Entonces qué es, ¿un folla amigo o un amigo especial?, como dice Wynie, inquirió Katty.

-No tengo palabras para definir lo que hay entre nosotros, espetó Olivia en plan estupenda. Solo puedo decir que me hace muy feliz en la cama, que es un cañón y que últimamente me llama con frecuencia. Y si puedo y me apetece, quedo con él. Sin embargo, ya no pienso en él como si fuera mi pareja. Estoy a gusto a su lado y no me planteo nada más. Es demasiado joven, no tiene las ideas claras y yo me niego en redondo a enamorarme y darle la posibilidad de que me deje plantada otra vez. De hecho, no lo llamo ni le entro por el chat de Facebook. Siempre es él quien me busca.

-Pues yo tengo que contaros que El Musculoso me llama casi todos los días. No lo he vuelto a ver porque no he tenido tiempo con tanto casting para las campañas publicitarias del verano, pero espero poder hacerlo en breve.

-O sea, que no fue un polvo mágico. No desapareció por completo, rió Wynie. Tal como te había prometido, te llamó al día siguiente de vuestra primera cita, ¿o me equivoco?

-Sí, sí, me llamó. Incluso habíamos concertado un segundo encuentro, pero tuve que suspenderlo porque me pusieron una prueba para un anuncio a última hora.

-¿Sabéis lo que pienso de todo esto?, preguntó Emi al tiempo que se levantaba del sofá con el propósito de llamar la atención del resto del grupo, que se dispuso a escucharla.

-Lo que pienso es que todas tenéis novios. Me da igual cómo los llaméis, pero es eso. Y yo también tengo un novio, puntualizó. Y millonario, por cierto, reveló complacida.

-¿Cóooooomo?, quisieron saber todas.

-El Polaco ha recibido una herencia de una tía abuela que vivía en Argentina y murió hace poco. Era su único pariente vivo y le ha dejado dos casas, una en Varsovia y otra en Buenos Aires, además una cuenta en un banco suizo bien surtida de dólares.

-Ohhhhhhhhhh!!!, exclamó Wynie. ¿Eso quere decir que podrá venir a verte cuando se lo pidas?

-Así es. O eso, al menos, es lo que me ha prometido. Ya veremos si es capaz de cumplirlo y no vuelve a ponerse pesado con el asunto de que vivamos juntos.

    Las cuatro amigas pasaron el resto de la tarde-noche moviendo la sin hueso. Mañana tendréis en este blog más detalles de todo lo que hablaron.

                                                                                                              RoCastrillo

 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
5 junio 2012 2 05 /06 /junio /2012 20:57

    Se olvidaban de que el mundo seguía girando mientras ellos gozaban de la dicha compartida que les regalaba el tiempo que disfrutaban juntos...

    Wynie Smith estaba citada con El Tuitero OLIVIA, WYNIE Y SUS AMIGOS ESPECIALES el viernes por la noche en un bar situado en una conocida zona de copas de Madrid. La casualidad quiso que ambos se presentaran a la vez, a la hora en punto y vestidos con el mismo color: naranja. Se miraron de arriba a abajo y empezaron a reírse. Él llevaba una camiseta naranja y un vaquero. Ella, un pantalón naranja y una camisa del mismo color, aunque en un tono más claro.

     -¡Qué casualidad! Vamos vestidos del mismo color, exclamó Wynie nada más verlo.

   -¿Tú crees que es casualidad? Yo lo llamaría sintonía, respondió él, mirándola con una sonrisa cómplice.

    Se dieron un beso corto en los labios y se acercaron hasta la barra del bar. Pidieron sus bebidas y se quedaron de pie en un rincón, al fondo de la sala. No había una sola mesa libre. Empezaron a hablar y, un rato después, dejaron los vasos en la mesa más próxima a ellos y se abrazaron. Fue un impulso mutuo, una necesidad instintiva que los arrastró a poner en práctica lo que estaban sintiendo de forma idéntica. Juntaron las bocas y las lenguas se enredaron en un beso profundo, sus corazones latiendo al unísono y sus brazos estrechándose con fuerza.

     Se miraron a los ojos y supieron que un deseo común los arrastraba. Terminaron sus copas de un trago y salieron a la calle. Tomaron un taxi y en menos de cinco minutos estaban entrando en la casa de Wynie.

     Se tiraron en el sofá y se amaron con ansia y premura. Se deseaban. Se sentían cercanos. Se reían juntos. Y juntos pasaron muchas horas seguidas. Entre la cocina, la cama y el sofá. De los placeres gastronómicos a los delirios sexuales... El Tuitero se olvidó de su música y de su I Phone. Wynie, de sus amigas y de El Maligno. Se tenían el uno al otro y eso les bastaba. Habían alcanzado tal nivel de complicidad que eran capaces de olvidar que el mundo seguía girando mientras ellos gozaban de la dicha compartida que les regalaba el tiempo que disfrutaban juntos.

     Un tiempo de conversaciones nocturnas a la luz de las velas, de cenas copiosas regadas de vino y besos, de madrugadas envueltas en pasiones y risas. Exprimían el jugo de cada segundo y, cuando llegaba el momento, se despedían sin decirse adiós. Estaban seguros de que volverían a verse otro día y que el tiempo volvería a obsequiarlos con unas bocanadas de felicidad compartida...

                                            Tuitero-y-Wynie.jpg

      Eran amigos especiales. Ambos lo sabían y de esa forma lo vivían...

                                                                                                           RoCastrillo


Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
4 junio 2012 1 04 /06 /junio /2012 19:22

    ...Se deleitaba recordando su cuerpo desnudo y el embrujo de sus manos explorando las fuentes del placer...

    Olivia N. y Wynie Smith han pasado un fin de semana muy bien acompañadas. La primera estaba citada el viernes con El de 28 y junto a él permaneció hasta el domingo. Wynie también había quedado con El Tuitero  CRÓNICAS DE EL MALIGNO el viernes y no se separó de su lado hasta el sábado por la noche. Ambas fueron, durante muchas horas seguidas, deseadas y amadas, halagadas y mimadas...

                             Olivia-y-su-novio.jpg

     Desde que se reencontraron en fechas recientes, El de 28 asaltaba con frecuencia los pensamientos de Olivia. De sopetón y en contra de su voluntad, el murmullo de sus palabras susurrantes -”eres mía, te quiero solo para mi”-, pronunciadas en pleno éxtasis amoroso, inundaba sus sentidos. Lo maldecía entonces por ser tan cínico, por decirle esas cosas después de anunciarle que tenía novia y, sobre todo, por no poder apartarlo de su mente sabiendo que nunca sería del todo suyo.  EL REENCUENTRO DE OLIVIA Y EL DE 28

    Era consciente de esta realidad pese a haber pasado un fin de semana entero en sus brazos. Pese a haber escuchado de sus labios un “te quiero” reiterado. Y pese a haberlo sentido dentro de su cuerpo con la intensidad y el deseo de la primera vez... No podía dejar de pensar en lo enamorada que estuvo de él y en su repentino abandono. Aunque le hubiera pedido perdón una y mil veces, jurándole que lo lamentaba de corazón. Aunque le asegurara que acababa de dejar a su novia y que ella era la única mujer que lo hacía verdaderamente feliz, Olivia tenía claro que un abismo inexpugnable los separaba: quince años de diferencia. Razón suficiente para ser consciente de que no podía volver a enamorarse de él...

    Después de despedirlo al caer la noche del domingo se recostó en el sofá y se deleitó rememorando los momentos gloriosos que acababan de disfrutar juntos. Él cantándole al oído temas de Leonard Cohen mientras la acariciaba con una pasión no exenta de ternura. El sabor incomparable de sus labios, el deleite de su cuerpo desnudo y el embrujo de sus manos explorando las fuentes del placer... Cerró los ojos y se recreó en su estado de dicha. Sentía en esos momentos que el futuro no importaba. Que su ser estaba impregnado de las horas pasadas a su lado y que esa sensación era mutua. “Siempre habrá algo de mi en ti”, le dijo él antes de marcharse... Y con el eco de esas palabras se quedó dormida. Una amplia sonrisa de satisfacción se dibujó en su semblante...

     Wynie Smith también pasó gran parte del fin de semana con su nuevo amigo especial: El Tuitero. De ellos y sus aventuras os informaré mañana...

                                                                                                                   RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
31 mayo 2012 4 31 /05 /mayo /2012 19:53

      Wynie coincidió con El Galán de Sangre Azul

    Una noche cualquiera de un día laborable, Emi Abbott tenía que asistir a un evento de presentación de un perfume por motivos de trabajo. Consciente de que iba a ser muy tarde para cenar con sus hijas cuando terminara, se propuso sacar de casa a su amiga Wynie Smith y disfrutar junto a ella de una madrugada con final en El Maligno.

                                              besazo.jpg

     A Wynie salir entre semana le resultaba durísimo. Aunque no tenía que acudir a ninguna oficina a una hora concreta, la obligación diaria de escribir textos variopintos para ganarse la vida le exigía una concentración muy difícil de conseguir después de pasar la noche entera de juerga. Sin embargo, poco pudo hacer ante la insistencia de Emi, que se presentó en su casa al filo de la madrugada con las ideas muy claras. Primero irían a un bar que acababan de inaugurar unos amigos suyos y después, a El Maligno.

     Quizás para animar a Wynie o porque tenía una clara intuición de que iba a suceder, Emi repitió a su amiga en varias ocasiones a lo largo de la velada que se iba a encontrar con El Galán. BUENO EN TODO  Wynie no se inmutaba especialmente. Tenía un recuerdo muy grato de él, acrecentado desde que supo que se trataba de un miembro de la Casa Real. Dicha condición provocaba que quisiera pregonarlo a todo el mundo y, tal como le ocurriera al torero Dominguín con Ava Gardner, contarlo le provocaba un placer aún más intenso que hacerlo...  En cualquier caso, nunca había pensado en aquel caballero como en alguien cercano a su vida. Ni siquiera contempló la posibilidad de seducirlo para convertirlo en amante ocasional. Estaba casi segura de que volvería a cruzarse con él en El Maligno y prefirió que el azar la sorprendiera despreocupada.

    Así ocurrió. Wynie pasaba sola por la zona de la barra en dirección al baño cuando se cruzaron de frente, él recién llegado. Con compañía femenina, una señorita pija que no destacaba por nada especial, además de otra pareja. Ello no fue óbice para que la besara en las mejillas y le regalara el deleite de su amplia sonrisa cómplice.

-¡Me alegro mucho de verte! Qué bien lo pasamos el otro día, ¿verdad?

-Mucho, asintió ella. De hecho, le conté a mis amigas que eras bueno en todo y una de ellas lo ha escrito en su blog.

       Con estas palabras, Wynie consiguió lo que pretendía: impresionarlo. El Galán torció el gesto, su rostro se volvió lívido y balbuceó tembloroso:

-Espero que tu amiga no haya publicado mi nombre.

-No, tranquilo. Eres El Galán.

        El caballero respiró aliviado mientras volvía a su semblante la amplia sonrisa de bombón-borbón. Wynie ya tenía claro que ambos daban por hecho que ella conocía su real identidad, pero no hizo el más mínimo comentario. UN GALÁN DE SANGRE AZUL Volvieron a coincidir en la pista de baile y se dirigieron miradas ardientes...

     Un rato después, Emi se encontró cansada y decidió irse a su casa. Wynie le dijo que saldrían juntas, pero que le diera unos minutos para hacerle una performance a El Galán. Cruzó decidida el pasillo, entró en el salón de baile, fue hacia él, lo cogió del brazo y casi lo arrastraba hacia la puerta al tiempo que le decía “ven conmigo, solo un instante...”. El hombre se dejó llevar hasta la habitación roja, que estaba casi vacía; obedeció el gesto de ella y se sentó en el sofá. Wynie se acomodó sobre sus rodillas, lo abrazó con fuerza y buscó su boca. Obsequiaron a sus sentidos con un beso profundo; los labios pegados como imanes, las lenguas enredadas, unidos los sabores de ambos y acompasado el latir de sus corazones... Intenso y corto. Así lo decidió Wynie. Fue ella quién empezó y terminó. Se deshizo del abrazo y le anunció que se marchaba.

-Vale. Nos vemos otro día por aquí, se limitó a responder El Galán

      Una despedida calculada que a Wynie le resultó familiar. De hecho, usó la misma frase que cuando salió por la puerta de su casa tras el primer y único encuentro sexual que mantuvieron. Ella le volvió la espalda, salió en busca de Emi y abandonó El Maligno con la única compañía de su amiga.  

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
30 mayo 2012 3 30 /05 /mayo /2012 16:19

     ...Se quitó la ropa y se colocó sobre ella...

   Sentados en una terraza cercana a su domicilio, Katty Lloyd miraba de reojo el rostro anguloso y atractivo del hombre, sus brazos potentes y musculosos y su torso cuadrado y lampiño. No prestaba atención a una conversación trivial sobre jornadas anodinas de trabajo en una oficina. Sus sentidos volaban arrastrados por el delirio de placeres soñados. Lo imaginaba a su lado en la ancha cama de su vivienda cercana, sus labios carnosos besándola, la caricia de sus manos grandes y el deleite de un cuerpo al que vislumbraba perfecto bajo la escasa ropa de verano.

                                               DSCF0631--1-.JPG

   Era su primera cita con El Musculoso, al que acababa de conocer en un portal de encuentros de Internet. Llevaba algún tiempo buscando en la red al hombre con el que no tenía la suerte de chocarse en su vida cotidiana. El anhelo de Katty, la aspiración en esta etapa de su existencia, se centra en la idea de encontrar al compañero que llene de ternura los momentos agrios del acontecer diario; al macho que envuelva sus noches de pasión; y al amigo con el que compartir inquietudes, sueños y desvelos...  KATTY LLOYD, EL AMOR Y EL SEXO

    No había surgido en muchas noches de marcha con sus amigas en El Maligno y otros famosos lugares de la noche de Madrid; tampoco se topó con él en las numerosas salidas con su jefa y amiga Estefanía a una sala de fiestas de postín; y, hasta la fecha, no había acertado con los candidatos que seleccionaba de entre las muchas ofertas que surgían en la pantalla de su portátil...

    Desde que el tipo le envió por e-mail la fotografía que ilustra este relato, Katty tuvo la certeza de que éste tampoco iba a ser el príncipe azul que convirtiera sus sueños en realidades. Aceptó la cita impresionada por la imagen de esa anatomía cubierta de músculos que parecían esculpidos por un maestro de las Bellas Artes. Y pensó en su dueño como en un objeto de deseo, no como en el compañero de vida.

     Estas ideas paseaban por su mente mientras El Musculoso degustaba el café a sorbos cortos y ella sentía los rigores del ardor que atravesaba su cuerpo, en parte por el licor que estaba saboreando y, sobre todo, por la atracción que ejercía su acompañante hacia cada una de las neuronas de su sistema nervioso...

      Terminaron sus bebidas y dieron una vuelta a la manzana a paso lento. El apartamento de Katty estaba perfectamente ordenado y situado justo en la calle de al lado a la que se encontraban, circunstancia que facilitó el primer envite:

-Vivo aquí al lado. ¿Te gustaría conocer mi casa?, le preguntó con la mayor naturalidad.

-Por supuesto, asintió él. Vamos.

   Llegaron y se sentaron en el sofá, El Musculoso empezó a besarla mientras le desabrochaba la camisa y se aventuraba a despojarla del sujetador y de la falda. La desnudó por completo, la cogió en volandas como si se tratara de un pajarillo y la tendió boca arriba. Se quitó la ropa y se colocó sobre ella en posición contraria, postura del 69. Después de llevarla al cenit del placer con su lengua se introdujo en su cuerpo, la embistió con ritmo de experto y consiguió hacerla volver al paraíso al mismo tiempo en que lo disfrutaba él. Unos minutos después se trasladaron del salón al dormitorio y se amaron de nuevo en la cama.

      El Musculoso se marchó pronto. Le explicó que era deportista, que tenía un partido y que no podía quedarse más tiempo. Le aseguró que la telefonearía al día siguiente. Katty no lo creyó ni le dio importancia y, cuando la llamada se produjo, la sorprendió tanto que exclamó un "¡eres tú!", sin disimular un ápice la alegría que le producía escucharlo...

     Katty y El Musculoso han concertado su segunda cita. Puede que no sea el hombre de su vida pero, al menos, lo que hubo entre ellos va a repetirse.

      Os contaré más novedades sobre la pareja en próximas entregas de Ábremelo Ya...

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
28 mayo 2012 1 28 /05 /mayo /2012 20:16

                  "Esta noche voy a terminar quitándote la falda"

    Antes de conocer al hombre que se convirtió en su marido y padre de su único hijo, Olivia N. MIS AMIGAS  tenía un novio al que plantó por ese hombre que creyó el amor de su vida. El novio, dolorido por el abandono, le echó en cara que lo sustituyera por otro más rico... No fue ése el motivo y Olivia se lo repitió una y otra vez... Se había enamorado de verdad y, con la fuerza que embiste la pasión a los veinticinco años, lo dejó todo para seguir a quién consideraba su gran amor. Hasta el punto de prescindir de su negocio recién abierto y funcionando a las mil maravillas; de su familia, de sus amigos y de su ciudad. Se trasladó a Madrid con lo puesto, en pos de quién veía como a su príncipe azul, aunque más pronto que tarde se convirtiera en sapo....

                                                      kilt.jpg

   Años después trajo un precioso niño a este mundo, y la vida también le trajo a ella una buena dosis de infelicidad conyugal. A veces recibía cartas de su ex novio, en las que le aseguraba que era el más hermoso de los amores que había tenido y que nunca la olvidaría. Y sus lágrimas borraban la tinta con la que ese primer amor escribía siempre la misma frase: “sueño con acariciar de nuevo tu piel color de aceituna...”

    A través de amigos comunes, al novio le llegó la noticia del divorcio y corrió de nuevo a buscarla. Olivia acababa de comprarse una casa en la playa, cerca de la ciudad donde ambos nacieron, y decidió estrenarla con él. Rememoraron juntos el primer día en que se conocieron. Él trabajaba de camarero en un bar escocés situado en la misma localidad costera y vestía falda de cuadros a la usanza... Ella acudió allí son sus amigas y, en la primera ocasión que tuvo, le soltó un “esta noche voy a terminar quitándote la falda”. Ya era una mujer con las ideas muy claras y pisaba fuerte... Vivieron un romance intenso y corto que el muchacho de veintiuno convertido en hombre de treinta y cinco no conseguía olvidar.

     Estaban allí de nuevo, en una casa vacía que olía a obra y a pintura terminándose de secar. Los años pasados no restaron ímpetu a la pasión que disfrutaban cuando eran novios y jóvenes. Más bien al contrario. Olivia se vio primero y se soñó después empotrada contra la pared lisa y recién acabada, los brazos musculosos rodeándola, el miembro viril excavando su interior con destreza, sus gritos de placer rompiendo el silencio que los rodeaba... Muchas veces imaginó dormida y despierta la mañana de gozo con la que celebró el estreno de su flamante vivienda en la playa...

     En los días, los meses y los años sucesivos, su cerebro reproducía con cierta frecuencia las escenas de aquel encuentro en la playa, y la fotografía del cuerpo musculoso del muchacho de la falda escocesa que fuera su primer amor revoloteaba por su cabeza cual mariposa atraída por el polen de la flor deseada...

    Ayer mismo las fantasías y ensoñaciones de Olivia tocaron la realidad. Cuando llegó a casa después de pasar una jornada de diversión familiar, encontró el siguiente mensaje en su contestador automático. “Necesito verte. Tengo una nueva kilt que te va a encantar”. Aunque había pasado cuatro años sin escucharla, reconoció su voz. No le hizo caso porque estaba atareada y tampoco entendía la palabra kilt. Siguió a lo suyo hasta que un rato después sonó el teléfono. Era él. Le aclaró que una kilt es una falda escocesa, que tenía una nueva y que soñaba sin cesar con que ella se la quitaba.

   Mientras su hijo jugaba con sus primos en el salón, Olivia mantenía una fogosa conversación telefónica en la cocina y rememoraba el empotramiento contra la pared recién pintada del salón de la casa de la playa. Le parecía sentir el contraste de su cuerpo caliente con el frío suelo de la vivienda recién estrenada donde se amaran la última vez, pero estaba en la cocina de su casa de Madrid escuchando susurros sugerentes y sintiendo a su sexo humedecerse... Quedaron en verse pronto. Él le aseguró que la visitaría en breve...

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
24 mayo 2012 4 24 /05 /mayo /2012 16:27

    El amor, ingrediente indispensable de la felicidad

    Katty Lloyd anhela encontrar el amor de verdad. Así, tal como suena, con todas sus letras. Un hombre con el que compartir el resto de su vida. Que la admire, la respete, la quiera y la haga feliz, dentro y fuera de la cama. El amante. El compañero. El otro yo.

                                          el amor

   Muchos pensaréis que ésa es la aspiración -más o menos admitida- de cualquier ser humano, pero no todas las personas lo sienten así. Hay espíritus libres, como Olivia N. y Wynie Smith, que se niegan a abrir los ojos al lado del mismo compañero todos y cada uno de los días... Y a ello unen su condición de madres entregadas, nada dispuestas a compartir con ningún hombre distinto a sus hijos el espacio vital. Finalmente, están también quienes viven entregados al éxito profesional, a triunfar y a cosechar influencias, poder y dinero. Esta última tarea requiere una elevada dosis de energía y resta dedicación a la pareja o a la familia, que pueden sentirse agraviados por un ser amado que nunca tiene tiempo para dar o recibir un beso, un mimo o una caricia. Es el caso de Emi Abbott, enamorada hasta el tuétano de El Polaco e incapaz de plantearse siquiera la posibilidad de vivir con él, pese a la insistencia masculina. Y si algo tienen en común personalidades tan distintas es la búsqueda del amor, en la medida en que lleve a cada cual a llenar sus huecos y a encaminar su ser por la senda de la felicidad.

   MIS AMIGAS se han divorciado después de larguísimos matrimonios con finales conflictivos. Liberadas ya de dañinas relaciones conyugales, cada una de ellas explora a su manera la forma más adecuada de disfrutar de las mieles del amor...

    Katty busca a su media naranja en las barras de los bares, las pistas de baile de las discotecas o la pantalla de su ordenador. No sabe dónde la hallará, pero su educación, cultura y convicciones hacen que tenga claro que existe. El recuerdo de sus padres y el perfecto matrimonio de su hermana la impulsan a salir a la calle cada mañana pensando que él, el hombre de verdad que necesita, la espera a la vuelta de la esquina. Una certeza que la llevó, días atrás, a aceptar la proposición de un caballero con el que había chateado un par de veces en un portal de relaciones de la red. La invitaba a desayunar en el Café de la Ópera y ella, sin pensárselo mucho, le dijo que sí. De aquella cita solo se llevó el placer de degustar un suculento desayuno en tan exquisito lugar. El galán no le gustó. Su conversación no le interesaba y encontraba esquiva su actitud: en ningún momento la miró a los ojos, indicio éste que, para Katty, jugaba una importancia crucial a la hora de empezar una relación.

     Olivia no quiere vivir con nadie que no sea su hijo, pero necesita sentirse enamorada. De hecho, se cree enamorada de todos los hombres con los que ha mantenido relaciones, aunque ese sentimiento sea tan efímero que, en la mayoría de las ocasiones, ni siquiera le permite disfrutarlo. De hecho, se esfuma en el momento en que alcanza el éxtasis sexual y se pregunta qué hace al lado del susodicho. Le gustaría tener una pareja estable, aunque viviendo en casas separadas. Lo ha intentado con El de 28 EL REENCUENTRO DE OLIVIA Y EL DE 28  y con El Cubano UN MULATO DE OJOS VERDES Y UN POEMA PARA OLIVIA . No ha resultado en ninguno de los dos casos.

    Wynie, espíritu libre, no busca ni quiere una pareja. Solo un amigo especial con el que compartir el tiempo de ocio, que la haga reír y disfrutar en la cama y fuera de ella. Hasta la fecha, no tiene claro haberlo encontrado, aunque recientemente ha conocido a alguno que apunta maneras...

      Emi es la única del grupo que, nada más huir con lo puesto del domicilio conyugal, se topó de bruces con un nuevo amor que entró en su vida con la fogosidad del rayo: El Polaco. EL DESPERTAR SEXUAL DE EMI ABBOTT  Iniciaron de inmediato una relación pasional y tormentosa que ha pasado por varios altibajos en sus casi tres años de existencia. Siguen viviendo en países distintos y viéndose de vez en cuando, y Emi se tortura pensando en el día en que su hombre se plante y le diga que no quiere volver a verla. Le ha pedido mil veces que compartan sus vidas: las mismas que ella se ha negado. FOGOSA DESPEDIDA  Es consciente de que si persiste en su empeño acabará perdiéndolo. Se lo ha dicho su propio amante, que tiene 61 años y la considera el último tren de su vida. “O me subo o lo dejo marcharse. Tú decides”, le plantea como una especie de ultimátum en los momentos finales de cada uno de sus encuentros...  

                                                                                                      RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
23 mayo 2012 3 23 /05 /mayo /2012 14:03

     ...El recuerdo de algunos se queda durante un tiempo llamando a las puertas de tu corazón, por muy cerradas que las tengas...

    Desde que se reencontró con El de 28  EL REENCUENTRO DE OLIVIA Y EL DE 28 , Olivia N. pasa las horas con el portátil encendido, mirando las lucecitas verdes que van marcándose en las ventanas del chat de su Facebook. Quiere controlar si él se conecta, y estar pendiente por si acaso le dice algo. Tarde o temprano, la espera trae premio. Con una sonrisa de satisfacción dibujada en su semblante, lee en la pantalla el siguiente mensaje: “No dejo de pensar en ti, morena de mi vida”. Embargada por la emoción, agarra el teléfono, llama a su amiga Wynie y le recita la frase textual, remarcando las dos últimas palabras.

     Huellas-de-amor.jpg  piedra-corazon.jpg

-Los hombres, por regla general, son unos descarados, le suelta ésta en tono rotundo. Ya me dirás a qué viene eso de llamarte mi vida, si hace pocos días te dijo que tenía novia.

-Lo sé. Pero no puedes imaginarte de qué forma me estuvo amando, pese a dicha circunstancia.

-No entiendo a El de 28 ni casi a ningún hombre. Que yo recuerde, te plantó cuando le pediste que dejara de verte como a un ligue ocasional para pasar a algo más serio, ¿o no?

     Olivia asintió y Wynie continuó hablando.

-Su reacción fue desaparecer de tu vida de repente. Y ahora, un año después, cuando ya lo tenías prácticamente olvidado, vuelve; se revuelca contigo en la cama, te regala una noche de pasión y por la mañana te dice que tiene novia. Me parece fatal. ¿No te das cuenta de que está jugando con tus sentimientos? Mándalo al carajo, mujer.

-Así de fácil, ¿verdad? Eso podrías hacerlo tú, que no te enamoras. Algún día me contarás la fórmula mágica... ¿Cómo te lo montas para que los hombres pasen por tu cama y por tu vida sin dejar huella?

-Estás confundida, Olivia. No hay ninguna fórmula, y mucho menos mágica. Se trata, simplemente, de estar absolutamente convencida de no querer compartir tu vida con nadie, como lo estoy yo. Y actuar a partir de ese convencimiento. Conoces a un hombre y, si te gusta físicamente y te cae bien, te lo llevas a la cama, ¿por qué no? Es cierto que muchos pasan sin pena ni gloria, pero no todos. El recuerdo de algunos se queda durante un tiempo llamando a las puertas de tu corazón, por muy cerradas que las tengas...

-Te refieres a Ése.  MARIPOSAS EN EL ESTÓMAGO DE WYNIE SMITH

-Por ejemplo. La primera noche que compartimos fue tan especial que se repitió. Y hay una cosa que está clara, Olivia. Cuando ocurre algo así, es mutuo. Luego cada uno tiene su vida y él estaba casado. Sabes que lo sentí mucho porque me hacía muy feliz, en la cama y fuera de ella. Por supuesto que me hubiera gustado mantener una relación más profunda con él y disfrutar a su lado de mi tiempo de ocio... Era tan divertido y me hacía reír tanto... No pudo ser y nada más. A otra cosa. Es lo que te recomendaría que hicieras tú con El de 28.

-Me gustaría, pero no dejo de pensar en él. Ni de soñar con sus besos y sus caricias...

-¡Venga ya! Ni que fueras Emi con El Polaco FOGOSA DESPEDIDA . Desde que llegó a su vida no ha sentido nada por ningún otro hombre, aunque después haya estado con unos cuantos más. No creo que sea tu caso.

-Tampoco yo lo pensaba, y ahora me doy cuenta de que como él, ninguno.

-Jajaja!!! Hasta que llegue el bueno. Que llegará, no te preocupes. Siempre has tenido claro que no merecía la pena luchar por una relación más o menos estable con un chico tan joven...

-Y lo sigo teniendo. De hecho, es así. Ahora lo que hace falta es encontrar a uno que me guste tanto como para sustituirlo, como te ha ocurrido a ti con El Tuitero... CRÓNICAS DE EL MALIGNO

-Eso lo dices tú. No creo que se trate de sustituir, sino de dejarse llevar. El Tuitero es un amigo que también me hace reír, y eso le da muchos puntos para que me apetezca estar con él. No quiero pensar en nada más. Hace poco que lo conozco.

-Ya lo sé, pero vas a seguir viéndolo, aunque no sea tan bueno en la cama como Ése. Mi problema es que para sustituir a El de 28 tendría que encontrar a un hombre que fuera tan buen amante, o mejor, que él. No me basta con que me haga reír.

-Y el día que lo encuentres tendrá otro problema: estará casado, o se marchará a vivir a otra ciudad, como te ocurrió con El Cubano y como suele pasaros a todas. No encontraremos al hombre perfecto porque no existe. Y hasta que llegue uno que más o menos te cuadre, a picar de flor en flor y a seguir viviendo... No te enamores, Olivia, que no te pega nada. Tú y yo somos espíritus libres.

-Por supuesto. Mucho más que Emi y Katty...

    En ese punto de la conversación se despidieron. Precisamente, habían convocado en breve una reunión de amigas para hablar de eso, de los hombres que dejan huella. De la que por supuesto os mantendré, queridos lectores, puntualmente informados.

                                                                                                    RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
22 mayo 2012 2 22 /05 /mayo /2012 15:36

    ...Abrasados por el fuego de una pasión que crecía y crecía...

    Una mañana, Olivia N. paseaba por su barrio acompañada de su hermana y de su hijo y se topó de bruces con El de 28. EL LADO OSCURO DEL DESEO Él bajó la cabeza y no la saludó. A ella se le subió el corazón a la garganta y enmudeció. “¡Qué cabrón, ni te saluda”, balbuceó su hermana. Siguieron a lo suyo y Olivia, mujer práctica, optó por olvidarse del asunto.

    Esa misma tarde, El de 28 marcó el número fijo de su casa. Olivia cogió el aparato y se quedó lívida al escuchar su voz.

-¿Que quieres?, preguntó de sopetón, sacando un tono grave que ni siquiera reconocía como suyo.

-Quererte, contestó el, mimoso.

-No me tomes el pelo ni pretendas confundirme. Acabas de cruzarte conmigo en la calle y no te has dignado ni a saludarme.

-Perdona, cariño. Me puse muy nervioso y no supe reaccionar. Lo siento mucho, de verdad. Me he mudado a tu barrio, Olivia. Me resulta muy duro pasear por estas calles, saber que estás cerca y no poder verte. E incluso tropezarme contigo, ser incapaz de hablarte y no poder comerte a besos. Quiero verte ahora mismo, expresó decidido.

-Lo siento. Hoy no puede ser. Mi hermana y mi hijo están en casa. Tendrás que esperar dos días más.

-Por ti, lo que quieras, le indicó en el mismo tono mimoso y halagador.

    Olivia fijó una cita. El día y a la hora indicada, El de 28 llamó al timbre de su casa. Nada más cerrar la puerta y quedarse en la intimidad de la vivienda, sus cuerpos se solaparon en un abrazo largo y fuerte. Sus lenguas enredadas se sumergían en el goce de sabores anhelados y sus manos se esforzaban en liberar a los cuerpos de las ropas. El de 28, al reconocer la humedad de aquel bosque tantas veces explorado, empotró a Olivia en el sofá y la penetró con vigor, ella boca abajo y él encima. La mujer oía el susurro de palabras ininteligibles que acariciaban el lóbulo de su oreja mientras se entregaba de lleno al placer que le producía el falo del hombre que había amado tanto, entrando y saliendo de su interior. Sentía que estaba hecho a su exacta medida y que lo deseaba con tal ahínco que no podía conformarse con verlo solo de vez en cuando. De él quería todo o nada. Fue entonces cuando prestó atención a sus palabras y escuchó un clásico “eres mía, Olivia, te quiero solo para mi”, que provocó que su cuerpo se estremeciera aún más...

                           Olivia-y-el-de-28.jpg

   Las horas pasaron sin que ellos dejaran de amarse, abrasados por el fuego de una atracción que crecía y crecía. Entregados al placer sin pensar en nada. Sin beber, sin comer y sin hablar. El sonido de sus gemidos, el latido de sus corazones y el fluido de sus cuerpos los acompañaron en aquel tiempo de dicha que, como todo lo bueno, finalizó cuando el cansancio físico de ambos hizo que pararan... Después tomaron una ducha templada juntos y se acomodaron abrazados en el sofá.

-Soy muy feliz a tu lado, Olivia. No entiendo cómo he podido pasar tanto tiempo sin llamarte. Y tú, ¿te has acordado de mi?

-¿Tú qué crees?, le devolvió ella la pregunta, su mirada oscura fina en los ojos pardos de él.

       El de 28 asintió y Olivia siguió hablando.

-Estaba muy enamorada de ti y me dejaste de un día para otro. Así, sin más. Ni una simple llamada, ni una palabra. Desapareciste de mi vida como llegaste: cual rayo que me abrazó intensamente y se desvaneció con la misma intensidad, relataba despacio y en tono cadencioso, casi de lamento.

-Ya lo sé y lo siento mucho. No estaba en condiciones de ofrecerte lo que tú querías.

-Y ahora, ¿lo estás?

-No, negó con la cabeza. Tengo novia. Pero tú eres tú -aclaró ante el gesto torcido de ella- y sigues en mis pensamientos y en mi corazón. Siempre habrá en mi un hueco para ti, le dijo al tiempo que su mirada se clavaba en los generosos pechos femeninos.

      Lejos de sucumbir a los halagos, Olivia arremetió con furia. Se levantó del sofá y, con el tono subido y las manos en jarra, expresó sus pensamientos:

-Si estás pensando que vas a seguir con tu novia y podrás venir a mi casa a follarme de vez en cuando, olvídalo. Es mejor que te vayas, le pidió fríamente.

       El de 28 le selló los labios a besos. La abrazó con fuerza, acarició su larga melena y se despidió poco después. Olivia volvió a la cama y se durmió. Entre el sueño y la vigilia, pensaba si lo que acababa de vivir formaba parte del mundo real o del onírico...

                                                                                                                                 RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
21 mayo 2012 1 21 /05 /mayo /2012 16:15

       Olivia revela a Wynie que su amante El Galán es de sangre azul

     Esa madrugada, Wynie Smith estaba en la cama con su amigo El Tuitero cuando el sonido del teléfono la despertó. Agarró soñolienta el aparato y escuchó la voz de su amiga Olivia N. al otro lado del hilo.

    -Empieza a vestirte y vente para El Maligno.

    -Lo dudo mucho, le contestó Wynie. Estoy acompañada y muy a gusto, por cierto.

   -Pensaba que tu amigo ya se habría marchado. ¿Es que lo has invitado a quedarse a dormir?, quiso saber Olivia.

      -Sí. ¿Por qué lo dices?

      -Para que lo dejes ahí y te vengas. Esta noche han llegado dos de tus mejores amantes.

      -¿Quienes?, se interesó en saber Wynie, aunque no pensara levantarse de la cama.

      -El Guiri EL ARTISTA DE LA LENGUA y El Galán BUENO EN TODO.

      -No voy a moverme de mi casa, Olivia. Ni aunque hubiera llegado Brad Pitt.

     -¿Y si te digo que El Galán nos ha invitado a terminar la fiesta en su casa?, insistía su amiga. Seguro que si supieras quién es saltarías de la cama en dos segundos, afirmó rotunda.

     -No te hagas de rogar y suelta, inquirió Wynie.

     -Si no vienes, tendrás que esperar hasta mañana.

     -De acuerdo. Si te haces tanto de rogar, mejor será que me lo cuentes mañana...

                                                pareja-en-la-cama.jpg

    Discutieron unos minutos más y Wynie colgó el teléfono. Se encontraba muy relajada tras haber disfrutado de unas horas de pasión intensa junto a El Tuitero UNA SEDUCTORA LLAMADA WYNIE SMITH, que esa noche andaba muy inspirado en las artes amatorias. No tenía ni ganas de moverse ni fuerzas para hacerlo. Además, no le apetecía encontrarse con El Guiri, sabiendo que estaba en Madrid y no se había dignado a llamarla. Respecto a El Galán, debía reconocer que le gustaba mucho y que, fuera quién fuera, se trataba de un amante diez. Sin embargo, no mostró mucho interés en volverla a ver cuando se despidieron, después de haberse llevado toda la mañana haciendo el amor. Por tanto, tampoco merecía la pena que se esforzara por él. Se consideraba una mujer muy práctica y lo último que estaba dispuesta a hacer era derrochar energías buscando a un hombre.

    Pensó durante unos instantes en la identidad de El Galán y en lo familiar que le resultaba su cara. No lograba adivinar de quién se trataba y se quedó dormida, su cabeza recostada en el pecho de El Tuitero. “Estoy al lado de un hombre estupendo, no necesito a ningún otro”, pensaba mientras el sueño invadía su ser.

   Al día siguiente continuó disfrutando de horas de amor y de humor junto a su amigo y no volvió a acordarse de El Galán. El Tuitero se marchó al atardecer y, un rato después de quedarse sola, Olivia la visitó sorpresivamente. Se presentó en su casa aún vestida de noche, recién llegada de la velada festiva y matutina en el domicilio del susodicho.

    -Te perdiste un fiestón en una casa estupenda, con una gente divina y hombres guapísimos, anunció nada más entrar en la vivienda.

     -Me alegro de que te divirtieras tanto. ¿Te tiraste a alguno?

     -No, porque no quise, aunque tu galán me buscó las vueltas.

    -Mío, que yo sepa, solo fue una noche. Podrías haberlo hecho si te gustaba. Tranquilamente, reiteró.

   -A mi me ocurre lo mismo que a ti. No me ponen los hombres que han estado con mis amigas, por muy atractivos que sean. Y El Galán lo es. Te alabo el gusto.

     -¿Vas a decirme ya de quién se trata, o no?

    Olivia soltó de un tirón el nombre y el aristocrático apellido compuesto. Wynie se quedó patidifusa. No daba crédito a lo que escuchaba y su primera reacción fue encender el portátil para buscar en Google imágenes en las que apareciera un amante al que ella misma calificara como “bueno en todo”. Minutos después contemplaba, con la boca abierta, una serie de fotografías del apuesto caballero.

      -Y ahora te lo crees, ¿o no?

    -Desde luego. Acabo de comprobar que me lié con un auténtico galán de sangre azul, indicó Wynie con gesto de satisfacción. ¡Lo que no me pase a mí!, sonrió vanidosa.

    -Ya puedes contar que te has tirado a un aristócrata de verdad, descendiente directo y pariente muy cercano del mismísimo Rey de España, expresó Olivia en tono seguro y pausado, como si presentara a una eminencia en un congreso de investigadores. Y para colmo -espetó a su amiga- has desaprovechado la ocasión de volver a disfrutarlo,

     -Jajaja, rió Wynie. No te pongas tan trascendente, Olivia. Me resulta muy divertido saber que me he acostado con un miembro de la Casa Real, pero tampoco ando loca con el asunto. Si lo veo y puedo hacerlo, me encantaría llevármelo a la cama otra vez, pero si no, no pasa nada. Hay muchos hombres interesantes en el mundo, aunque no tengan sangre azul, expresó sin parar de reír...

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos