Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
22 diciembre 2011 4 22 /12 /diciembre /2011 15:06

 

  ...La agarró con fuerza por ambos brazos, la estrechó contra su pecho y la besó con una pasión inusitada...

    Wynie volvió a ver a Ése mucho antes de lo que hubiera imaginado. No hubo llamadas ni mensajes. Solo un encuentro en El Maligno que no fue tan casual como ella creía. Justo dos semanas después de conocerlo llegó con sus amigas al citado club y lo vio nada más entrar, apostado al lado de la puerta, como si estuviera esperándola.

                                           mariposas-en-el-estomago.jpg

    -No pensaba verte tan pronto, le dijo a modo de saludo.

    -Yo a ti sí. De hecho, he venido a buscarte, contestó él sonriendo y con la mirada perdida en las esbeltas piernas femeninas. Estás muy guapa con esa minifalda, la piropeó al oído.

    -¿Vas a contarme por qué sabías que iba a venir esta noche? ¿Eres vidente, o quizás un detective que ha seguido cada uno de mis pasos?

    -Ninguna de las dos cosas. Tú misma me dijiste que solo salías una semana de cada dos, porque la otra estabas con tu hijo.

    -Sí, ya, contestó ella, satisfecha de que su amante hubiera recordado aquel hecho en teoría banal y decidiera actuar en consecuencia. ¿Tú de qué vas?, le espetó en tono descarado. Primero huyes de mi casa como la Cenicienta y luego dices que vienes a buscarme. ¿Pretendes confundirme, o la noche me confunde?

    Ése sonrió sin contestar. La agarró por la cintura y pretendió besarla. Wynie se deshizo de sus brazos y alejó sus mejillas del rostro masculino con un giro brusco de cabeza.

    -Ahora me confundes tú a mi. Creía que te gustaban mis besos.

   -Tanto como a ti los míos. Pero si quieres volver a probarlos, tendrás que explicarme por qué me dejaste plantada.

    -Perdóname. Lo siento, se disculpó el hombre.

    -No me da la gana. No creo en el perdón y, mucho menos, para practicarlo con un tipo que me dejó plantada. Si no me lo aclaras, adiós. Me voy con mis amigas. Te veo falto de inteligencia emocional, querido follador, le soltó al tiempo que lo provocaba con una mirada lasciva y la punta de la lengua paseándose por sus labios pintados de rojo fuego.

   -Ven aquí. Quédate conmigo, le contestó él mientras agarraba su brazo y la llevaba en dirección a los baños. Ahora te lo cuento todo, de verdad.

    -Empieza, le ordenó ella parándose en seco e intentando que la soltara.

   -Me esperaban en casa. Mi esposa y mi hija, aclaró, y Wynie sintió que una catarata de ladrillos se desplomaba sobre su cabeza. Le lanzó una mirada de “eres lo peor”y volvió la espalda con la intención de encaminarse al salón. Ése lo impidió. La agarró con fuerza por ambos brazos, la estrechó contra su pecho y la besó con una pasión inusitada. Ella no supo, ni pudo ni quiso negarse. Se entregó sumisa a aquellos besos ardientes. Al unísono, una colonia de mariposas surcaba su estómago y se humedecían sus labios interiores... Se dejó arrastrar por aquel beso interminable ajena al numeroso público que contemplaba la escena y al mundo entero que dejó de existir en esos momentos. El tiempo se estiró como un chicle y los abalanzó hasta la puerta de salida, prolongó la unión de sus labios por varias calles del centro de la ciudad e inundó de deseo cada rincón de la casa de Wynie. La razón abandonó su mente y entregó su cuerpo al placer de las manos masculinas que lo surcaban, al fuego del miembro erecto que se introducía en las viscosidades de su interior abierto en canal y a los latidos de corazones excitados que rompían el silencio de la noche. Se amaron con fuerza y sin palabras, y el día sorprendió sus cuerpos sudorosos y pegados. Un reloj situado sobre la mesilla de noche rompió el encantamiento. Ése lo miró y la realidad se convirtió en agua helada derramándose por toda la extensión anatómica de Wynie. Un escalofrío recorrió su ser y expulsó cuatro letras de sus labios. “Vete”.

    -¿Por qué quieres que me vaya? ¿Me estás echando?

    -No. Eres tú quien ha mirado la hora. Me has recordado que otra te está esperando y no lo soporto. El hombre que me ame, mientras esté a mi lado, tiene que entregarse al cien por cien.

    -Yo me entrego. Ven aquí. Déjame amarte otra vez.

    Y Wynie, la racional, la cerebral, la que enseñaba a sus amigas a doblegar los impulsos del corazón, no fue capaz de aplicarse su propia medicina y se dejó llevar por el precipicio de pasiones al que Ése la arrastró. Porque la razón se tornaba polvo cuando lo sentía dentro de su cuerpo y el paraíso se mostraba ante sus sentidos en su inmensidad más intensa...

                                                                                                                       RoCastrillo

Compartir este post

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Comentarios

far 12/24/2011 18:10

guau¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

abremeloya 12/27/2011 23:34



A que es fuerte? Eso es lo que pasa por irse con hombres casados, que es un lío muy gordo.



Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos