Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
19 noviembre 2012 1 19 /11 /noviembre /2012 17:39

    Del paraíso del placer al remanso de paz, recostada sobre su pecho...

    Por enésima vez, Emi Abbott disfrutó de la poderosa virilidad de El Polaco en esa última noche de las tres que pasaron juntos TRES NOCHES.. Del paraíso del placer al que la arrastró la inconmensurable potencia de su amante al remanso de paz que envolvió su ser entero cuando se recostó sobre su pecho y él la estrechó entre sus brazos y besó sus mejillas y las comisuras de sus labios. El momento de felicidad extrema provocó que un involuntario “te quiero” saliera, nítido y espontáneo, de la garganta de Emi.

    -Yo también a ti. Lo que no quiero es que sufras por mi.

   -No te preocupes. Sé que algún día encontrarás a una colombiana que te haga sopitas todas las noches y olvidarás a tu geisha  UNA AUTÉNTICA GEISHA

     -¿Por qué colombiana? ¿No puede ser brasileña?, preguntó él.

                 polaco-y-emi-ultima-noche.jpg

  Emi fue incapaz de contestar, petrificado su cuerpo y enmudecida su garganta RELACIONES Y DECEPCIONES (II) . No hace mucho, El Polaco le confesó por teléfono que había estado con otra mujer, una brasileña. Ella no le dio mucha importancia, convencida de que se trataba de un lío casual y pasajero. De hecho, su amante siguió llamándola y tratándola como si fuera la única mujer de su vida. La idea del adiós no se le pasaba por la cabeza. Sin embargo, en ese momento, al escuchar de sus labios la palabra “brasileña”, fue consciente de que su pérdida empezaba a abandonar el terreno de la posibilidad remota para entrar en el de la realidad cercana y certera. El fantasma de otra mujer aplastó su cabeza con tanta fuerza que le resultó imposible expulsarlo del remolino de pensamientos lúgubres que la asaltaban como una jauría de perros rabiosos.

    -¿Me estás diciendo que tienes a otra y que me dejas?, le preguntó tras unos minutos de silencio, en un tono que denotaba mitad rabia y mitad tristeza.

    -No soporto la idea de vivir sin verte, Emi. Sabes que soy sincero. Te he hablado en repetidas ocasiones de mis deseos de compartir contigo el resto de mi vida. Eres tú la que no quieres hacerlo.

 -No es que no quiera. Es que, por ahora, no puedo. Ya conoces las circunstancias de mi vida.

    -Y tú también las de la mía. Me siento viejo. No quiero estar solo.

    -Entonces, ¿vives con ella?, inquirió Emi, apesadumbrada.

   -No. Ella tiene su casa y yo la mía, pero están en la misma calle. Lo cual implica que no podrás quedarte en mi apartamento cuando vengas a Varsovia.

    -No pensaba hacerlo. No se me ha perdido nada en esa ciudad.

    -Yo sí que pienso venir a verte de vez en cuando, como hasta ahora. No quiero perderte, acabo de decírtelo. Es más: tengo la intención de volver en Navidades. Si estás dispuesta a recibirme, por supuesto.

    -Ya lo pensaré, le contestó ella. Hasta mañana, se despidió dándose la vuelta en la cama y colocándose de espaldas a el.

   El Polaco acarició sus cabellos durante un buen rato, hasta que se quedó dormido. Su compañera tenía los ojos cerrados aunque estaba despierta. El reloj marcaba con parsimonia el paso de la noche mientras las dudas inundaban la mente de Emi. Sabía que tenía que tomar una decisión. Abrió los ojos y repasó con su mirada el largo cuerpo desnudo de su amante, con el presentimiento de que sería la última vez en mucho tiempo...

    Se levantó y se vistió en la oscuridad y en silencio. Se marchó sin decir “adiós” ni “hasta luego”. Como si nunca nada hubiera ocurrido entre ellos...

                                                                                                           RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
14 noviembre 2012 3 14 /11 /noviembre /2012 19:59

    Encuentros envueltos de deseo y fuego...

    Emi Abbott acaba de pasar tres tórridas noches junto a El Polaco, a quien no veía desde el pasado verano PASIÓN ANIMAL. Su amante llegó a Madrid un jueves para participar en una exposición-feria de tapices de los siglos XVIII y XIX y regresó a Varsovia el domingo. No la avisó con la necesaria antelación, y Emi tuvo la mala suerte de que ese fin de semana le tocara trabajar y no pudiera delegar en nadie de su reducido equipo las tareas pendientes. Dicha circunstancia provocó que apenas pudiera dormir en todo el fin de semana, puesto que pasó los días trabajando y las noches amando con la pasión inusitada que caracterizaba unos encuentros envueltos de deseo y fuego.

                  polaco-y-emi-accion.jpg

   La noche de la primera cita se presentó en el hotel con un BIZCOCHO DE LIMÓN 4,3,2,1 que había preparado con mimo para la ocasión -sabedora de que a él le encantaba- además de unos bombones de fino chocolate suizo que compró en su pastelería preferida. Los citados dulces constituyeron la única cena de la pareja, y los saborearon acompañados de una botella de champán que El Polaco solicitó al servicio de habitaciones del hotel.

    Emi vistió la intimidad de su cuerpo con un exclusivo conjunto de lencería roja de encaje -el preferido de su amante- que él retiró de su piel después de rociarlo con las gotas doradas de la espumosa bebida y de regalar a sus pechos las caricias fogosas de su lengua experta.

   Tal como había ocurrido en citas anteriores, Emi volvió a comprobar que estaba en los brazos del mejor amante de su vida. Una vida que a ella se le antojaba corta en comparación con los 61 años de existencia de su hombre.

                  emi-al-desnudo.jpg

    Se amaron hasta quedar extenuados en las noches del jueves y del viernes. El sábado, ella pidió a su madre que se quedara con sus hijas para disfrutar junto a su amante de una comida en un restaurante de moda del centro de la ciudad. La velada se prolongó durante dos horas y se trató del único tiempo de esta última estancia de El Polaco en Madrid en que lo vio vestido. Cada noche que llegaba al hotel después de trabajar, su hombre la recibía desnudo en su habitación. La obsequiaba con el intenso deseo que brotaba de cada uno de los poros de su piel, la mantenía achuchada entre sus brazos y atravesaba su interior con el fuego que encendía su potente virilidad al alcanzar la erección completa.

   Emi alcanzó la plenitud en la felicidad extrema que le producían esos momentos de inigualable intimidad y a su lado comprendió que la hacía vibrar de una forma especial e intensa, proporcionándole sensaciones jamás sentidas con hombre alguno. Pero el amor se presenta a menudo con dos caras, la dulce y la amarga, y la miel se transformó en hiel antes de que la ansiada visita tocara a su fin... (Continuará)

                                                                                                RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
13 noviembre 2012 2 13 /11 /noviembre /2012 20:03

    ..."Tengo entendido que andas con varias mujeres al mismo tiempo. Por lo que se ve, eres un rompecorazones"...

    La Otra no se equivocó y, poco después de que ambas mantuvieran una larga conversación telefónica, EL TUITERO llamó a Wynie con la pretensión de verla de forma inminente.  RELACIONES INTRIGANTES

   -Necesito verte. Creo que te debo una explicación sobre lo que ha ocurrido desde que estuvimos juntos en verano hasta ahora, le soltó de sopetón, en el mismo instante en que ella descolgó el teléfono y lo saludó con un un lacónico “hola”.

     -Es demasiado tarde. Además, no me debes nada y tampoco yo necesito nada de ti.

     -Quiero verte, Wynie, insistía él. ¿Por qué no quedamos?

     -No puedo. Está mi hijo en casa y no me cito con hombres mientras lo tengo a mi cargo, ya lo sabes.

       Lágrima y corazón ligar por internet

     -En ese caso, llámame cuando puedas, por favor, le pidió él.

   -¿Yo? Ja,ja,ja. Ni lo sueñes. Ya lo hice en varias ocasiones y no te dignaste a coger el teléfono ni a devolverme las llamadas.

   -Estaba atravesando una etapa muy mala, por no decir desastrosa. Quiero explicártelo todo, pero no por teléfono ni con mensajes. Necesito hablarte de frente, mirándote a los ojos. Sé que me entenderás.

    -De momento, no me apetece verte. Tengo cosas y personas más importantes en las que invertir mi valioso tiempo, expresó ella con retintín.

    -Has hablado con La Otra y te ha contado barbaridades sobre mi. Esa es la razón por la que te niegas a verme, ¿verdad?

    Wynie permaneció callada unos instantes. No salía de su asombro y le costaba creer que La Otra lo había hecho partícipe de la conversación que ambas mantuvieron. Enmudeció de repente y tuvo que ser él quien reanudara la conversación.

  -A ella sí que la verás. Me ha contado que vais a concertar una cita en breve para conoceros.

    -¿Qué?

   -Lo has escuchado, Wynie. Me resulta increíble que te sientes con ella para escuchar improperios sobre mi y ponerme a caldo y no quieras que yo, el propio afectado, te dé mi punto de vista y te ofrezca las explicaciones que consideres o necesites.

     -No necesito nada de ti, te lo repito.

    -Pero ese valioso tiempo del que hablas lo vas a perder con La Otra, reiteraba El Tuitero en tono apesadumbrado. Parecía deseoso de evitar el encuentro entre ambas mujeres, aunque sin dejar patente su intención. Wynie, por su parte, tenía la suficiente perspicacia como para notar que a él no le gustaba nada que dicha cita se produjese.

    -No insistas tanto en ese tema, porque ni siquiera lo sé yo. Me da la impresión de que te preocupa mucho y, para que lo tengas claro, debo decirte que tu ex novia me parece una persona auténtica y sincera. El problema es que necesita hablar de ti. Y ese no es mi caso, por suerte. Tú y tu mundo habéis dejado de interesarme.

     -¿En serio? ¿Me estás diciendo que no quieres volver a verme?

     -No. No soy adivina y desconozco cómo actuaré el día en que se produzca tu llamada, si es que llega. Cosa que no creo, porque tengo entendido que andas con dos mujeres más al retortero, por falta de una. Por lo que se ve, eres un rompecorazones, le comentó con ironía.

     -¿Yo? Para nada, ¿qué dices? Estoy solo, te lo juro.

    -Pues no jures tanto porque te puedo dar detalles. Ambas jóvenes y guapas, aunque una más que otra. Las dos han empezado a seguirme en twitter. Supongo que lo has visto, le reveló haciéndose la interesante.

   -Sí, claro. Ellas dos, que son solo amigas -precisó- y La Otra. ¿Como no iba a darme cuenta, si yo no he dejado de seguirte? Te aseguro que no hay nada entre ninguna de las tres y yo, repitió.

    -Psss... Será porque aún no habrás podido. Con la guapa tienes algo aunque no sé de qué se trata ni me importa. Y con la menos guapa no te has enrollado porque está en el extranjero, pero lo harás cuando venga, que será pronto. Así que no me cuentes películas. Chao, querido, se despidió con sarcasmo antes de colgar.

     El aparato sonó varios segundos después. Era él y Wynie lo cogió.

    -Y ahora, ¿que? No puedo perder más tiempo hablando contigo, lo siento. He atendido tu llamada porque soy más educada que tú, apostilló.

    -Lo siento, te lo repito. No pretendo molestarte, disculpa. Solo quiero cerciorarme de que vamos a vernos el próximo fin de semana, que no estarás con tu hijo. Te llamaré y quedaremos, ¿verdad?

     -Pruébalo. No tienes otra forma de saberlo. Ahora te dejo, chao.

     -Muakkkssss, escuchó Wynie de sus labios antes de colgar.

                                                                                         RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
8 noviembre 2012 4 08 /11 /noviembre /2012 20:42

       ...Comprobó estupefacta que, además de La Otra, dos mujeres desconocidas la seguían...

    Después de pasar juntos una larga noche SENSUAL Y SEXUAL, Wynie Smith y El Profesor de Matemáticas saludaron al nuevo día con un deseo renovado que los envolvía por completo. Era lunes y ella tenía que recoger a su hijo en el colegio a la una de la tarde. Debía pasar la mañana trabajando pero, cuando sonó el despertador y abrió los ojos, miró el robusto cuerpo desnudo de su compañero y, en vez de levantarse y ponerse con sus tareas, se recostó en su torso y besó con delicadeza sus labios dormidos. Él reaccionó, la estrechó entre sus brazos y la besó profundamente. Poco después estaban dando vueltas en la ancha cama, los cuerpos enredados, uno dentro del otro y el otro dentro del uno. Los gemidos se hacían más intensos en cada embestida, laberinto de piernas y brazos anudados y el gozo de la penetración intensa y profunda que los llevó al paraíso, alzándose sobre la corriente que hacía vibrar sus cuerpos al unísono. Después llegó el momento de relax, un rato que pasaron con los labios pegados, ella encima de él, mirándose de frente y escuchando el latido acompasado de sus corazones... Una ducha compartida, un desayuno frugal -té para él, café con leche para ella- y el adiós acostumbrado, justo al mediodía.

    -Me marcho, querida, le anunció.

    -¿Tienes clase ahora?

   -No. Hasta las tres de la tarde no empiezo, pero prefiero irme y dejar que te organices tranquila antes de recoger a tu hijo, le indicó.

   Tomó sus mejillas, la besó en los labios y le aseguró que la llamaría pronto. Wynie agradeció el detalle. Recordó lo nerviosa que se ponía en la primera época de la relación, cuando el profe agotaba a su lado hasta el último minuto mientras ella le pedía con insistencia que se marchara. Le horrorizaba la posibilidad de que su ex marido y su hijo pudieran verlo salir de su apartamento.

    gigoló   pareja en la cama

    Cambió la ropa de la cama y ordenó el dormitorio y el resto de la casa. Miró el reloj y se dio cuenta de que aún le quedaba un cuarto de hora para salir. Era poco tiempo para empezar a trabajar, pero suficiente para encender el ordenador y mirar los encargos de la semana. Una vez realizadas ambas operaciones, abrió su cuenta de twitter y comprobó sorprendida que La Otra, es decir, la mujer con la que vivía su ex amigo especial EL TUITERO había empezado a seguirla. Abrió los ojos de par en par y actualizó la página para cerciorarse de que lo que mostraba la pantalla era una realidad y no un espejismo. Y comprobó estupefacta que, además de La Otra,  dos mujeres desconocidas y de profesiones distintas a la suya también la seguían. Sospechó que todas tenían algo en común: una relación -pasada, presente, futura o en ciernes- con El Tuitero, pero carecía de tiempo para hacer averiguaciones. Correspondió a las tres, apagó el portátil y salió de casa apresuradamente.

   No volvió a mirar twitter hasta bien avanzada la tarde, mientras su hijo hacía los deberes. Y su estado de asombro crecía vertiginoso mientras leía los mensajes que La Otra LA VUELTA DE MIS AMIGAS cruzaba con una tercera, una chica joven que mostraba en su perfil una imagen sonriente y simpática. Hablaban del mismo individuo sin nombrarlo pero teniendo ambas bien claro a quién se referían. Para La Otra se trataba de un tipo miserable y sin sentimientos, cuyo único objetivo era aprovecharse de las mujeres en un doble sentido, sexual y económico. La chica joven, por el contrario, lo calificaba de amigo entrañable y ambas discutían sobre quién lo conocía más o mejor. Wynie ignoró la conversación de ambas y abrió la casilla de mensajes directos, o sea, privados. El pasmo que se llevó fue aún mayor. Estaba llena de textos escritos por La Otra, en las que le contaba cómo la había abandonado sin explicaciones después de haberle sacado hasta el último céntimo de su cuenta corriente. Quería dejarle claro que el hombre en cuestión era una persona muy mala y pretendía prevenirla porque, según ella, volvería a llamarla en breve. Reiteraba el aviso de que no se le ocurriera prestarle dinero y le dejaba su número de teléfono para que hablaran.

   Wynie decidió llamarla, incitada más por el gusanillo de la curiosidad que por los sentimientos que guardaba respecto a su antiguo amigo, a quién había dejado pudrirse en el pasado de su vida. RELACIONES Y DECEPCIONES  Aunque a ella nunca le pidió dinero prestado ni le debía nada, la verdad es que la había decepcionado. Ignoraba si volvería a verlo otra vez y lo que podría acontecer entre ellos. Lo único que tenía claro es que la confianza y la empatía que un día disfrutaran juntos y les hiciera pasar momentos maravillosos se había roto para siempre. (Continuará).

                                                                                               RoCastrrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
7 noviembre 2012 3 07 /11 /noviembre /2012 18:58

    "El amor llega sin pedir explicaciones previas e ignorante de si conviene o no"

   -Cuando un hombre decide que ya no cuentas, el respeto hacia ti como persona lo pasa por alto. HOMBRES 

   Dicho esto, Wynie se dispuso a poner la mesa y a servir en sendos platos el oloroso estofado. Comieron casi en silencio y concentradas en degustar el sabroso guisado, que devoraron en su totalidad. Finalizada la comida, la anfitriona se levantó para recoger la mesa y Katty la siguió.

    -La actuación de El Psiquiatra RELACIONES Y DECEPCIONES me recuerda a lo que te hizo a ti El Tuitero, que te tuviste que enterar por la red de que se había ido a vivir con la otra. Fue incapaz de decírtelo a la cara. Ni siquiera se dignó a llamarte.

    -No quiero perder ni un segundo de mi vida hablando de ese tipo, Katty. Ahora vendrá Emi Abbott a tomar café y seguiremos con la tertulia sobre otros hombres. EL TUITERO ha dejado ya de ocupar la portada de mi vida sentimental, comentó en tono frívolo, adornado con una sonrisa sarcástica.

   -Esa actitud que tienes no es lógica, Wynie. Su espantada te ha afectado. Te conozco y lo noto. 

Las chicas  4 hombres


    -Uy, qué graciosa. ¿Y en qué lo notas, si se puede saber?

   -En tu forma de hablar de los hombres o del amor. Y en el mismo hecho de que rehuyas cualquier alusión a quien ahora llamas tipo. Lo considerabas un amigo, incluso te referías a él como amigo especial. ¿Y de repente nada? ¿Cómo si nunca hubiera existido en tu vida?

     Wynie no contestó. Sonó el timbre.

     Seguro que es Emi. Voy a abrirle, comentó mirando a Katty.

    -¿Ves? Siempre encontrarás la excusa perfecta para no decir ni mu. Pues voy a sacar el asunto delante de ella, a ver si sueltas algo.

    Emi Abbott llegó como un torbellino, emocionada por la próxima visita de su ínclito amante El PolacoDELIRIOS DE MUJER

-Estoy deseando que llegue, chicas. No lo veo desde el verano, cuando tuvimos aquí, en la cama de Wynie, momentos intensos de PASIÓN ANIMAL, expresó en tono solemne mientras se quitaba el abrigo y colgaba sus cosas en el perchero situado en la entrada.

    -Pasión animal, la que Katty tuvo anoche en un hotel de lujo de su barrio. Que te cuente, inquirió Wynie, empeñada en que El Tuitero no volviera a ocupar la conversación.

    -¿No me digas? ¡Qué novelería!, exclamó Emi.

   -Sí. Con un italiano de cuerpazo y potencia desmedida SEXO SIN COMPROMISO , confirmó Katty. Tendré que contar yo mis aventuras, porque Wynie está cerrada en banda con sus historias.

     -¿Wynie? ¿Cerrada a cuento de quién? ¿De Ese? EL ANSIA DEL AMOR PROHIBIDO Y ESQUIVO, quiso saber la recién llegada.

     -No, de El Tuitero, contestó Katty.

    -Bah!, exclamó con desdén. Ni El Tuitero ni El Profesor de Matemáticas SENSUAL Y SEXUAL me gustan para Wynie. Ninguno de los dos le llega ni al tobillo. Pero además, nuestra amiga se las arregla muy bien solita. Ahora me interesa lo de tu italiano. ¿Lo conociste por Internet?, le preguntó.

    -No, me lo presentó Estefanía. Ya es la segunda vez que he estado con él en un hotel de lujo. UN AVE FÉNIX LLAMADA... KATTY LLOYD

     -Algo me suena, recordó Emi. ¿Te estás enamorando de él?

     -No puede aunque quiera. Está comprometido y no le conviene, la informó Wynie.

    -Habló la racional, cortó Emi clavando en Wynie su mirada azul y desafiante. La que nunca se enamora, remachó con retintín. El amor, querida, llega sin pedir explicaciones previas e ignorante de si conviene o no. Resulta que Katty ha conocido a un tipo guapo y rico, que la lleva a hoteles de lujo y encima, es buen amante. ¿Y le pides que no se enamore porque no le conviene? ¡Venga ya! Que se enamore como una perra es lo más normal del mundo, soltó junto a una sonora carcajada. A mi también me pasaría.

   -Pues yo, en esta ocasión, me pongo al lado de Wynie, terció la aludida. Me niego a enamorarme.

    -¿En serio?, inquirió Emi con gesto de extrañeza. ¿Ya has renunciado a encontrar al amor de tu vida, al verdadero? ¿Has dejado ya de buscarlo en el mundo real y en el digital?, le preguntó con sarcasmo.

    -No, claro. Me refiero a este caso concreto. No pienso enredarme con nadie que ya tenga a otra. Y en general estoy decepcionada, la verdad, Cansada de que ninguna de mis últimas relaciones haya fructificado. Desde luego, sigo creyendo en el amor y estoy segura de que algún día lo encontraré, aclaró.

   -Jajaja!!! rió Wynie. Pues espéralo sentada y busca un sofá muy cómodo, porque te vas a cansar mucho, reina, expresó poniendo aposta voz de cínica.

   -No le hagas caso, Katty. Seguro que el amor volverá a entrar en tu vida y se quedará un buen rato. A mi me ha ocurrido con El Polaco. Cuatro años ya, puntualizó. Y Wynie lleva tres con su Profesor de Matemáticas, aunque no sean una pareja al uso. También tú tendrás el tuyo. Tiempo al tiempo. Otra cosa es que la historia se desarrolle de la manera en que a ti te gustaría o vivas el amor con esa persona de la forma en que lo habías soñado. Esto último sí que es difícil y, en honor a la verdad, no nos ha ocurrido a ninguna de las cuatro EMI, WYNIE, KATTY Y OLIVIA desde que nos divorciamos, sentenció Emi

                                                                                                      RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
6 noviembre 2012 2 06 /11 /noviembre /2012 15:14

     "...La mayoría de los hombres son unos cobardes: prefieren huir antes que dar la cara..." (Conversación femenina)

    Después de pasar la noche en un hotel de lujo con el italiano de potencia desmedida  SENSUALIDAD PLENA, Katty Lloyd telefoneó a Wynie Smith con la intención de que comieran juntas y hablaran de hombres. Necesitaba contarle a su amiga la aventura que acababa de vivir y escuchar sus opiniones de marisabidilla acerca de la naturaleza del llamado sexo fuerte.

   -¡No me digas que te has vuelto a enamorar!, exclamó Wynie, riendo con ironía, nada más recibir a Katty en su apartamento del Madrid de los Austrias.

  -¡Que bien huele! ¿Qué has preparado?, se interesó en saber Katty, obviando el comentario.

  -Una receta con solera de Abremeloya: ESTOFADO DE PATATAS EN PASEO. Cuéntame, vamos, estoy impaciente, la animó.

              amigas-hablando.jpg  pollitaagazapada

    -Acabo de pasar la noche con un amante estupendo. Me atrevería a decirte que el mejor.

    -Pues esa noche tan gloriosa no se te nota en la cara, amiga. No te veo muy contenta.

    -Estoy muy decepcionada con los hombres. Con todos, Wynie.

    -Psss... ¿y qué esperabas? A nuestras edades solemos cagar con mochilas muy pesadas y eso vale también para nosotras. ¿Qué le ocurre a este, también está casado?

   -No, pero tiene novia. Me dejó bastante claro que lo nuestro era únicamente SEXO SIN COMPROMISO y me pidió que no me enamorara de él.

    -Bueno, no está mal. Al menos fue sincero y esa es una virtud que yo aprecio mucho en los hombres. La mayoría carece de ella.

    -Pues a mi me parece fatal lo que hace. No creo que sea muy ético estar comprometido y andar tirándose a la primera que pille por ahí. Seguro que con su novia no es tan sincero como lo fue conmigo, precisó Katty.

   -Bueno, eso está claro. No le va a ir contando los cuernos que le pone, rió Wynie. En cualquier caso, no creo que su novia sea tu problema ni te importe mucho. Me temo que los tiros van por otro lado.

    -No me he enamorado, si te refieres a eso. Ya había estado con él en otra ocasión UN AVE FÉNIX LLAMADA... KATTY LLOYD y sé que ese hombre es un pieza. Un tipo entregado al sexo y muy bien dotado para ello. Infiel por naturaleza, puntualizó. Me gusta, pero sé lo que hay y, si lo vuelvo a ver, me aprovecharé de su potencia desmedida, expresó con una sonrisa pícara. Nada más, apostilló.

    -Me alegra escucharte hablar así. Es lo que hay que hacer. Disfrutar del sexo sin esperar nada. ¿Para qué? El amor es muy complicado y las relaciones de pareja dan más quebraderos de cabeza que satisfacciones. Tú debes saberlo bien, que has tenido dos maridos. ¿Para qué quieres otro hombre en tu vida, después de dos fracasos? No lo entiendo. Yo, que solo he tenido uno, no pienso repetir la experiencia. Enamorarme me da un dolor de barriga tremendo.

    -Yo no puedo ni quiero renunciar al amor, afirmó Katty, contundente. El problema es que cada día lo veo más inalcanzable. Los hombres que me interesan, o están comprometidos, o son raros o cobardes. Fíjate en El Psiquiatra EL AMOR DE SU VIDA. Ayer me contó una amiga común que su problema conmigo fue que se dio cuenta de que se estaba enganchando demasiado y tuvo miedo.

    -Ya. Lo suponía. También está divorciado, tiene hijos pequeños y no quería comprometerse. Es así, ¿verdad?

    -Si, un niño de la edad de los nuestros y una niña más pequeña. Me parece bien que no quiera compromisos y, de hecho, nunca hablamos de eso ni de nada especial o serio. No llegó a decirme “te quiero” y yo a él, tampoco. El asunto es que teníamos una relación, hablábamos todos los días y nos veíamos con mucha frecuencia, dos o tres veces a la semana. Y de repente deja de llamar y desaparece de mi vida sin dar explicaciones.

    -Ufff!!! Eso me suena de algo. Es un comportamiento horrible y deplorable, pero lo practican muchos hombres, por desgracia, comentó Wynie en tono apesadumbrado.

    -Estoy cabreada porque me parece una falta de respeto tremenda hacia mi como persona. Lo razonable es que hubiera llamado y me hubiese dicho algo del tipo “estoy muy liado y no puedo verte, vamos a dejarlo por el momento...” En fin, cualquier cosa menos desaparecer sin motivo ni explicación, como si yo fuera una mierda y mis sentimientos le importaran eso, otra mierda. Su comportamiento ha sido feísimo y además, muy cobarde, ¿no te parece?

    -Ya lo creo. Te acabo de decir que hay demasiados hombres que actúan así. Les resulta más fácil huir que enfrentarse a sus verdaderos sentimientos. Y en esa escapada, por supuesto, no tienen en cuenta lo que pudieron dejar en el corazón de la otra persona. Sencillamente, porque lo que intentan es apartarla de su vida. Cuando deciden que ya no cuentas, el respeto hacia ti como persona lo pasan por alto. Tú misma acabas de definir su actitud como cobarde y eso, precisamente, es lo que yo creo haber aprendido con el paso de los años. La mayoría de los hombres son unos cobardes: prefieren huir antes que dar la cara...

       (Continuará)                                                                    RoCastrillo

 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
5 noviembre 2012 1 05 /11 /noviembre /2012 19:33

   ...Tomó su mano derecha y la llevó hasta el gran falo que se empinaba luciendo una erección completa...

   Wynie Smith no había hecho ningún plan para el largo fin de semana festivo. Tampoco tenía intención de salir. Las últimas veces en que decidiera echarse a las calles llegó a aburrirse, así que decidió dar una tregua a la nocturnidad. Pasó varios días en casa entre el sofá y la cama, el libro, la cocina y el portátil. El domingo por la noche, tumbada en el sofá y tapada con una manta, veía una película. Agarró el teléfono que sonaba y escuchó la voz de EL AMANTE DURADERO.. Estaba en su bar habitual, cerca de la casa de ella, y le propuso que se vieran.

    -Estoy muy a gusto viendo una peli y no me apetece moverme de casa.

    -Más a gusto te voy a dejar yo si me invitas, le propuso él.

            La-Hamaca-Kamasutra       La-medusa-Kamasutra

    Ella aceptó y, poco después de apagar la televisión y poner música, se afanaba en ordenar el salón cuando El Profesor de Matemáticas llamó al timbre. No lo esperaba tan pronto y la pilló sin arreglar, apresurándose en guardar cepillo y recogedor. Como ella diría, completamente exenta de glamour.

    -Siento recibirte así. No te tenido tiempo de prepararme, le comentó al recibirlo con una sonrisa coqueta en sus labios rosados, sin pintar.

      -Estás guapísima de cualquier forma. Ven aquí. Te deseo mucho.

      -Jajaja!!! Ya será menos. No se te ha ocurrido llamar en todo el puente.

      -Lo he hecho ahora. Necesitaba verte. Sé que la próxima semana tienes a tu hijo y no será posible. Te dije que no quería que volviera a pasar un mes sin estar contigo, le susurrraba mientras la abrazaba y llenaba de besos su frente y sus párpados... PLACENTERA DOMINACIÓN

      -Claro, seguro. Y desde el jueves hasta hoy has estado encerrado en tu casa, pensando en lo mucho que me deseabas y necesitabas, expresó ella con sarcasmo.

      -Bueno, salí ayer.

     -Con tu alumna, aseveró Wynie en tono firme, como si los hubiera visto. El sopor enrojeció las mejillas del hombre. 

      -Sí, la vi, admitió. Pero no me acosté con ella, de verdad.

    -Me da igual. Ni quiero saberlo ni me importa. Allá tú con tus movidas. Mientras no me metas en medio, como ya ocurrió una vez, le recordó con ironía.

    -Sabes que no volverá a pasar. Además, mi ya ex alumna -precisó con retintín- no me interesa nada y no quiero hablar de ella, sino gozar contigo. Vamos a la cama, venga, le pidió al tiempo que desabrochaba los botones de su camisa, retiraba el sujetador y dejaba sus pechos al descubierto.

      Amazona-fusion-Kamasutra  cara-a-cara-kamasutra

     La cogió en sus brazos, la tumbó en la cama y relamía sus pezones mientras la despojaba de la ropa, Tomó su mano derecha y la llevó hasta el gran falo que se empinaba luciendo una erección completa. Wynie se estremeció al rememorar cuánto disfrutaba teniéndolo dentro y él adivinó sus pensamientos. Como el más duradero de sus amantes, era capaz de intuir las sensaciones que ella experimentaba ante la imponente masculinidad de la que se veía dotado. Palpó su clítoris húmedo y detectó que estaba preparada para recibirlo. Se sentó en la ancha cama y la colocó encima suya, creciéndose aún más en su interior y haciéndole que sintiera la potencia de su miembro atravesándola. Las lenguas enredadas, los torsos pegados, las piernas de ella enroscadas en la espalda del hombre y el sudor de la pasión brotando de frentes y mejillas encendidas. Dos cuerpos en uno. Posesión intensa y profunda que transportó a Wynie varias veces al paraíso de la felicidad infinita mientras su compañero gozaba escuchando los gemidos que envolvían la estancia y sintiendo cómo la hacía tan feliz.  EL SEXO SIN PRELUDIOS.

   Pasados los cuarenta y cinco años, El Profesor de Matemáticas se enorgullecía de la potente virilidad con la que la Madre Naturaleza lo había obsequiado. Pasó gran parte de la madrugada entrando y saliendo del cuerpo de una mujer sensual y sexual; una hembra predispuesta a practicar el kamasutra, que recibía de buen grado y se acoplaba a cada una de las posturas que él le proponía adoptar. Un cuerpo que vibraba y se retorcía de gozo en cada una de las embestidas, caderas cimbreantes, manos juguetonas y bocas que saboreaban cada gota de placer...

                                                                                                                     RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
1 noviembre 2012 4 01 /11 /noviembre /2012 20:20

    "¿Te has masturbado alguna vez pensando en mi?"

    El italiano mordisqueaba y chupaba con delirio cada uno de los dedos de los pies de Katty. La espuma cubría sus cuerpos y el agua tibia y perfumada del jacuzzi combinada con la música chill out que inundaba la estancia invitaba al relajo mutuo. SENSUALIDAD PLENA

   Él le pidió que se acercara, la tomó del brazo y la ayudó a sentarse de espaldas contra su pecho, de tal forma que pudiera lavarle el pelo. Puso un poco de champú en la palma de su mano y lo extendió por todo el cuero cabelludo, masajeando con suavidad al tiempo que acariciaba con su lengua el lóbulo de la oreja de Katty, y ella sentía el rumor del cosquilleo que la atravesaba de pies a cabeza. Aplastó sus pezones entre los dedos pulgar y anular de ambas manos al mismo tiempo y Katty lanzó un gemido placentero.

              profe y wynie 2     jacuzzi

    -¡Que bien lo pasamos juntos!, exclamó el italiano.

    -Sí muy bien. Genial, asintió Katty.

    Terminó de lavarle el pelo y, mientras le echaba agua templada para enjuagarlo, le hizo una pregunta capciosa.

    -¿Te has masturbado alguna vez pensando en mí, en la noche fantástica que tuvimos?  UN AVE FÉNIX LLAMADA... KATTY LLOYD

    -No, contestó ella, a secas.

    -Vuélvete y dímelo mirándome de frente, la retó él.

     Katty lo obedeció y fijó en sus ojos su mirada azul y serena.

     -No lo he hecho, de verdad, reiteró.

    -De acuerdo, te creo. Yo sí lo he hecho pensando en ti, afirmó sosteniéndole la barbilla con la mano derecha y pidiéndole sin palabras que no dejara de mirarlo.

   Katty se sonrojó y se echó a sus brazos con un gesto mimoso. Estaba encantada y transmitía esa sensación aunque no lo dijera abiertamente.

    Se tumbaron uno junto al otro, Katty con la cabeza recostada en su hombro, y el italiano encendió el mecanismo del hidromasaje. Pasaron un rato bajo las burbujas y después se dieron una ducha para quitarse la espuma. No tuvieron sexo dentro del jacuzzi pero, una vez en la cama, lo hicieron varias veces en diversas posturas. Katty gozó de una fuente de placer constante y expresó con sus gemidos el deleite de cada embestida; el éxtasis al que la llevaban los dedos del hombre acariciando su clítoris con movimientos circulares; la lengua que exploraba cada centímetro de su intimidad más recóndita; y la visión del falo grande y brillante que salía y entraba de su interior encendido.

    Lo hicieron hasta agotar todos los preservativos. Katty, con la satisfacción dibujada en su rostro, lo abrazó y besó repetidamente su cuello.

    -No estarás pensando en enamorarte de mi, ¿verdad?, inquirió él.

    -¿Por qué me preguntas eso?

    -Porque no quiero que ocurra. Tengo novia, estoy comprometido, reveló el italiano. Esto es sexo sin compromiso, ¿de acuerdo? Me gustaría dejártelo claro.

     -Está claro, le contestó ella en tono seco.

    El hombre la atrajo hacia sí, la estrechó entre sus brazos y empezó a acariciar su sexo. Puso una de sus manos en su falo erecto y le dijo que necesitaba volver a estar dentro de ella.

     -Sin preservativos, no. Me gustaría dejártelo claro, repitió ella sus palabras con ironía.

   Un amante del sexo, muy bien dotado para ello e infiel por naturaleza, pensaba Katty arrebujada entre las sábanas de la ancha cama, momentos antes de dorrmirse relajada e hinchada de sexo ardiente y sin tapujos.

                                                                                                 RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
31 octubre 2012 3 31 /10 /octubre /2012 17:51

     El recuerdo de la imagen de aquel amante de potencia desmedida la turbó...

   Katty Lloyd atendió una llamada de su amiga Estefanía. Estaba en casa, reliada en una manta y tirada en el sofá viendo la tele, sin ninguna intención de salir. Sin embargo, sucumbió a la insistente petición de su interlocutora. Estefanía, además de compañera de aventuras nocturnas, era su jefa en una de las agencias de modelos a las que prestaba sus servicios y llevaba muy mal que contrariaran sus deseos. Y Katty, que es persona de complacer a quienes la rodean en la medida de sus posibilidades, decidió escoger un modelito apropiado, colorear el blanco de su rostro y subirse sobre unos altos tacones. Su jefa-amiga le había asegurado que asistirían a una cena especial con sorpresa y que la recogería en su casa.

      atracción katty y sexo

   A la hora indicada, un flamante automóvil de color rojo la esperaba en el portal de su edificio. Katty no tardó en desvelar la sorpresa. Al volante, el galán italiano con el que meses atrás disfrutara de una noche de sexo ardiente y sin tapujos UN AVE FÉNIX LLAMADA... KATTY LLOYD Detrás, Estefanía y el mismo caballero que la acompañaba en la citada velada. Era obvio que el asiento del copiloto estaba reservado a propósito para que lo ocupara ella. El italiano le abrió la puerta del vehículo con un gesto galante y la besó en la comisura derecha de sus finos labios. Un sencillo toque de sensualidad que provocó que una suave corriente de placer atravesara su cuerpo. El recuerdo de la imagen de aquel amante de potencia desmedida, desnudo, la turbó. Las escenas de los labios del hombre recorriendo al completo su extensión anatómica bombearon su cerebro durante el corto trayecto hasta el restaurante. Un tiempo en el que ella permaneció pensativa y silenciosa, mientras un brote de calor la abrasaba por dentro y el resto del grupo hablaba de nimiedades.

    El automóvil se paró en la puerta de un coqueto restaurante francés que Katty ya conocía, situado en el extremo norte de su barrio. El italiano dejó las llaves al aparcacoches y, una vez en el interior del local, una amable señorita los acompañó hasta la mesa reservada. Nada más tomar asiento, su acompañante se fijó en los tacones de vértigo que llevaba Katty y bromeó sobre si podría resistir el baile posterior o tendría él que prestarle sus deportivas de marca, como ocurriera la noche en que se conocieron.

    En esta ocasión, sin embargo, fue distinto. Cenaron en medio de una tertulia trivial sobre trabajos y negocios y se despidieron en la puerta del restaurante. Parecía que todos tenían claro que había llegado el momento de dividirse en parejas y disfrutar de la intimidad. Estefanía tomó un taxi junto a su acompañante y Katty volvió a ocupar el asiento del copiloto del automóvil rojo del italiano para un trayecto bastante corto. Tres manzanas después del restaurante, el vehículo tomó la calle de la derecha y aparcó nada más pasar la esquina. Se apearon en la puerta de una especie de mansión señorial con aspecto de recién restaurada.

    -Espero que te guste mi hotel. Lo he descubierto en este viaje y estoy encantado, le dijo el galán mientras entregaba las llaves del coche al ujier ataviado a la usanza que salió a recibirlos y les abrió la puerta de entrada con una ligera inclinaciòn de cabeza.

   -Seguro que sí, le contestó Katty, sonriendo con un gesto complacido. Por fuera tiene un aspecto estupendo, precisó.

    Se trataba de un íntimo y lujoso establecimiento hotelero de cinco estrellas, con pocas habitaciones aunque, a juzgar por la muestra, espectaculares. Nada más entrar en la suite, él le pidió que se dieran un baño y Katty, embobada con la visión del inmenso jacuzzi, no dudó en aceptar. El italiano abrió el grifo y ella se dispuso a escoger sales y espuma de un cesto lleno de frascos pequeños de diversas clases y aromas. Se desnudaron y se sumergieron en aguas que olían a flores. Cruzaron pocas palabras y muchos besos. Besos que no empezaron en la boca, sino en los pies. Sentados uno frente al otro, con la espuma que cubría sus cuerpos y solo dejaba al aire sus caras, el italiano tomó el pie derecho de Katty, mordisqueó su dedo pulgar y chupó con delirio cada dedo, mientras ella gemía suavemente y se rendía al disfrute de una sensualidad plena...

                                                                                                 RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
29 octubre 2012 1 29 /10 /octubre /2012 17:44

     ...La agarró por las nalgas y la sentó sobre la punta de su tremenda herramienta en erección...

    Una fina lluvia calaba las calles del centro de Madrid en una noche bulliciosa y festiva. Emi Abbott paseaba abrazada a su amante El Polaco. Las gotas de agua que caían incesantes del cielo gris traspasaban las ropas y mojaban la piel, pero Emi no tenía frío. Ni las inclemencias climáticas, ni los gritos de la muchedumbre que se agolpaba en las puertas de las discotecas de moda ni el hambre que empezaba a hacer acto de presencia perturbaban el estado de plenitud que envolvía su ser entero cuando tenía a su hombre cerca. PASIÓN ANIMAL

    Caminaron bajo la lluvia y sin rumbo cierto durante un buen rato. Emi lo miraba embelesada mientras lo escuchaba atentamente. Él le hablaba de su vida monótona en Varsovia, de las estrecheces por las que atravesaba su negocio de antigüedades y de la falta de alicientes al levantarse cada mañana. Se lamentaba por su soledad y por la ausencia de ilusiones en su deambular en este mundo. Le confesaba que la muerte lo había visitado y que se dejó arrastrar por ella, hasta cruzar a su lado la inmensa integridad del firmamento con la velocidad de un fotón. 

                      buena-foto-diablillo.jpg

   Emi parpadeaba confusa y él se agachaba para besar con ternura la piel suave que rodeaba sus ojos claros. La estrechaba aún más contra su pecho y ella se estremecía y se refugiaba bajo su hombro. El Polaco seguía hablando y le explicaba que la muerte consintió en dejarlo volver a la Tierra con la condición de que saboreara la vida junto a ella. Y que, desde los confines del Universo, había vuelto para decírselo y con la intención de que no se separaran nunca jamás.

    Se abrazaron con fuerza y tomaron un taxi. Emi se recostó sobre su pecho y cerró los ojos. Cuando llegaron al hotel, El Polaco la cogió en brazos y cargó con ella hasta entrar en la habitación. Cerró la puerta y la depositó cuidadosamente sobre la cama mientras se desnudaba. A continuación se dispuso a hacer lo mismo con Emi. Desabrochó su camisa blanca, dejó al aire sus pequeños e indefensos pechos y achuchó los pezones entre sus labios, primero uno y luego el otro, hasta que iniciaron un placentero despertar. Emi gimió y se incorporó en la cama. El Polaco le quitó los calcetines y las botas y mordisqueó los dedos pulgares de sus pies. Emi sintió un suave calambre que atravesaba su ser al completo y estallaba en su cerebro. El hombre retiró las bragas de encaje rojo y palpó su clítoris mojado. Le susurró al oído cuánto le gustaba que lo recibiera con esa predisposición. Emi le dedicó una tímida sonrisa y le rodeó el cuello con sus brazos. El Polaco se levantó con ella colgando de su cuello, la agarró por las nalgas y la sentó sobre la punta de su tremenda herramienta en erección. La introdujo lentamente y empezó a moverse dentro de ella. Vaivenes suaves que cobraban fuerza y se hacían rápidos e intensos. Presionaba los muslos con sus grandes manos para alcanzar su interior más recóndito y la embestía una y otra vez, con una potencia implacable. Y Emi, apretando las piernas que cruzaban la espalda de su amante, se abría y dejaba que la penetrara hasta el fondo. Empujones, jadeos y el sudor surcándoles la frente y derramándose por sus rostros...

    Un gemido agudo salió de la garganta de Emi y su cuerpo se volvió rígido al llegar al clímax. El Polaco siguió empujando, ambos se desplomaron sobre la cama y él estalló de júbilo. Emi sintió su peso aplastándola contra el colchón y supo que era suya. Tuvo claro que no encontraría a nadie en el mundo con la capacidad que tenía ese hombre para hacerla disfrutar y se deleitó con el gesto de placer que quedó dibujado en su rostro inmóvil...

    Emi Abbott abrió los ojos y despertó a otra realidad. Estaba sola, recostada en el asiento trasero de un taxi parado en la calle. Miró por la ventanilla y divisó el portal de su casa y a un hombre fumando que no era El Polaco, sino el taxista. Abrió la puerta y se apeó del coche. Finas gotas de lluvia mojaron su rostro somnoliento

   -Buenas noches, señora. Veo que se ha despertado. Como se habrá dado cuenta, hemos llegado. No quise molestarla y me puse a fumar para hacer tiempo, le indicó el taxista.

    Ella le pagó, le dio las gracias y se puso a rebuscar las llaves de su casa en el fondo del bolso. Abrió y se refugió en el interior del portal de su edificio, oscuro y vacío a esas horas de la noche. Se sentó en el primer peldaño de la escalera, clavó los codos en sus rodillas y escondió la cabeza entre sus brazos. Pensó en El Polaco y dos gruesas lágrimas surcaron sus mejillas y cayeron al suelo dibujando un círculo impreciso. El agua se derramó de sus ojos hasta dejarlos secos y Emi se puso en pie con la certeza de que a nadie en el mundo podría amar con esa intensidad que pertenecía a El Polaco en exclusiva.

                                                                                                                 RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos