Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
6 enero 2012 5 06 /01 /enero /2012 17:30

 

 

    "...Sintió cómo su pulso se aceleraba y escuchó a su corazón latir con fuerza..."

    Aquella mañana fría y gris del invierno madrileño, víspera de la Cabalgata de Reyes, Wynie Smith dejó a su hijo en casa con unos amigos y se fue a hacer la compra al Carrefour. Vestía unos sencillos pantalones tejanos y un jersey blanco de cuello vuelto. No se había maquillado y su rostro mostraba aún la piel escamada y seca bajo sus labios... El vestigio de los besos de Ése  EL ANSIA DEL AMOR PROHIBIDO Y ESQUIVO . Había poca gente y decidió esperar su turno en el puesto de pescado fresco. Mientras examinaba las doradas cuidadosamente expuestas, se dio cuenta de que un apuesto joven la examinaba a ella. Miró de reojo y se topó con unos ojos casi transparentes y unos labios sensuales que la obsequiaban con su provocadora sonrisa. No le dio mayor importancia, compró el pescado y se encaminó a la estantería de los lácteos. Se agachó para coger unas cajas de leche y sintió el contacto de una mano en su hombro derecho. Giró la cabeza y se topó con el rostro sonriente del joven.

Eros.jpg

-¡Hola!, exclamó él. ¿Estás bien?

-Sí, claro. ¿Y tú?, le contestó.

-Sí, estoy bien. Pero estaría mejor a solas contigo.

-¡No me digas!

-Sí. Te lo digo porque lo siento. Eres la mujer más hermosa que pisa este supermercado.

-¡Venga ya!

-En serio. Te he visto varias veces aquí y siempre me fijo en ti. ¿No te habías dado cuenta?

-No. Vengo a hacer la compra, no a ligar.

-Yo también, pero me cruzo contigo y solo puedo pensar en besarte.

-¿En serio? ¿No te parece que eres demasiado joven para mi?, le preguntó ella en tono sarcástico.

-Se que eres mayor que yo, por supuesto. No me importa. ¿A ti sí?

-No, supongo que no.

     Al oír estas palabras, el cazador se lanzó a la carga.

-Acompáñame a mi casa. Ahora no hay nadie y me encantaría estar a solas contigo.

-Vas muy rápido, ¿no te parece?

-No. Quiero estar contigo. ¿Por qué tengo que esperar?

-Porque yo no me voy a casa de un cualquiera que acabo de conocer.

-¿Crees que yo soy un cualquiera? ¿Es que ves por ahí a muchos tipos como yo? ¿Tú me has mirado bien?, le preguntó al tiempo que su gesto denotaba la confianza de quien se siente dotado de un físico espectacular.

-De acuerdo. Eres muy guapo, sí. ¿Y qué? ¿Crees que vas a conquistarme solo por eso?

  El joven acarició el rostro de Wynie y sus dedos rozaron con delicadeza la piel resquebrajada bajo el labio inferior.

-Voy a cuidarte mejor que el bruto que te ha dejado la cara así.

-No hay ningún bruto. Tengo la piel muy sensible y se me ha quemado por el frío y el viento.

    Él se agachó y besó las comisuras de sus labios. Acercó su boca al oído de ella y, en un tono casi imperceptible, le dijo “te deseo”. Wynie se sonrojó. Estaba nerviosa y empezó a coger yogures de varias clases y a meterlos en la cesta de la compra. Seguidamente, sin mirarlo ni pronunciar palabra alguna, se dirigió a la zona de embutidos. Su admirador la siguió.

-Sé que te gusto y voy a seguirte, a no ser que me pidas que me vaya.

     Ella siguió callada. Parecía haber enmudecido. Terminó de hacer la compra y se colocó en la fila de una de las cajas. El muchacho seguía a su lado y no compró nada. Mientras Wynie pagaba los artículos adquiridos, él se alejó unos pasos, cogió una bolsa de naranjas y una barra de pan y volvió a su lado. Salieron a la calle. Él le insistía en que lo acompañara a su casa. Al comprobar que Wynie persistía en su negativa,.le pidió el número de teléfono.

     Lo miró fijamente. El rostro anguloso, los ojos tan claros que parecían transparentes, la nariz grande y bonita y aquellos labios rojos y sugerentes la turbaron. “Una oportunidad así no se presenta todos los días”, pensó mientras recitaba el número de un tirón. Tras cerciorarse de que lo había tomado bien, el muchacho soltó el pan y la bolsa de naranjas en el delantero de un coche aparcado junto a ellos y la abrazó. Wynie sintió cómo su pulso se aceleraba y escuchó a su corazón latir con fuerza. Entonces vio al chico convertido en hombre y tuvo claro que algún día iba a dejar que la hiciera suya. Tembló, le guiñó el ojo derecho y apresuró el paso calle abajo, arrastrando la cesta de la compra, en dirección a su casa. Sintió su voz llamándola pero no volvió la cara. Aligeró su caminar. No quería pensar en él y se concentró en el ruido de las ruedas de la cesta de la compra rozando el asfalto.

                                                                                                            RoCastrillo

 

Compartir este post

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Comentarios

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos