Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
19 diciembre 2011 1 19 /12 /diciembre /2011 14:33

    Llamada inesperada seguida de noche apasionada

    Pasaban los minutos, las horas, los días y los meses... Y el agua surcaba la blanca piel del rostro de Katty como una catarata sin rumbo, un tren descarriado que había perdido el norte y no conocía el camino para llegar a su destino. Cuando se va, el amor deja un vacío que huele a tarde lluviosa de invierno, sabe a ácido y se siente como un enjambre del alfileres clavados en cada poro de la piel. Acomodada en una confortable chaise longue, Katty Lloyd recorría con su mirada azul cada rincón de su apartamento de niña bien del barrio de Salamanca y no acertaba a comprender tanta melancolía ni a explicarse a sí misma el sentimiento de pérdida y de vacío que la invadía por completo. Otra vez sufriendo por amor... Después de haberse jurado que no volvería a ocurrirle. De creer que había tocado fondo cuando sufría por el que creyó el hombre de su vida, el padre de su hijo, y vio derrumbarse como un frágil castillo de arena de la playa el proyecto de vida que había creado junto a él. Y ahora, tres años después de la ruptura, maldecía haberse enamorado hasta el tuétano de un extranjero que la había camelado para llevársela a la cama. Un tipo que no la amaba porque ya tenía a otra, y a ella le dejaba las sobras...

                                               ave-fenix.png

   Ensimismada en sus pensares estaba cuando el sonido del teléfono la catapultó a la realidad de cada día. Miró la pantalla de su IPhone y vio el número de la directora de una de las agencias de modelos con la que colaboraba habitualmente. No dudó un instante en atenderla y dejó escapar de sus labios un sonriente ¡Hola! Para su sorpresa, no se trataba de una llamada de trabajo, sino de ocio. Su interlocutora la invitaba, esa misma noche, a cenar y a tomar unas copas con unos amigos italianos que estaban en Madrid de viaje de negocios. En principio, se negó, pero no fue necesario que le insistieran mucho para aceptar. “¡Vamos, nena, a disfrutar!”, se repetía a sí misma mientras buscaba en el armario de su dormitorio un vestido que combinara con las sandalias que había comprado un día antes, planas y con tiras adornadas de lentejuelas de colores. Sandalias que, por cierto, dieron mucho juego... Sigue leyendo y sabrás por qué.

    Estefanía, la directora de su agencia, la recogió en un taxi varias horas después. El vehículo las dejó en la puerta de un coqueto restaurante del norte de Madrid. En la mesa reservada para la ocasión, un par de atractivos caballeros se levantaba amablemente para agasajarlas con una cordial bienvenida y una colección de amables piropos. Durante el transcurso de la copiosa cena, Katty constató que uno de ellos no le quitaba el ojo del escote de su ceñido vestido negro. A ella, en principio, el tipo no le gustaba... O mejor dicho, no le caía bien. Hablaba sin parar de negocios y de complicadas inversiones en obras de arte y otros objetos de valor. Una conversación que, además de no interesarle, la aburría soberanamente. Pero la primera impresión no es siempre la válida, y Katty cambió de parecer conforme avanzaba la noche. Después de cenar y tomar varias copas se dirigieron a una discoteca y ella, con los pies reventados a causa de sus sandalias nuevas, buscó un asiento donde acomodarse un rato y se negó a bailar. Fue entonces cuando el italiano, en un gesto que resultó decisivo para llevársela al huerto, despojó sus pies doloridos de las incómodas sandalias, los acarició suavemente y los calzó con las deportivas de marca que llevaba puestas. A Katty le entró un ataque de risa cuando vio que el galán intentaba ponerse sus sandalias de lentejuelas... Y a partir de aquel gesto, todo salió rodado... El caballero le propuso terminar la velada en su hotel... Un cinco estrellas que, casualmente, se encontraba en su barrio.

   Y Katty, como el Ave Fénix, resurgió de sus cenizas en los brazos de aquel desconocido que besaba apasionadamente cada centímetro de su piel temblorosa. Atrás quedaron las lágrimas derramadas y los sinsabores de un amor marchito. La visión del cuerpo musculoso y la tremenda herramienta enhiesta de su acompañante abrieron en canal su mente y todo lo demás... Se entregó por completo al placer del sexo... La potencia desmedida de su amante la hizo gozar sin remilgos ni cortapisas, vacía su cabeza de extraños pensamientos y su ser al completo pletórico de un placer vibrante y duradero.

     Unas horas de sexo ardiente y sin tapujos. Un desayuno que le supo a gloria en una lujosa habitación de hotel. Y una despedida sin ápice de amargura. El caballero le pidió su número de teléfono y Katty se lo dio. Henchida de gozo y vacía de culpa, no quería pensar en nada...

                                                                                                                         RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
17 diciembre 2011 6 17 /12 /diciembre /2011 17:03

 

     CENA DE SÁBADO RESUELTA CON UNA RECETA SENCILLA Y EXQUISITA

     Si tenéis invitados a comer o a cenar y estáis faltos de inspiración, os recomiendo un plato tan típico y sabroso como la tortilla de patatas. La he preparado hoy sábado para mi hijo y su amigo y... ¡han rebañado los platos! Pero no creáis que se trata de una tortilla al uso. Ésta que os propongo guarda en su interior un pequeño secreto que la hace más jugosa, tiene un sencillo truco que es el causante de su gran volumen y sabe exquisita si se acompaña de una mayonesa casera muy suave y fácil de hacer. A quienes tengan la suerte de estar acompañadas de pareja, amante o amigo especial les propongo una tarea para el susodicho: pelar las patatas y la cebolla y cortarlas en trozos pequeños. En caso de que proteste o se haga el remolón, decidle que hay premio si cumple bien con el encargo (supongo que sabéis a qué premio me refiero, ja, ja...)

HNI_0043.JPGHNI_0055.JPG   

     INGREDIENTES

     Para la tortilla:3 patatas de tamaño mediano, un calabacín pequeño, media cebolla, 4 o 5 huevos, sal y aceite de oliva.

     Para la mayonesa: 1 huevo, una cucharada pequeña de zumo de limón, un vaso de aceite de girasol y una pizca de sal.

     ELABORACIÓN

     La tortilla: Se pelan las patatas, la cebolla y el calabacín y se cortan en trozos pequeños. (No importa qué forma tengan porque no se van a ver). Seguidamente, se pone al fuego una sartén anti adherente y honda y se llena de aceite de oliva hasta la mitad. Cuando el aceite esté caliente se fríen en él las patatas y se reservan. (Aconsejo que no las dejéis mucho tiempo ni que esperéis a que se frían del todo porque en ese caso quedarán algo duras). Es mejor que las retiréis del fuego cuando estén tiernas y empiecen a dorarse. A continuación, y en el mismo aceite, se fríen la cebolla y el calabacin y se reservan. Se baten los huevos en una fuente o cacerola honda y se añaden las patatas, la cebolla, el calabacín y sal a gusto. El siguiente paso consiste en mezclar muy bien estos ingredientes con los huevos, triturarlo todo con un tenedor y formar una masa. Cuando esté lista, vaciar el aceite de la sartén y volver a ponerla al fuego. Echar la masa que teníamos preparada y extenderla por todo el recipiente, tapar la sartén y dejar el fuego al mínimo durante 5 minutos aproximadamente. Aquí está el truco al que me refería: la tortilla crece y su volumen aumenta porque está tapada. Con la ayuda de una tapa o un plato grande y llano, darle la vuelta y mantenerla tapada otros cinco minutos a fuego mínimo. Retirar, colocar en un plato, y... ¡a disfrutar!

      Ya os he desvelado el truco de esta tortilla pero, ¿cuál es el secreto? No se trata de ningún complicado jeroglífico. Es, simplemente, el calabacin, responsable del jugo que caracteriza a la tortilla. Lo gracioso del asunto es que vuestros invitados notarán el jugo pero no conseguirán descubrir a qué se debe.

     La mayonesa: Poner en el vaso de la batidora un huevo, una pizca de sal, un vaso de aceite de girasol y una cucharada pequeña de zumo de limón. Batir hasta que la mayonesa adquiera consistencia. El truco para que no se corte es, simplemente, no mover el brazo de la batidora mientras está trabajando. Os aseguro que el sabor de esta mayonesa casera y de facilísima preparación no tiene nada que ver con la que venden hecha.

     Os deseo mucho éxito con esta tortilla especial. Yo triunfo cada vez que la preparo. ¡Incluso cuando estoy estresada me sale buenísima! Mañana domingo descanso, pero el lunes, sin falta, tendréis otra nueva aventura de Emi, Katty, Olivia y Wynie. Besos a tod@s y feliz finde,

 

                                                                                                              RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
16 diciembre 2011 5 16 /12 /diciembre /2011 21:08

       "....Emi se hacía el amor a sí misma, prisionera en su alcoba de las palabras que el polaco le dedicaba..."

   El fuego que brotaba entre el polaco y Emi Abbott nada más rozarse y la pasión desenfrenada que envolvía sus encuentros se volvieron crepúsculo con el acontecer de los días. Como ya os conté en una entrega anterior de ABREMELOYA EL DESPERTAR SEXUAL DE EMI ABBOTT , ninguno de los dos podía -o quería- bajar la intensidad del ímpetu que los arrastraba hasta la inconsciencia desde el inicio de cada una de sus citas, en la terminal de llegadas del aeropuerto de Barajas, Madrid. Nadie, ni siquiera ellos mismos, pensó nunca que ese fuego -como todos- terminaría apagándose... Sin embargo, no tuvo que pasar mucho tiempo para que así ocurriera.

                                              363px-Man_and_Woman.jpg                 

    No hubo terceras personas, por si alguien lo estaba pensando. No. Ocurrió, simplemente, que se les rompió el amor... de tanto usarlo. Las llamadas telefónicas de una hora diaria como minimo se fueron espaciando. En parte, porque Emi no tenía mucho tiempo libre y, para colmo de males, su amiga Wynie Smith le insistía en lo absurdo que resultaba perder varias horas al día hablando por teléfono con un hombre. Lo que Wynie no captaba es que el polaco no era un hombre al uso y Emi lo sentía aún más especial que el resto del mundo. Con 60 años, su currículum vital lucía la huella de haber sido ex todo: ex cocainómano, ex empresario, ex alhohólico, ex marido... Estaba tan cansado de vivir que soñaba cada madrugada con deshacerse en minúsculas partículas y que cada una de ellas, cual fotones de luz, encendiera el camino que su amada habría de tomar en la vida...

     En las largas conversaciones telefónicas que sostenían se entremezclaban el fotonismo y el culo de vaso; el existencialismo con la lencería fina que Emi compraba expresamente para sus citas; el sexo tántrico y la cacharrería erótica. Juego de palabras con el que el polaco conseguía conmover a Emi a la vez que la ponía a cien y ella decidía encender el ordenador y buscar el vuelo que más rápido la llevara a sus brazos. Y cuando esos arranques se convirtieron en hábito, el mundo ajeno al hombre que rodeaba a Emi se resintió. Protestaron sus jefes, se enfadó su madre y se quejaron sus hijas. Por no hablar de su amiga Wynie Simith, que a diario le exponía sus documentadas teorías de marisabidilla según las cuales el polaco ya había cumplido su cometido en la vida de Emi y mantener esa relación carecía de sentido. Lo cierto es que las citas de ambos se fueron distanciando sin que el fuego que los quemaba se resistiera a apagarse. El sexo por teléfono suplió a los encuentros carnales y Emi pasó de encerrarse con él en una habitación de hotel a pasar noches enteras prisionera, en su propia alcoba, de las ardientes palabras que su amante le dedicaba. Guiada por él, se hacía el amor a sí misma con la sensación de que era él quien se lo estaba haciendo y se introducía en su vagina húmeda un pene artificial tamaño maxi pensando que se trataba de su añorado vaso de cubata.

    Y así han estado durante el último año: viéndose muy poco y practicando el sexo en la distancia. Y la distancia terminó por apagar el fuego... Emi tenía la intención de pasar una semana a su lado estas Navidades.. Soñaba con los escasos días que faltaban para calmar su ardor, para sentir a su amado polaco dentro de su cuerpo y perpetuar al máximo el éxtasis... Aunque fuera la última vez... Aunque luego lo viera desintegrarse en miles de fotones plateados...

   Hoy mismo he recibido una llamada de Wynie Smith. Me ha contado que Emi está desesperada porque el polaco no vendrá... de momento. Al parecer, le ha pedido un tiempo de reflexión.

     -¿Y eso? El tiempo lo da el reloj, nosotras no, le he contestado.

    -Exactamente lo mismo le he dicho yo. Y además, le he añadido que el hombre que pide tiempo quiere a otra, me ha contestado Wynie.

     Y para contaros, queridos lectores, el desenlace de esta historia, he telefoneado yo misma a Emi Abbott. Afortunadamente, no la he encontrado ni deprimida ni nerviosa. Es más: me ha pedido que saliéramos a cenar la próxima semana para despedirnos antes de la Navidad. Sobre la ausencia del polaco, está convencida de que no durará mucho. Asegura que volverá y que ella lo recibirá con los brazos abiertos (y algo más, ja,ja).

                                                                                                                                         RoCastrillo

 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
15 diciembre 2011 4 15 /12 /diciembre /2011 14:59

                                   EL DESEO DE LA PRIMERA NOCHE

     Wynie se llevó a Ése a su casa y a su cama varias horas después de conocerlo en El Maligno y tras haber compartido con él unas cuantas risas, algún beso furtivo y otras cosas que no pueden contarse públicamente. Caminaron varias manzanas abrazados y besándose como posesos hasta llegar al apartamento del barrio de Los Austrias. Una vez en la intimidad, se despojaron de sus ropas mientras sus lenguas recorrían cada rincón de sus anatomías ardientes de deseo. Recostados en el sofá, follaron como leones y siguieron gozando encima de una silla, bajo las tibias aguas de la bañera y entre las sábanas estampadas de rosas que cubrían la amplia cama. Entregados de lleno a la tarea de descubrir el goce de sus cuerpos, apenas intercambiaron palabras.  


                amor.jpg    erotismo.jpg

     Solo cuando fue consciente de que el sexo junto a Ése adquiría un matiz especial, Wynie le lanzó un tímido “creo que esto se nos da demasiado bien”, y el asintió al tiempo que le dedicaba una mirada cómplice, una sonrisa ancha y un beso apasionado que ella saboreó como si se tratara del primero de su vida. No durmieron en las pocas horas que quedaban de noche... Él se despidió con los primeros rayos de sol y salió corriendo cual Cenicienta temerosa de que el Hada rompiera el encantamiento por llegar unos minutos tarde...Aquella huida sin motivo aparente le produjo a Wynie tal sensación de vacío que no pudo evitar el hecho de pedirle tímidamente una explicación del tipo “por qué tienes tanta prisa, si es sábado”. Él la tranquilizó con un beso cálido y estas palabras: “tengo unas gestiones que hacer. Descansa un rato, déjame tu número de teléfono y cuando despiertes estaré de nuevo a tu lado. Volveré, no te preocupes”.

     Escuchó el ruido de la puerta al cerrarse y tuvo la sensación de que todo lo ocurrido en esa noche mágica se había esfumado para siempre. Una extraña sensación de amargura recorrió su cuerpo e inundó las sábanas de la cama, poseídas aún por el olor especial que dejara Ése. Tuvo que repetirse a sí misma varias veces las palabras que el hombre pronunciara minutos antes de marcharse, con un convencimiento fuera de toda duda razonable “volveré, no te preocupes”, antes de ser capaz de quedarse dormida. Pasaron las horas.... Se despertó, preparó algo para comer, recogió la ropa, ordenó la casa, se fumó un cigarrillo y dejó que el tiempo siguiera consumiendo la lenta espera. El teléfono y el timbre permanecían en silencio. La noche abarcó con sus penumbras toda la extensión de aquel apartamento frío y vacío. Fue entonces cuando Wynie constató la evidencia de que Ése la había engañado. No volvió como había prometido y ni siquiera se dignó a llamarla. Indignada, dio un puñetazo en la mesa que le dejó la mano derecha dolorida durante un buen rato. Seguidamente, agarró el teléfono y marcó el número de su íntima Emi Abbott.

     -Qué pena, con lo simpático que parecía ayer cuando lo conocimos en El Maligno, indicó ésta. No me esperaba esa reacción tan rara de él. En cualquier caso no te preocupes ni pierdas más tiempo pensando en un tipejo así. El próximo día que salgas te buscas a otro y punto. Tú eres un espíritu libre y no quieres atarte a ningún hombre. De eso alardeas, ¿o no?

     -No alardeo, Emi. Es lo que siento. Y tienes razón: a Ése, que le den por el c. y que le guste. Afortunadamente, puedo tener a cualquiera que me guste cuando me de la real gana, y si vuelve o da señales de vida, que espere al final de la cola...

     Emi asintió con un sonriente “así se habla” y Wynie, más tranquila, decidió llamar también a Olivia y a Katty.

     -Los hombres, cariño, son todos iguales, le aseguró la primera. Te calientan la oreja con todo lo que quieras escuchar para conseguir su propósito y, una vez que te han llevado a cama y han saciado su deseo, cogen la puerta, se van y se olvidan de lo dicho. No puedo creerme que te sorprenda su actitud. ¿Que querías, que se quedara a vivir en tu casa?

     -No exageres, Olivia. Solo pretendía pasar el resto del finde con él...

     -Tú querías un fin de semana y a él le bastó con unas cuantas horas. El sexo por el sexo es lo que tiene, le dijo Katty Lloyd durante la tercera y última conversación telefónica que mantuvo aquella jornada... Ya sabes mi opinión al respecto: si un tipo te gusta mucho no debes irte con él la primera noche. Lo más normal es que sea un machista y piense que tú eres una cualquiera por llevártelo a la cama nada más conocerlo. Ellos siempre están dispuestos para tener sexo pero, a la hora de pensar en una mujer para algo más que un revolcón, nunca escogerán a la que consiguieron nada más conocerla.

     -Yo no creo que eso ocurra con todos los hombres, Katty. Pero si es así, tengo claro que ni uno solo merece la pena. ¿Cómo voy a perder un minuto de mi vida con un tipo que piensa mal de mi porque accedí a tener sexo con él nada más conocerlo?

    -Ni un minuto ni una hora, porque no te dará la oportunidad de hacerlo. Él ya consiguió lo que quería de ti. Y la próxima vez que le entre el calentón buscará a otra. Porque lo que tú puedes darle ya lo conoce. Así actúan, hazme caso.

     -No me da la gana, Katty. Me niego a pensar que los hombres del siglo XXI minusvaloren a una mujer o piensen mal de ella por sucumbir a sus deseos sexuales la primera noche.

   -Piensa lo que quieras, Wynie, o lo que más te convenga. Pero la realidad es la que yo te acabo de decir. Te guste o no. Lo siento.

     Wynie colgó el teléfono y lamentó que su amiga le hablara en el mismo tono que lo hubiera hecho su madre. Su enfado iba in crescendo y ya no se debía solo al plantón de Ése. Las palabras de Katty la irritaron al máximo. Se negaba a creer, y mucho menos a practicar, una virtud femenina tan antigua como la decencia. Por más que le advirtiera Katty, decidió seguir haciendo lo de siempre: tirarse a todos los tipos que le gustaran y, si alguno pensaba mal de ella por eso, que se fuera al carajo. En el fondo, estaba convencida que no todos los hombres reaccionaban como creía su amiga. Y en el caso de que Ése perteneciera a dicho grupo, tenía claro que no le resultaba interesante seguir teniendo sexo con él. Ni siquiera volverlo a ver. 

     Así lo decidió aquella noche. No obstante, los hilos que mueven el destino, como suele ocurrir, se balancearon a su antojo. Wynie se reencontró con Ése mucho antes de lo que hubiera pensado. En próximas entregas de ABREMELOYA!!! descubriréis el quid de la cuestión. ¿Volvió a la cama con él?

     Aquí os dejo, queridos lectores y lectoras, un tema para el debate. En general, ¿piensan mal los hombres de una mujer por tener sexo con ella la primera noche? Espero vuestros comentarios al final del artículo, pinchando en el epígrafe “escribir un comentario”.

     Nota: Me encantaría recibir muchos comentarios del sector masculino, pues son ellos quienes, por razones obvias, tendrán la respuesta más acertada al tema que planteo hoy.

                                                                                                           RoCastrillo


Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
14 diciembre 2011 3 14 /12 /diciembre /2011 16:59

                                   

                            UN INTENSO FINAL DE PUENTE PARA OLIVIA Y WYNIE

     Acomodados en una mesa al fondo del salón de un concurrido restaurante japonés, Olivia N. y el de 28 se devoraban con sus miradas embelesadas. El sushi y la tempura esperaban en los platos mientras ellos, ajenos al trasiego de público y camareros, sudaban cada gota del deseo que desprendían sus cuerpos ardientes. Olivia escuchaba bonitos piropos -eres la más guapa y la más sexy que pisa la noche de Madrid- entremezclados con susurros del tipo “no sabes los millones de pajas que me he hecho pensando en ti” o “no quiero cenar, solo tengo hambre de ti”. Pletórica y orgullosa, respondía con un tímido “yo también te deseo mucho”, al tiempo que su acompañante, por debajo de la mesa, rozaba y recorría sus muslos prietos con los dedos de sus pies descalzos.

                                                        220px-Missionary_style.svg.png

     En otro escenario distinto, un apartamento situado en el barrio de los Austrias, Wynie Smith, cansada después de una intensa jornada con el rubio, se disponía a relajarse con una ducha templada y a ponerse guapa para recibir al profesor de Matemáticas. Aunque no era su intención tener otra jornada seguida de sexo, cedió por la insistencia del hombre, que la llamó por teléfono y le calentó la oreja y otras partes de su cuerpo pidiéndole, con un tono de voz henchido de deseo, que lo dejara dormir a su lado aquella noche. Y Wynie, que no era mujer de placeres rechazados ni oportunidades perdidas, accedió a recibirlo porque tenía claro que, junto a él, el disfrute sexual estaba garantizado.

     Los entresijos del destino se pusieron de acuerdo para que, en el mismo día y a la misma hora, Olivia N. y Wynie Smith estuvieran, cada una en su casa, gozando y temblando con sensaciones similares. La primera, empotrada contra la pared de su dormitorio, sentía al de 28 entrando en su cuerpo, sus manos aplastando el torso de su compañero y sus uñas clavadas, dibujando las huellas del deseo, en la piel suave y blanca del joven. El empotramiento era su postura preferida y, en el instante más álgido de la penetración, dejaba escapar suaves alaridos y pensaba en que nada en el mundo era comparable a la dicha producida por ese cuerpo perfecto que la poseía una y otra vez; en la belleza de la musculatura masculina que acaparaba intensamente cada hueco de su anatomía de mujer abierta al gozo; y escuchaba la voz de su acompañante interrumpida por los gemidos, halagando cada curva, cada pliegue y cada movimiento de sus pezones turgentes... Y provocando que vibrara con una intensidad inusitada y de una manera exclusiva que sólo él era capaz de conseguir. “Te quiero solo para mí, eres mía, mía siempre...”, musitaba el joven, y ella se estremecía al escuchar aquellas palabras pletóricas de sensualidad, sabiendo-aunque sin querer pensarlo- que la pasión que ambos sentían era insostenible, y que aquel amor sucumbiría por el peso irremediable de quince años de diferencia...

     Como si las hadas jugaran con ambas amigas haciendo que sintieran lo mismo al mismo tiempo, Wynie gozaba con el profesor de Matemáticas entre las sábanas suaves de su ancha cama. Agasajada por el placer de sus embestidas en lo más profundo de su cuerpo, contemplaba la inmensa estampa del miembro erecto entrando y saliendo de su interior. El intenso disfrute la incitaba a pensar, de la misma forma que le ocurría a Olivia, que esa polla estaba hecha a su medida y se adaptaba a cada uno de los músculos de sus profundidades en una simbiosis perfecta. Pero, cuando se elevaba al éxtasis excelso, una silueta en forma de cuchillo afilado surgía del lado oscuro de sus pensamientos más recónditos y la apartaba del paraíso. Sombra maliciosa que le insistía en que solo era sexo, que no se confundiera, que el amor era otra cosa y que ella estaba condenada a no sentirlo. Que, como le aseguraba su amiga Emi Abbott con la constancia de la noche que sucede al día, el profesor de Matemáticas no la quería y tampoco ella podía quererlo. Porque los hombres como él tienen bastante con quererse a sí mismos y no pueden soportar la carga de más amor; y las mujeres como ella son incapaces de conformarse con lo cercano y lo posible porque el ansia que las envuelve las arrastra a desear siempre lo lejano e inalcanzable. Era en esos momentos cuando Wynie Smith, su cuerpo envuelto del sudor de la pasión, pensaba en su ex marido, en Ése y en todos los hombres que la habían estrechado entre sus brazos... Entonces, un escalofrío cruzaba su cuerpo de arriba a abajo. Ahogada por la sensación de que su respiración se paraba, se estremecía...

                                                                                                                      RoCastrillo

 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
13 diciembre 2011 2 13 /12 /diciembre /2011 15:07

     

     LA JUGOSA CONVERSACIÓN TELEFÓNICA DE OLIVIA N. Y WYNIE SMITH

   Minutos después de que el elegante se marchara de su cama y de su casa, Olivia N. telefoneó a Wynie Smith.

    -Acaba de irse y no dejo de pensar en él. Siento mariposas en el estómago y chiribitas por ahí abajo..., confesó a su amiga.

   -Pues mal asunto, reina. ¿Quieres decirme que estás a punto de enamorarte? O peor aún. ¿Te has enamorado ya? Vamos, Olivia, que eso no puede pasarnos a mujeres como nosotras.

   -Pasa cuando tiene que pasar. A mi y a cualquiera. Incluso a ti. ¿O qué te crees, que estás hecha de una materia especial, Wynie?

   -No estábamos hablando de mi, sino de ti, Olivia. No puedes enamorarte de el elegante. Tiene novia y además, está a punto de convertirse en socio de tu ex. Date una ducha y bórralo de tu cuerpo, de tu mente y de tu vida. No te compliques más la existencia ni cargues con problemas distintos a los que ya acarreas. No puedo creerme que el elegante te ponga más que el de 28.

   -No, más no. El de 28 es único. Su polla está hecha a mi medida, ya te lo he dicho.

   -Ja, ja. Me alegro. Ese chico me gusta para ti.

   -Sí, pero nuestra amiga Emi me estropeó la historia. Ya lo sabes.

   -A mi me hizo algo parecido con el profe. También lo sabes tú, indicó Wynie.

                                                       180px-Lotus-sex-position.jpg

    -Por supuesto. Y hablando de todo un poco. ¿Qué tal con el rubio? ¿Sigue aún en tu casa?

    -Sí. Está durmiendo.

    -¿Y cómo se lo ha hecho? ¿Ha ido bien? No me has contado nada.

    -Todavía no me has dejado, darling.

    -Pues venga. Desembucha, le pidió Olivia.

    -Es encantador, divertido y muy simpático, afirmó Wynie.

    -No me refería a su forma de ser, sino a sus artes amatorias, especificó.

    -Es joven y está un poco verde. Con la lengua no es muy experto, por citar una cuestión que para mi es importante.

    -Ya lo sé. Y la polla, ¿cómo la tiene?, inquirió Olivia.

    -Grande pero rara. No es un amante diez, si es eso lo que quieres saber.

    -No lo he captado bien. Tendrás que explicarme qué quiere decir grande pero rara.

    -Lo que has escuchado. No se trata de un asunto de ciencia infusa. Veamos: el significado de grande está claro. Y rara, en este caso concreto, se refiere a torcida o ladeada, aclaró Wynie al tiempo que Olivia, al otro lado del aparato, escuchaba una sonora carcajada.

    -¡Ja, ja! Ahora sí. A mi me ocurrió una vez algo parecido. Me fui con un tipo que tenía la polla torcida, lo cual implicaba que él sentía el placer en posturas distintas a las que necesitaba yo.

    -Entonces, sabes de lo que te hablo, ¿verdad? Las diversas maneras en las que el rubio me ha penetrado esta madrugada no me han resultado completamente satisfactorias. Y unido a que con la lengua no anda muy ducho, digamos que...

    -No piensas repetir con él. Te conozco y no te gusta perder el tiempo, puntualizó Olivia.

     En ese momento sonó su móvil.

    -Wynie, Wynie! Luego te vuelvo a llamar, ¿vale? Es él, el de 28, informó a su amiga en tono eufórico antes de colgar.

    Wynie pasó el resto del sábado encamada con el rubio. Aunque no se trataba de un amante 10, le caía muy bien y se sentía a gusto a su lado. Eran más de las 8 de la tarde cuando el chico se despidió. Empezaba a las 9 su turno de trabajo como crupier en el Gran Casino de Madrid. Olivia volvió a llamarla, excitadísima porque había quedado esa misma noche a cenar con el de 28. También habló con Emi y Katty, que no pensaban salir. Ella tampoco había planeado hacerlo. Se dispuso a cambiar las sábanas de la cama y a recoger la casa antes de entregarse a la lectura o al sueño. El sonido del teléfono interrumpió su quehacer. Descolgó el aparato y escuchó la voz del profesor de Matemáticas al otro lado del hilo...

                                                                                                                      RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
12 diciembre 2011 1 12 /12 /diciembre /2011 16:44

 

     OLIVIA Y WYNIE, PLETÓRICAS TRIUNFADORAS

     Las protagonistas de ABREMELOYA!!! se encaminaron a El Maligno una vez finalizada la reunión festiva de presentación en sociedad de este blog. La única que desistió y se marchó a dormir después del evento fue Katty Lloyd, todavía apesadumbrada por la ausencia definitiva de su añorado amante belga...

     Nada más llegar, Olivia N. y Emi Abbott se dirigieron a la barra a pedir unas copas. Wynie Smith, por su parte, se adentró en las profundidades del local y, justo al entrar en el salón, comprobó que un tipo rubio y guapo le dedicó un par de guiños enfebrecidos desde el sofá situado enfrente de la pista de baile, donde estaba sentado con un par de amigos. Ella simuló que no se había enterado de nada y continuó balanceando su cuerpo con movimientos sugerentes al ritmo de la música. De vez en cuando, con el rabillo del ojo, lanzaba miradas furtivas al grupo del rubio. Se percató entonces de que uno de sus amigos, también con pelo claro y vestido a la última, era un tipo relacionado con el mundo de la música al que ya conocían, y que le gustaba a su amiga Olivia. Así que decidió avisarla y abandonó rauda el baile, las miradas y el salón.

          estilo-W.jpg              Olivia-N-jpg           Arriba, a la izquierda, el short auténtico vintage que lució Wynie para la ocasión. A la derecha, Olivia vestida de moni-lachispaadecuada. 

      Olivia se volvió loca de contenta al conocer la noticia. De hecho, había escuchado el rumor de que el elegante en cuestión iba a convertirse en socio de su ex marido y que ambos se disponían a inaugurar, en breve, la sala de conciertos más grande de la ciudad. Dejó a Emi en la barra coqueteando con un par de tipos, cogió a Wynie del brazo y ambas volvieron, con amplias sonrisas dibujadas en sus semblantes, al interior del salón. Y sucedió justo lo que Olivia estaba pensando: nada más verla, el elegante se levantó del sofá y la agasajó con un fuerte abrazo. El rubio, emulando a su colega, abandonó también el asiento, se plantó al lado de Wynie y le propuso que se sentaran juntos.

   Después de dedicar unos minutos a intercambiar algunas pinceladas sobre sus vidas respectivas, el elegante confesó a Olivia que una fantasía había inundado su mente nada más verla: quería empotrarla -eso y más cosas, precisó- en la esquina del baño grande. El tipo le gustaba mucho, aunque su propuesta la dejó muy sorprendida porque sabía que tenía novia. No obstante, una mujerona de su calibre no estaba para dar puntadas sin hilo. Por tanto, no dudó en cerciorarse de que el rumor sobre la sala de conciertos junto a su ex marido era cierto antes de adentrarse con el elegante en el pasillo que conducía a los baños. Pensar en un affaire con el nuevo socio de su ex la ponía aún más cachonda de lo que ya estaba.

     En la barra, mientras tanto, el rubio trataba de seducir a Wynie con una ristra de halagos encadenados, ignorante de que su estrategia no sería decisiva para conquistarla puesto que ella ya había decidido que sí, que terminaría la noche en sus brazos. No en vano se consideraba un espíritu libre y la única condición que exigía a un hombre para encamarse con él era que le gustara físicamente. El rubio, por esta razón, apenas necesitó esforzarse. Contaba, además, con la ventaja de ser diez años menor, dato que -tratándose de Wynie- añadía valor a la conquista. Al tiempo que se congratulaban mutuamente de haberse conocido, Olivia se parapetaba, de espaldas, contra una de las esquinas del baño grande y se preparaba para sentir las embestidas de el elegante. Los músculos de su vagina se contraían acompasados a los alaridos del hombre, y ella unía al placer del sexo la satisfacción que le proporcionaba llevarse al huerto al flamante socio de su ex. Su cuerpo vibraba al imaginarse en la nueva sala de conciertos coqueteando con el elegante, la mirada pérfida y fría de su ex clavada en su anatomía y cada célula de su cuerpo regodeándose y martirizándolo de forma inusitada con el cuchillo de la indiferencia. Tras aquel coito pletórico de deseo ardiente y adornado con otras cosas, decidieron tomar una copa más y continuar escalando las cumbres de la pasión en la intimidad del cercano apartamento donde vivía Olivia.

    Envuelta en una tenue neblina y bajo el amanecer gris de la ciudad, Emi tomaba un taxi hacia su casa lamentando que, una noche más, se había sentido incapaz de amar a un hombre distinto al polaco. Y Wynie, abrazada al joven rubio en la ancha cama de su vivienda, vislumbraba un halo de frustración asomándose al firmamento estrellado que su acompañante se esforzaba en ofrecerle. Ni Olivia ni ella sabían entonces que el largo puente festivo guardaba todavía más sorpresas con las que obsequiarlas...

                                                                                                                             RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
10 diciembre 2011 6 10 /12 /diciembre /2011 22:18

 

      Emi, Wynie, Olivia y Katty protagonizan la presentación oficial de ABREMELOYA!!!

      Perdonad que esta crónica llegue más tarde de la hora habitual... ¿El motivo? Anoche organicé una reunión festiva en casa para presentar a mis ochenta mejores amigas/os ABREMELOYA!!!, este blog literario sobre sexo, cocina y correrías diversas... El evento, jugoso y muy completito, tuvo como protagonistas a Emi, Wynie, Olivia y Katty, las cuatro mujeres que inspiran las historias de estas páginas. Fue también un placer contar con la presencia de la premiadísima actriz y directora Natalia Mateo es.wikipedia.org/wiki/Natalia_Mateo y los estilismos de moni-lachispaadecuada  www.moni-lachispaadecuada.com/. 

     El discursito de presentación corrió a cargo de Emi Abbott, que se lanzó al ruedo ataviada con sus peculiares estilismos y las mismas gafas de sol que usa para bailar en El Maligno con los ojos cerrados. Of course, provocó al personal masculino presente con preguntas directas sobre pollas, tamaños y ritmos. (A ella, acostumbrada al vaso de cubata, cualquier pene de tamaño medio le parece peccatta minuta). Después de unas cuantas risas y algún que otro rostro enrojecido, llegamos a la conclusión de que los hombres no tienen ni idea de lo que decimos las mujeres cuando hablamos de sexo. Y para suplir esta carencia, por supuesto, no dudamos en recomendar al llamado sexo fuerte la lectura diaria de ABREMELOYA. Una buena forma de conocer los pensamientos y actitudes femeninas ante la consabida materia.

     El toque gastronómico para bordar la reunión lo pusieron las croquetas caseras que ya conocéis, además de dos especialidades distintas de tortilla de patatas, cuyas recetas os descubriré en entregas sucesivas. La noche, como no podía ser de otra forma, terminó en El Maligno con un triundo rotundo de Wynie Smith, que está que lo tira desde que se propuso echar a Ése de sus pensamientos. Para saber el por qué tendréis que estar pendientes de próximas entregas de ABREMELOYA.

     Mañana descanso pero el lunes, sin falta, colgaré las fotos y os contaré la segunda parte del evento. ¡Que disfrutéis con buen sexo el final de este largo puente!

                                                                                   Besos y abrazos,

                                                                                    RoCastrillo

     

     

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
9 diciembre 2011 5 09 /12 /diciembre /2011 13:58


    Emi Abbott no llegó a disfrutar del sexo durante su largo matrimonio. Con su esposo siempre hacía la postura del misionero y confundía con un orgasmo el placer relativo que dicho acto le producía. Tampoco practicaban juegos de alcoba. Ella no permitía que le hiciera el cunnilingus, aunque tenía la costumbre de agasajar a su marido con una corta fellatio el día de su cumpleaños. (Se aferraba al refrán de “una vez al año no hace daño”).

    Todo cambió cuando conoció al polaco (el del vaso de cubata, ya sabéis). La primera noche que estuvo con él y sintió dentro de su cuerpo semejante inmensidad tocó el cielo en cada una de las arrancadas de sus movimientos rítmicos. Entonces supo lo que era un orgasmo con todas sus letras y fue consciente de que lo que sentía con su legítimo no merecía tal calificativo.

     Una de las cualidades de Emi es la generosidad y, precisamente por eso, se propuso dar al polaco, como mínimo, el mismo placer que ella recibía. Además, le preocupaba el hecho de que él no llegara a correrse después de horas interminables practicando el sexo. Aunque el hombre le aseguraba que gozaba y le insistía en que olvidara el asunto, ella decidió convertirse en su alumna y mejorar sus artes amatorias. En sucesivos encuentros llegó a hacerlo tanto y con tan buenos resultados que consiguió que el vaso de cubata le alcanzara la garganta. (Doy por hecho que habéis captado esta frase pero si hay algún despistado/a, que abra el enlace ¿EL TAMAÑO IMPORTA? o me escriba un comentario). Triunfar con semejante gesta le costó una infinidad de ejercicios de relajación; de técnicas de control de la respiración; de pruebas en diversas posturas... Y no dio por superado el reto hasta que sintió el líquido blanco y pegajoso recorriendo con sigilo toda la extensión de su rostro...

                                           Fellatio

    En resumidas cuentas: Emi seguía a rajatabla las explicaciones de su pareja y ensayaba con grandes dosis de paciencia cada una de sus lecciones. No le importaba el tiempo porque se paraba durante sus citas con el polaco. Los móviles se quedaban mudos, el timbre se convertía en piedra, el sueño se esfumaba y los estómagos aguantaban el hambre. El sexo los absorbía tanto que llegaron a conformarse con un solo caramelo en el cuerpo desde un viernes por la tarde hasta la mañana del siguiente lunes. La cantidad y la calidad de lo que había entre ellos era tan alta que los adioses resultaban cada vez más difíciles. Emi empezó a faltar al trabajo con excusas más o menos hábiles y a solicitar a su madre con demasiada frecuencia que se hiciera cargo de sus hijas adolescentes. Y el polaco perdió tantos aviones que tuvo que pedir a su compañera dinero prestado para hacer frente a los gastos cotidianos. La vorágine sexual y vital que los envolvió les duró mucho y regaló a sus cuerpos las fantasías más audaces que la mente de cualquiera pueda imaginar. En próximas entregas os contaré cómo transcurrió la bajada de la cima. ¿O es que alguien ha pensado que esa fiebre paradisíaca que estaban viviendo iba a durarles siempre? 

                                                                                                                                            RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
8 diciembre 2011 4 08 /12 /diciembre /2011 18:29

        croquetas-y-vino.JPG                  croques.JPG      

     Para preparar las exquisitas croquetas que muestro en las fotos necesitas, básicamente, dos cosas: una elevada dosis de paciencia y la misma de amor, pasión o deseo, según encarte. La familia, amig@s o el amante de turno te lo agradecerán. Si se trata de éste último, pídele que haga de pinche para llevarse luego un beneficio extra...

    INGREDIENTES:

    -La compañía de la pareja, amante de turno, amigo especial, ínclito o susodicho.

   -300 gramos de pollo y/o carne sobrante del cocido o de cualquier otro guiso (pollo asado, por ejemplo).

   -Media cebolla, un diente de ajo y un vaso de caldo de carne o de verduras.

   -Aceite de oliva, medio litro de leche, dos cucharadas soperas bien colmadas de harina, uno o dos huevos batidos, pan rayado, sal y una pizca de pimienta.

     ELABORACIÓN:

    Es importante acordarse de hacer croquetas cuando tengas caldo de verduras o de cocido, y si además te han sobrado carne o pollo de éste último guiso, mejor. Lo ideal es la compañía del amante de turno o amigo especial. En caso de que hayan venido tus amig@s, qué le vamos a hacer. Digo esto porque el segundo acto no será tan entretenido... Sigue leyendo y averiguarás por qué.

     Primer acto: Pon al susodicho/a a picar media cebolla y un diente de ajo muy menuditos y a deshacer la carne. Si la visita son tus amig@s, lo ideal es que emprendan una conversación jugosa mientras te ocupas tú. Terminada esta labor hay que cubrir de aceite de oliva una sartén grande y plana y sofreír la cebolla y el ajo. Cuando estén dorados, añadir la carne, sal, una pizca de pimienta y mezclar. Echar un vaso de caldo y remover. Ya está listo para hacer la bechamel con la participación de la pareja en cuestión, si es que está. Dejar el preparado de la sartén a fuego lento, añadirle dos cucharadas soperas de harina y, con una cuchara de madera, remover y remover hasta deshacer los grumos. Echar medio litro de leche y seguir removiendo.

    Segundo acto: Es necesario permanecer así, muñeca en danza y a fuego lento, unos 45 minutos como mínimo, hasta que la bechamel adquiera la consistencia adecuada para poder liar las croquetas. Mi consejo es que pongas una música sugerente, te muevas al ritmo y que el susodicho/a, por detrás, pasee sus manos por toda la extensión de tu anatomía, también al ritmo. Vosotros calcularéis el tiempo necesario para culminar ambos actos, el culinario y el sexual. Aviso a navegantes: si os dejáis arrastrar en exceso por esta última actividad corréis el riesgo de que se quemen la bechamel y más cosas. En caso de que os azote la prisa, controlarla y terminar la masa. Como es necesario que se enfríe antes de fabricar las croquetas, queda un margen de varias horas para entregarse con dedicación exclusiva al acto por excelencia (supongo que no tengo que deciros cuál es).

    Saciado el deseo sexual tendréis mejor disposición para llevar a buen fin el tedioso proceso de empanar las croquetas, paso imprescindible para saciar el gastronómico. Poneros los dos, tenedor en mano, a darle forma a la masa. En caso de que no tengáis claro cuál deberían adoptar vuestras croquetas, el asunto consiste en tomar la medida de una de las unidades del par del ínclito y moldearlas en consecuencia. El jueguito puede dar para mucho, porque seguro que cada uno de vosotros modela la croqueta de un tamaño distinto (mayor la que haga el macho, ya veréis...). Una vez formadas, mojarlas en huevo batido primero y después en pan rallado. Freírlas en aceite de oliva muy caliente y cuando se enfríen, a disfrutar...  Un planazo estupendo para estos días festivos, ¿qué os parece? Espero vuestros comentarios.                              

                                                                                                                            RoCastrillo

 

 

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos