Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
9 abril 2013 2 09 /04 /abril /2013 16:12

      ...La penetró hasta hacerla cabalgar cual amazona pletórica, calmando el vehemente deseo que los había arrastrado hasta allí...

     Eran más de las 8 de la mañana, razón por la que Emi decidió telefonear a su hija para avisarla de que llegaba acompañada por un desconocido: El Montañero, sin otro motivo que el IMPETUOSO DESEO de ser acariciada que brotaba de cada uno de los poros de su piel.

    El taxi alcanzó su destino, aparcó y El Montañero pagó mientras Emi rebuscaba las llaves en el fondo de su enorme bolso, lleno habitualmente de fruslerías. Se bajaron, ella abrió la puerta del edificio y señaló hacia el ascensor con un gesto. Accedieron a su interior, Emi pulsó el botón del séptimo piso y él la atrajo hacia sí de forma súbita. La subió a sus caderas, sujetándole el trasero con ambas manos y situando la boca en el canal de los pechos. Ella se desabrochó la camisa, levantó el sostén y dejó al aire sus pequeñas y prominentes protuberancias. Y aquel hombre moreno de dura musculatura, entre indio y gitano, mordisqueaba los montículos y lamía sus cumbres. Los gemidos femeninos silenciaban el sonido de la máquina elevándose.

     Al pararse en la séptima planta, justo frente a la puerta del amplio piso donde Emi reside junto a sus dos hijas adolescentes, El Montañero la empotró entre las paredes del estrecho ascensor y la besaba con ardor al tiempo que hincaba con fuerza en su pubis el esplendor de su virilidad enhiesta. Ella se estremecía de placer solo con pensar en la fogosa aventura que ya empezaba a disfrutar.

                 emi-quechua-valida.jpg

     Abrió la puerta de la vivienda y entraron con sigilo. Al llegar al salón, el hombre se detuvo para decirle: “¡qué vistas más bonitas!”

    Le hizo gracia el comentario. El amanecer entraba a raudales por la cristalera de la estancia. De allí se fueron a la cama. Cuando él se estaba desnudando, su compañera ya se había refugiado bajo el edredón del lecho.

     -¿Me lo quito todo?, dijo El Montañero.

     -Lo que tú quieras, le contestó Emi.

     La visión del falo brillante y oscuro le despertó un deseo que toda mujer ha experimentado alguna vez: el de sentir un instrumento de semejante calibre penetrando su boca hasta las profundidades más hondas. Desde los tiempos del DESPERTAR SEXUAL DE EMI ABBOTT, estaba acostumbrada a hacer inmensamente feliz a El Polaco con la práctica de la felación. Dotada de una garganta adiestrada para tales proezas, tuvo claras sus ganas de provocar un gozo similar en aquel moreno agitanado de ojos verdes que la había acompañado durante gran parte de la noche.

    Sin embargo, no le resultó posible: no supo relajarse ni concentrarse para conseguir que sus músculos dejaran paso a tamaño invitado. A su propietario no pareció molestarle el tropiezo. Agarró a Emi, se tumbó en la ancha cama, la colocó sobre su cuerpo y la achuchó contra su pecho. La besó en los labios y pellizcó sus mejillas al tiempo que pronunciaba estas palabras: yo sí voy a darte lo que tú quieres, todo será para ti.

    En esa postura, ella sobre él, la penetró hasta hacerla cabalgar cual amazona pletórica, calmando el vehemente deseo que los había arrastrado hasta allí. Emi gozó en silencio para que no la oyeran sus hijas. Como amplificadores, los gritos y gemidos reprimidos en su garganta multiplicaban las vibraciones de su cuerpo sobre la poderosa herramienta que no perdía su vigor.

     Las horas pasadas podrían contar la historia del árbol que se hundía en la tierra húmeda y salía de ella hasta hacerla florecer como una radiante primavera. La lluvia cayó sobre el prado y el sol desapareció tras un tierno beso de despedida...

    Cuando Emi salió de la habitación, un rato después de que su amante se marchara, la menor de sus hijas la esperaba en el salón.

     -¿Qué tal con tu amigo, mamá? ¿Cuándo lo has conocido? ¿Volverás a verlo? ¿A qué se dedica?, preguntaba incesante la joven con gesto sonriente y tono entre sorprendido y atolondrado.

     -Muy bien. Es montañero y así lo llamo. Lo he conocido esta noche y no sé si volveré a verlo. ¿Algo más?, inquirió Emi con una sonrisa pícara.

      -No. bueno, sí. Ese chico es quechua. Por tanto, su nombre debería ser El Quechua, ¿no crees?

       -¿Por qué lo dices?

       -Porque lo ponía en su sudadera, me he fijado bien cuando salió. Y además, tiene cara de eso, de quechua, ¿o no?

       -Así es. El Quechua, repitió Emi varias veces mientras se dirigía a la cocina.

       En los días sucesivos, tal como solía hacer con los amantes que le dejaban huella, Emi lo buscó en la calle y en los bares, en el mundo real y en el universo digital...

                                                                                                                                                                      RoCastrillo

Compartir este post

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Comentarios

malignero 05/22/2013 14:15

Me encanta este relato amiga lo mejor el dialogo con la hija je je cual madre la pregunta quien, cuando, donde, a que se dedica.........Emi se lo "monta" bien .....jajajaja ya he vuelto a
engancharme.

El Armario 04/16/2013 20:03

ya te seguimos y además hemos publicado nuestro segundo relato!!!! échale un vistazo...esperamos con ansia tu proxima publicación!!

abremeloya 05/18/2013 13:02



Gracias!!!


Ya tenéis un nuevo relato erótico: pasión repentina. Disculpad por no haber respondido antes a este comentario, pero he andado liadísima. Un abrazo



EL Armario 04/09/2013 17:51

Ardiente historia la del montañero.:) Nosotros acabamos de empezar nuestra andadura en el mundo de los relatos...Disfrútalo :)

http://ow.ly/jTEEb

abremeloya 04/11/2013 19:26



Celebro que os haya gustado y os invito a seguir los relatos eróticos de Abremelo Ya. Voy a mirar los vuestros y os cuento. Gracias por el comentario ;-)



Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos