Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
28 agosto 2012 2 28 /08 /agosto /2012 17:22

  "La hoguera se hizo a conciencia, por alguien que sabía lo que hacía"

  Conforme se van conociendo nuevos datos sobre los dos informes científicos que corroboran que los restos hallados entre las cenizas de una hoguera encendida por José Bretón en la finca Las Quemadillas, propiedad de su familia, pertenecen a dos niños de seis y dos años, aumentan la estupefacción y el horror entre la opinión pública y el duelo profundo de Ruth Ortiz y la familia materna de los pequeños asesinados, según todos los indicios, con premeditación y alevosía por el hombre que les dio la vida.

asesinoabogado-asesino.jpg

El presunto asesino José Bretón, a la izquierda, y su abogado defensor, José María Sánchez Puerta (a la derecha)

    Parece fuera de toda duda que el presunto criminal -digo presunto porque aún no ha sido juzgado- no quemó los cadáveres de sus hijos en una hoguera común sino que, como adelantaba ayer Abremeloya, RUTH ORTIZ, EL LUNES MÁS NEGRO fabricó una especie de crematorio para que los restos ardieran a temperaturas tan altas que resultara imposible encontrar el ADN que pudiera identificar a los pequeños. “La hoguera se hizo a conciencia, por alguien que sabía lo que hacía”, precisa textualmente el informe del prestigioso forense vasco Francisco Etxeberría. El mismo informe corrobora que en la hoguera se registraron temperaturas de 800 grados, lo que indica que el criminal consiguió sus malévolos propósitos. No obstante, existe la posibilidad de hallar ADN en alguna de las 9 piezas dentales encontradas entre las cenizas. Eso es lo que trata de averiguar ahora, a instancia de la policía científica, el doctor Ángel Carracedo, considerado el mayor experto a nivel mundial en genética forense. No obstante, y en caso de que resultara imposible encontrar restos de ADN, José Bretón puede ser imputado por el asesinato de sus hijos, según coinciden en señalar diversas fuentes policiales y judiciales. El tesón de una madre, Ruth Ortiz, quien solicitó y pagó el informe del forense Exteberría, ha mandado al garete las coartadas fabricadas por un asesino cruel y despiadado.

   Pese a la evidencia de las pruebas, José Bretón no se ha derrumbado. Más bien al contrario: haciendo gala de una sangre fría fuera de todo límite, se ha atrevido a declarar que “es una aberración que se diga que sus hijos han sido quemados en una hoguera”. No creo que ningún ciudadano de bien de pábulo a estas declaraciones. Precisamente, la mayor aberración de este caso es que un padre mate a sus propios hijos, dos niños inocentes e indefensos, y fabrique un crematorio para quemar sus restos y hacer desaparecer cualquier huella que pudiera imputarlo en el espantoso crimen. Y la segunda aberración, desde mi punto de vista, es que semejante criminal haya encontrado a un abogado que, aún después de quedar demostrado que los restos hallados en la finca pertenecen a dos menores de seis y dos años -la edad de los pequeños Ruth y José- siga empeñado en defenderlo. Hoy mismo, José María Sánchez Puerta ha insistido en que “pase lo que pase” seguirá con su cliente hasta el final. Pues siga, señor Puerta, y busque la forma de acallar las voces de su conciencia cuando le griten, si es que lo hacen, que está defendiendo a un asesino de niños.

    Cuando se demuestre de forma fehaciente -lo cual puede ocurrir en breve- que los restos encontrados pertenecen a los pequeños Ruth y José, al padre asesino podrían caerle más de 40 años de cárcel. Lo deseable sería que los cumpliera de forma íntegra y nunca pudiera volver a sentirse un hombre libre. Su condena serviría para que otros padres maltratadores desistieran de hacer lo mismo: matar a sus hijos con la única intención de vengarse de la mujer que los ha abandonado, en la mayoría de los casos después de sufrir un infierno de palizas y vejaciones.

   Desgraciadamente, el caso de Ruth y José no es el único. Otros tres niños han sido asesinados por sus padres o parejas de sus madres en 2012, lo que ha llevado a varias asociaciones a insistir en la petición de que los hombres que maltraten a sus parejas no puedan visitar ni ver a los niños. Una solicitud que el poder legislativo debería tener en cuenta. Un hombre que pega a su mujer no puede aportar nada bueno ni positivo a los niños, y esa lógica es tan aplastante que debería prevalecer sobre cualquier derecho derivado de la propia condición de padre.

                                                                                                                            RoCastrillo

Compartir este post

Repost 0
Published by abremeloya
Comenta este artículo

Comentarios

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos