Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
4 marzo 2012 7 04 /03 /marzo /2012 16:02

 

     Preparado siguiendo al pie de la letra una receta escrita hace más de un siglo

    Tal como os prometí ayer   ENSAYOS CULINARIOS Y RISAS DE SÁBADO , hoy me he levantado dispuesta a preparar el pollo al piñón siguiendo al pie de la letra la receta que escribiera mi bisabuela hace, según mis cálculos, más de 100 años.  UN POLLO CON HISTORIA Y SOLERA

HNI_0003.JPGla foto-copia-3     

    El ejercicio culinario me ha llevado más de una hora y también, en más de una ocasión, he tenido que resolver las dudas creadas por la receta guiándome de mi propia intuición y experiencia en la cocina. Aquí radica el inconveniente de seguir unos cuadernos tan antiguos: si las explicaciones no son muy detalladas tienes que estrujarte la cabeza para pensar cómo resolver las dudas que se plantean. Hoy me ha ocurrido en dos ocasiones: la primera, con los "piñones tostados" que requería la receta. No los he encontrado en ninguno de mis establecimientos habituales. Los he comprado crudos y para tostarlos los he puesto en la sartén con una pizca de manteca de cerdo. Sin parar de moverlos para que el tueste fuera uniforme, los he retirado del fuego cuando han adquirido el característico color dorado. También decía la receta que se le agregara a la salsa una hoja de laurel tostado. Nunca he tenido la experiencia de tostar una hoja de laurel ni sé que sentido tiene, pero como me había propuesto cocinar el pollo siguiendo las indicaciones de la vieja receta de forma exacta, he metido la hoja de laurel en el horno junto a las verduras que estaba asando para el guiso y la he retirado unos minutos después, al alcanzar una especie de color pardo. 

    Una vez solventados estos pequeños inconvenientes, he cocinado el pollo tal como se explica en la antigua recetaAunque en los preparados del cuaderno de pollo no figuran los ingredientes separados, los enumero a continuación y paso luego a copiar literalmente el texto que escribió mi bisabuela, con sus letras moldeadas en tinta negra de pluma. (El bolígrafo es un invento actual, que no existía en su época).

INGREDIENTES: 1 kilo de pollo troceado, 3 tomates, 1 cabeza de ajo, 2 cebollas, aceite de oliva, un vaso de vino de Jerez, 1 hoja de laurel tostada, sal, pimienta, clavo, canela molida, nuez moscada y piñones tostados.

PREPARACIÓN: Se asan tres o cuatro tomates, una cabeza de ajo, unos cascos de cebolla y todo esto se limpia y se maja con pimienta, un clavito, canela molida, nuez moscada y piñones tostados, almendras o avellanas. Se pone manteca, se fríe todo este majado y se vierte sobre el pollo que estaba en el perol hecho trozos. Se deja refreír con el pollo todo este majado y se le añade vino de Jerez y una hoja de laurel tostada. Se le añade agua y cuando esté tierno se deja en una salsa conservadita.  

    El resultado ha sido espectacular y el sabor, más suave que el que preparé la semana pasada inspirado en la misma receta, aunque sin respetarla del todo.  POLLO EN SALSA DE PIÑÓN Guardando el gusto característico de los guisos árabes y orientales, este pollo me ha resultado más genuino que el anterior. Lo he servido acompañado de moldes de arroz blanco y a mi hijo le ha gustado mucho. Me ha dicho que se parecía al que ponen en los restaurantes hindúes, pero más bueno. 

                           ¡Que lo preparéis y lo disfrutéis!

                           ¡Os deseo una feliz, y si es fogosa, mejor, tarde de domingo!

                                                                                                     RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
3 marzo 2012 6 03 /03 /marzo /2012 17:08

     Katty Lloyd, a carcajadas con sus novelerías...

     El pasado fin de semana, como recordaréis, preparé un pollo en salsa de piñón inspirado en una de las recetas de pollo que escribió mi bisabuela, y que mi abuela añadió al final del cuaderno de cocina dedicado al pescado. Digo “inspirado” porque, debido a la falta de algunos ingredientes importantes, como piñones o manteca de cerdo, no puede seguir las instrucciones de forma exacta. Utilicé almendras en lugar de piñones y aceite de oliva en vez de manteca de cerdo.  POLLO EN SALSA DE PIÑÓN

     Hoy he pensado que podría repetir el guiso elaborando la receta al pie de la letra. Por tanto, he apuntado los ingredientes en una lista y he bajado a comprarlos, para que no faltara ninguno. He vuelto a casa con la compra hecha y dispuesta a meterme en faena, pero mi hijo me ha dicho que prefería que no cocinara y le ayudara a hacer un trabajo para el colegio. Le he hecho caso porque, en honor a la verdad, cuando está en mi casa es el Rey y suele convencerme para seguir sus planes. Dicho esto, he solucionado la comida con unos simples filetes con patatas fritas y me he puesto a ayudarle. Mañana, sin falta, prepararé el pollo en salsa de piñón y os prometo que lo haré siguiendo la receta original de mi bisabuela al pie de la letra...

                                                la foto-copia-3

    También quería contaros que ayer me reí a dos carrillos con mi amiga Katty Lloyd y su nueva novelería: pollita agazapada. Me convenció para poner un hashtag en Twitter con el asunto, y se puso a llamar a toda la pandilla para contarles su ocurrencia y revelar al mundo entero que tiene una (pollita) agazapada en su Facebook. Yo estaba en el supermercado y he recibido, primero, un SMS con la frasecita de marras y después, una llamada de viva voz. Era Katty, y apenas pude entenderla porque la risa le impedía expresarse con claridad. Está deseando que cuente aquí, en las páginas de este blog, el sentido de la ocurrente expresión que se ha inventado para definir a quien durante mucho tiempo ha ocupado el número 1 de su lista de amantes: el belga. Además, Katty pretende que cada amiga investigue si tiene algún amante en su lista al que poder aplicar la expresión, y piensa llamarlas personalmente, una por una, para que los identifiquen y me lo cuenten. Le he prometido, al menos, dedicar un post, probablemente el del lunes, a este peculiar asunto. Mientras hablaba conmigo, Katty miraba de reojo al muro de su Facebook y me decía, a carcajada abierta, que la pollita continuaba ahí, agazapada...

     Muchos de vosotros os seguiréis preguntando de qué va este cachondeo de las pollitas agazapadas... Creo que queda bastante claro después de leer esta historia CONFIDENCIAS FEMENINAS pero, en cualquier caso, el lunes os daré información precisa y calentita. El resto de las amigas -Wynie, Olivia y Emi- también me contarán si han encontrado alguna, en sus ordenadores o en cualquier otro rincón.

     Os emplazo aquí, mañana, para mostraros foto y receta del genuino pollo en salsa de piñón. Y, para los que estéis interesados en el asunto de las “pollítas agazapadas”, os informo de que el lunes colgaré aquí una historia relacionada.

     ¡Os espero! Ya sabéis: mañana, pollo en salsa de piñón, y el lunes, un relato relacionado con alguna pollita agazapada. ¡Que tengáis un estupendo fin de semana!!!

                                                                                                       RoCastrillo

 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
2 marzo 2012 5 02 /03 /marzo /2012 15:12

Una merienda con el dulce sabor de la infancia...

Hoy me he lanzado a preparar un postre que me ha transportado a los tiempos felices de la infancia.:taquitos de leche frita. Mi hijo llega a casa después de 5 días de viaje y he querido recibirlo con estos dulces. Los he recordado como la merienda que nos daba mi madre cuando nos portábamos bien. La hacía con una receta que le había enseñado una amiga suya, monja de clausura en un convento de Teresianas. Supongo que estaréis al tanto de la buena fama que tienen los dulces de los conventos. Os aseguro que esta leche frita no se queda atrás. Su preparación no entraña ninguna complicación especial, aunque necesita tiempo para que la masa se enfríe. Debe hacerse, por tanto, un día antes del que se quiera consumir. Paso a enumerar los ingredientes y, a continuación, la forma de elaborarla.

                                              HNI_0085.JPG

 

INGREDIENTES: 1 vaso de leche, 3 cucharadas de harina, 1 rama de canela, 1 limón, 1 huevo, aceite de oliva, pan rallado, azúcar y canela molida.

MODO DE PREPARACIÓN: Lo primero que hay que hacer es disolver completamente el harina en la leche, en frío, para que no queden grumos. La masa resultante se echa en una sartén antiadherente, se le agrega una rama de canela, un trozo de cáscara de limón, una cucharada grande de azúcar y se pone a fuego medio. Hay que removerla continuamente hasta formar una pasta consistente, tipo bechamel. Estará buena cuando notemos que se despega fácilmente del fondo de la sartén. Llegado ese momento, se retira del fuego y se deja enfriar. Una vez que la masa esté completamente fría (aconsejo dejarla toda la noche tapada en el frigorífico) se corta en trocitos cuadrados o se le da la forma que guste a cada cual. Seguidamente, se rebozan los trozos de masa, primero en huevo y después en pan rallado. En una sartén honda se echa aceite de oliva y se pone al fuego con un buen trozo de cáscara de limón, que sirve para quitar la acidez al aceite y dejarle un agradable sabor. Una vez que el aceite esté bien caliente se retira el limón y se fríen en él los trozos de masa que habíamos rebozado en huevo y pan rallado. Se sacan al adquirir el color dorado característico y deben escurrirse muy bien para que suelten todo el aceite. Recomiendo que se viertan en un plato cubierto con papel de cocina. En otro plato aparte se prepara una mezcla de azúcar y canela molida, se envuelven en ella los trozos de dulce y se sirven.

¡Ya tenéis un postre para el fin de semana! Y, como la mayoría de las recetas de este blog, se trata de un plato riquísimo, económico y fácil de preparar. El único secreto es la paciencia... ¡El arma secreta de los buenos cocineros/as! Os animo a prepararlo y a disfrutarlo... 

Y mañana sábado, como viene siendo habitual, vuelve la cocina con solera: la que encierran las páginas de los cuadernos que con tanto mimo escribiera mi abuela...  RECETAS CON MUCHA SOLERA              ¡Os espero!

                                                                                                       RoCastrillo                                                                                             

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
1 marzo 2012 4 01 /03 /marzo /2012 19:12

 

    ...El placer fue mutuo, el fuego prendió en ambos...

   Wynie Smith recibió en pijama a Katty Lloyd y preparó un suculento desayuno para ambas. Encontró a su amiga nerviosa, enrojecida su mirada verde y temblorosas sus manos blancas.

                                            cara-a-cara-kamasutra.gif

     -¿Qué te ha ocurrido? ¿Un desengaño amoroso, o laboral?, le preguntó.

     -El belga. He tenido noticias suyas.  EL AMOR, LOS RECUERDOS Y EL DOLOR

     -Ah!, era éso, suspiró aliviada. ¿Te ha llamado?

     -No. Me ha entrado por el chat del Facebook.

     -Y te ha dicho que piensa en ti después de tres meses agazapado entre las paredes de su confortable hogar, ¿verdad?, inquirió irónicamente Wynie.

      -Así es, marisabidilla, contestó Katty en el mismo tono. Lo peor es que he vuelto a caer y le he sugerido que me llame la próxima vez que venga a Madrid.

     -¡Ja, ja, ja! ¿Qué es eso de que le has sugerido? Se lo habrás pedido, así, claramente, ¿o no?

    -Si, afirmó Katty con el gesto. Y ahora siento que me ha vuelto a atrapar con su voz dulce y su discursito de seductor. Son los recuerdos, Wynie. No puedo arrancarlos de mi piel.

     -Como dice nuestra amiga Emi, renunciar al placer es muy difícil.

     -Tú lo has hecho con ÉseEL ANSIA DEL AMOR PROHIBIDO Y ESQUIVO

     -¿Yo? No, para nada. Ése ha desaparecido. Ni en el Maligno, ni en el mundo virtual, ni en la faz de la Tierra. Se habrá escondido para no verme y no sucumbir a la tentación. Porque hay una cosa que está clara, Katty: cuando una relación íntima se da bien, es así para los dos. El placer fue mutuo, el fuego prendió en ambos y las imágenes de los momentos vividos asaltan por sorpresa las mentes de ambos. ¿Y sabes cuál es la mejor forma de mantenerlas alejadas? La ausencia, afirmó rotunda.

      -La ausencia es un castigo, lamentó Katty.

    -Más que un castigo, creo que se trata de una opción personal. Fue la que tú misma tomaste desde que supiste que el belga había venido a Madrid y no se había dignado ni a llamarte ni a verte. Te sentiste utilizada y humillada y decidiste expulsarlo de tu vida. Y él, que en ese viaje tendría otros planes o, simplemente, no le vino bien pasar una noche contigo, volvió a su casa con su esposa y su rutina. Supongo que también dio por perdida la relación que teníais... Ingenuamente, claro, subrayó.

     -¿Qué quieres decir con eso de ingenuamente? ¿Por qué?

    -Porque donde hubo fuego quedan brasas, así de sencillo. Él piensa en ti de vez en cuando, aunque hayan pasado varios meses. Incluso puede que esté haciéndolo con su señora y pensando en ti. En que eres tú la que lo besas y es a ti a quién posee. Esa realidad la tiene asumida, vive lejos y no le afecta demasiado. Ahora resulta que prevé venir en breve y por eso te ha entrado por el chat. La llamada del deseo, estoy segura.

     -Vamos, que según tú, lo veré pronto.

     -Si quieres, sí. Vendrá, te llamará y querrá quedar contigo. Ya me lo confirmarás.

     -Pues a lo mejor se lleva un chasco. Puede que le diga que tengo otro compromiso y lo deje con las ganas.

     -¡Ja, ja,ja!

     -¿Por qué te ríes? ¿Tú que opción tomarías si te encontraras a Ése cualquier día?

     -¿Yo? Traérmelo a la cama y hacerle un millón de maravillas, contestó sin parar de reír.

     -¿Y luego qué? ¿Que se vaya con su mujercita? Yo no puedo, Wynie. Me he enamorado del belga y lo quiero para mi. No puedo soportar que me ame y se marche. No estoy preparada para sentirlo y perderlo. Tú si, según dices. Aunque no me lo creo, que conste, puntualizó.

     -¿Qué mas da que te lo creas o no, Katty? Es la realidad. Todos no somos iguales. Yo no me enamoro de esa manera. Es que tengo un corazón muy grande, donde hay sitio para todos: el profe, el guiri, Ése, el otro... Psssss... No pienso vivir con ninguno... Ya he tenido bastante vida conyugal. He cerrado ese capítulo del libro de mi existencia. Te lo he dicho muchas veces y es lo que siento.

     -Nunca digas “de este agua no beberé”, Wynie. La vida maneja voluntades a su antojo. Imagina que mañana conoces a un hombre que te atrae, que se enamora de ti, que acepta a tu hijo y te invita a irte con él de vacaciones, por ejemplo. ¿Le dirías que no?

     -Pasar unas vacaciones no es vivir. Lo primero podría aceptarlo. Lo segundo no. En serio, aseguró rotunda.

    -El amor llega por sorpresa, Wynie. Que hayas fracasado una vez no significa que tengas que renunciar a él. Yo me he casado dos veces, he sufrido dos fracasos y aquí me tienes. Abierta de nuevo al amor.

    -Peor para ti. Yo he tenido suficiente con uno. Y sobre el amor, no te niego que me gustaría encontrar al hombre adecuado... A un tipo que me gustara lo suficiente como para entregarme solo a él y dejar al resto. Y que tal sentimiento fuera mutuo, precisó. Pero aún en caso de hallarlo, no viviría con él. Por mucho que me enamore, afirmó tajante.

    Y vosotros, queridos lectores/as, ¿que pensáis? ¿Daríais al amor una segunda oportunidad? Espero vuestras respuestas al final de este diálogo, pinchando en la pestaña “escribir un comentario”

                                                                                                                 RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
29 febrero 2012 3 29 /02 /febrero /2012 17:00

 

     Quiso domesticar al tiempo y al destino y soñó con sentir al viento de la vida soplar al antojo del amor...

     Olivia N. se despertó perezosa después de una larga noche de pasión. Estiró sus brazos y los dejo caer sobre la ancha espalda de color café con leche del hombre que dormía a su lado. Lamió con suavidad el cuello que sabía a sal y a trópico y olía a Naturaleza salvaje. Rozó con la punta de su lengua cada pliegue de sus orejas, de sus ojos y de sus labios dormidos. El cubano UN MULATO DE OJOS VERDES Y UN POEMA PARA OLIVIA se despertó con el contacto cálido de las caricias femeninas. La abrazó con fuerza y la besó en silencio, largamente. Sus manos bajaron por el vientre femenino y se adentraron en el bosque oscuro. Sus dedos jugaron con los pétalos de la flor humedecida por el deseo y su polen se extendió a cada brizna de hierba de aquella pradera que estalló de júbilo... 

 

                                            La-medusa-Kamasutra.gif

    Olivia perdió la cuenta de las veces en que había alcanzado el cénit junto al musculoso moreno de mirada gatuna. Cual manantial de fuerza inagotable, la pasión derrochada -lejos de extinguirse- se avivaba y crecía con el paso de las horas. El día sucedió a la noche y el atardecer rojizo de los cielos de Madrid tiñó de escarlata las paredes de la estancia donde permanecían recostados, los cuerpos pegados y sudorosos y las lenguas enredadas en un laberinto de sabores. El ansia irrefrenable de la atracción que los envolvió inundó el ambiente del eco de los sonidos del placer. Sintiéndolo en lo más recóndito de su interior ardiente, Olivia vibraba y gozaba en cada movimiento rítmico del cuerpo que la poseía una y otra vez...

    Pasó el fin de semana pero el tiempo pareció pararse para Olivia y el cubano. Ella sucumbió a los juegos amorosos, a las palabras dulces que agasajaban sus oídos y a las caricias de las manos expertas que inundaban de gozo cada poro de su piel. Quiso olvidarse de la vida cotidiana con sus quehaceres y obligaciones, de su trabajo y hasta del más perentorio de sus deberes: el de madre. Cual domadora experta, quiso domesticar al tiempo y al destino y soñó con sentir al viento de la vida soplar al antojo del amor.

     Escuchaba el sonido constante del tictac del despertador sobre la mesilla de noche, miraba el aparato de reojo y decidía seguir amando y soñando. Hasta que el tiempo impuso su poder y el tictac la obligó a levantarse y a insistir a su amado que había llegado el momento del adiós.

    -Adiós no. No quiero decirte esa palabra. Ni ahora ni nunca. No quiero perderte, le dijo él, mirándola con sus ojos de gato mientras recogía la ropa para vestirse.

   -No puedes perderme porque no soy tuya, escuchó ella de sus propios labios en un ataque de raciocinio que la sorprendió.

    -Eres mía, reina. Ríndete a lo evidente: nadie te ha hecho tan suya como yo en estos días, afirmó categórico. Sabes que tengo razón, insistió.

     -Sí, puede que sea cierto, reconoció ella.

    -Me has pedido que me marche y me voy. No quiero besarte ahora porque el amor sincero está reñido con los besos de despedida. Te amo y te veré pronto, aseguró al tiempo que se encaminaba apresurado al pasillo que conducía a la salida de la vivienda.

    Olivia escuchó el golpe seco de la puerta al cerrarse. Los oídos le retumbaban con el soniquete de sus últimas palabras: “te amo y te veré pronto”. Se dio una ducha rápida y se dispuso a vestirse. Faltaban cinco minutos escasos para la hora de recoger a su hijo. Nunca había faltado a esa cita, la más ineludible de su vida.

 

                                                                                                                    RoCastrillo

 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
28 febrero 2012 2 28 /02 /febrero /2012 19:15

  Rememoraba sus besos profundos, sus caricias ardientes y la pasión derrochada cuando la poseía como pocos hombres lo habían hecho en su vida.

 

    Como suele hacer cada mañana, Katty Lloyd estaba trasteando en el Facebook cuando vio en el chat la luz verde que le indicaba que su amante belga KATTY, SU AMANTE BELGA Y EL ABISMO estaba conectado en esos momentos. No hizo caso y siguió a lo suyo. Poco después él dio señales de vida al teclear el escueto texto que sigue: ¡Hola chica guapa! Lejos de alegrarse, a ella se le torció el gesto. “Éste se va a enterar” pensó para sus adentros mientras le contestaba así: “¿Cómo se te ocurre saludarme ahora, después de venir a Madrid, no querer verme y no contestar a mis mensajes desde hace más de tres meses? Eres lo peor que me ha pasado en la vida”.

                                                    Amor--recuerdos--dolor.jpg

     -Lo siento, nunca quise hacerte daño. Simplemente, tuve muchos líos de negocios y me faltó tiempo para quedar contigo.

    -¿Tampoco tuviste un minuto para mandarme un mensaje, ni en esos días ni en los tres meses que han pasado desde entonces?

   -Lo siento, no he podido, volvió a disculparse. Sabes que eres alguien importante en mi vida, que te tengo siempre en mis pensamientos, afirmó.

   -Yo no sé nada y no confío en tus palabras. Contigo solo me valen los hechos, y los acontecidos no han sido precisamente agradables.

     -Lo siento, preciosa. Solo quiero que sepas que pienso en ti. Ahora tengo que dejarte. Un beso grande.

   Katty no le contestó. “Me deja porque ha llegado su mujer y no quiere que lo pille chateando conmigo. ¡Que le den!”, exclamó a su fuero interno para convencerse aún más de que ese hombre no le interesaba. Sin embargo, sus recuerdos contradecían los dictados de su raciocinio. A cámara lenta, la imagen desnuda de la musculosa anatomía de su amante inundaba cada rincón de su mente. Rememoraba sus besos profundos, sus caricias ardientes y la pasión derrochada cuando la poseía como pocos hombres lo habían hecho en su vida. Maldecía su suerte por seguir pensando en un individuo que nunca sería suyo porque ya era de otra a la que lo ataban lazos demasiado fuertes. Más que el amor que ella hubiera estado dispuesta a darle. O, al menos, así lo consideraba él. Tal como le indicó desde el primer día que se conocieron. “Tengo esposa e hijos. No pondré en peligro a mi familia por nada ni por nadie”. Pese a tan categórica afirmación, Katty guardó la esperanza, durante el tiempo que pasaron juntos, de que la fuerza de la atracción y los milagros de la química derrumbaran los propósitos de su fogoso enamorado, cual castillo de arena que sucumbe a las caricias de las olas del mar. Como sucumbió su esperanza al paso de los días sin noticias, a las lágrimas que empapaban su almohada durante las noches y al eco de las palabras hirientes que retumbaban en su cerebro: “tengo esposa e hijos....”

    Pasaron los días, las semanas y los meses. Ella se fue habituando a la pérdida. Se refugió en las caricias de otros brazos y sus labios se abrieron para recibir otros besos... No se enamoró como lo estuvo de él, pero volvió a pensar en un hombre con el que experimentar un amor auténtico y sincero, como el que había visto en sus padres y quería para ella. Acariciaba la posibilidad de encontrarlo y lo buscaba en los bares y en la red, en el mundo real y en el virtual... Y cuando estaba segura de que al belga se lo habían llevado los vientos del olvido, sus recuerdos aparecen anunciados por una luz verde que se enciende en el margen derecho de la pantalla de su ordenador. Katty se agarra al hecho cierto de que su añorado amante aún pensaba en ella y se dispone, como el peatón que encuentra el paso libre cuando el semáforo cambia a verde, cruzar la calzada y dejarse envolver por la espesa estela del amor prohibido. Con el anhelo de sus besos derramando deseo sobre su boca sedienta, teclea para su amado el siguiente mensaje: “Si quieres, nos vemos la próxima vez que vengas a Madrid”. Pincha a enviar y un escalofrío repentino recorre cada rincón de su cuerpo. “¿Por qué lo he hecho?”, se pregunta. “Por amor”, le responde su otro yo. Siente que la realidad le abruma y que la cruz de ese amor pesa demasiado para llevarla sola. Agarra el teléfono y marca el número de su amiga Wynie Smith.

     -Necesito verte. Tengo algo gordo que contarte.

     -De acuerdo. Te espero en casa. ¿Estás bien?, le pregunta Wynie.

     -Lo intento. Nos vemos en un rato, le indica momentos antes de colgar.

     Se viste con premura y corre hacia la parada del metro que la dejará frente a la casa de su amiga. Está impaciente por contarle lo que ha hecho y escuchar sus palabras calmadas y racionales...

      Y vosotros, queridos lectores/as, ¿no estáis impacientes por conocer la conversación? En breve tendréis noticias.

                                                                                      RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
27 febrero 2012 1 27 /02 /febrero /2012 15:44

 

Cayó rendida

a las manos expertas que recorrían su anatomía temblorosa,

a la atracción de sus cuerpos imantados

y a las embestidas de la herramienta poderosa...

    No recuerdo haber escrito un poema desde mis años de adolescente y también debo confesar que la poesía no forma parte de mis lecturas habituales. Pero hay días en que una sorprendente inspiración viene a visitarte. No creo, en mi caso, que fuera fortuita. Llegó de la mano de mi amiga Olivia N, junto al relato pormenorizado de su encuentro con un galán procedente del otro lado del Atlántico: un cubano, mulato de ojos verdes, al que conoció el pasado fin de semana en una sesión de jazz. La aventura dejó a Olivia tan emocionada y a mi tan entusiasmada que, cuando he querido escribirla, me ha salido el siguiente poema.

                                                  Olivia-al-desnudo.jpg

Se dejó llevar por aquella mirada penetrante.

Por el verde de sus ojos gatunos que exploraban su cuerpo y lo llenaban de fuego.

Se dejó llevar por sus manos grandes...

Por los dedos largos que acariciaban el canal de sus pechos.

Se dejó llevar por el rojo de la boca dibujada con maestría en su semblante...

Por los labios susurrantes

que la incitaban a compartir el lecho.

Venció a los recelos de su alma...

Alma atormentada,

vapuleada por amores que se fueron y promesas incumplidas.

Alma cansada de dar sin ser correspondida...

Alma hastiada de palabras sin sentido.

Alma castigada por el anhelo de lo imposible.

Alma rota por el deseo de lo prohibido.

Sucumbió a los recuerdos mezquinos

y a las piedras que se interponían en su camino.

Sucumbió al temor a lo desconocido

y a los dictados de su razón incansable.

Expulsó a las sombras que marcaban su recorrido,

y se abrazó al azar

que quisiera regalarle el destino.

Se fue con él...

A entregarle el primor de su cuerpo desnudo.

Las delicias de sus pechos turgentes.

El sabor de su piel ardiente.

El deleite de sus curvas esculpidas.

La calidez de la flor humedecida.

Y cayó rendida

a las palabras dulces que murmuraban los labios rosados

y a los besos profundos y entregados.

A las manos expertas que recorrían su anatomía temblorosa

a la atracción de sus cuerpos imantados

Y a las embestidas de la herramienta poderosa.

Permitió que se derramara en su interior.

Y, por más que viera revolotear al fantasma de lo efímero,

se dejó arrastrar por las mieles del amor.

 

 

                                                                                                                 RoCastrillo

 

 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
26 febrero 2012 7 26 /02 /febrero /2012 16:32

 

 

     Reminiscencias de la cocina árabe: una receta centenaria con sabor exótico

    Ayer sábado me dediqué a experimentar con el cuaderno de cocina de mi abuela. Lo cierto es que el viernes por la noche salí con mis amigas  MIS AMIGAS y el sábado las invité a comer en casa la receta que pensaba preparar para la sección “Cocina con Solera” de este blog. Lo previsto eran filetes de rodaballo con bechamel, pero como me levanté muy tarde no pude comprar dicho pescado ni ningún otro fresco.

    la-foto--6-.JPG la-foto-copia-3.JPG

   La solución era buscar una alternativa en el cuaderno de pollo que escribió mi bisabuela. UN POLLO CON HISTORIA Y SOLERA Me decanté con por un “Pollo en salsa de piñón”, cuya receta me llamó la atención por la diversa cantidad de especias que contenía. Me fui a hacer la compra sin apuntar todas las cosas necesarias, y los efluvios de la noche anterior aturdieron mi mente de tal forma que me olvidé de algunos ingredientes importantes, como la manteca de cerdo. También salí sin piñones del supermercado porque pensaba comprarlos en la tienda vecina a mi casa, que atiende un amabilísimo muchacho de Bangla Desh. Fatalidad: él no tenía piñones ni yo, ganas de volver al supermercado. Así que opté por echarle almendras, que sí había en casa y se adaptaban perfectamente al guisado. No en vano, mi bisabuela escribió piñones, almendras o cacahuetes. Por tanto, empecé a cocinar con dos ingredientes cambiados: utilicé aceite de oliva en lugar de manteca y almendras en vez de piñones.

    Aunque en las recetas de pollo no figuran los ingredientes separados, los enumero a continuación y paso luego a copiar literalmente el texto que escribió mi bisabuela, con sus letras que parecen bordadas con tinta negra de pluma. No existían los bolígrafos en su época. Se escribía con lápiz o pluma.

INGREDIENTES: 1 kilo de pollo troceado, 3 tomates, 1 cabeza de ajo, 2 cebollas, aceite de oliva, un vaso de vino de Jerez, 1 hoja de laurel, sal, pimienta, clavo, canela molida, nuez moscada y piñones tostados, almendras o avellanas.

PREPARACIÓN: Se asan tres o cuatro tomates, una cabeza de ajo, unos cascos de cebolla y todo esto se limpia y se maja con pimienta, un clavito, canela molida, nuez moscada y piñones tostados, almendras o avellanas. Se pone manteca, se fríe todo este majado y se vierte sobre el pollo que estaba en el perol hecho trozos. Se deja refreír con el pollo todo este majado y se le añade vino de Jerez y una hoja de laurel tostada. Se le añade agua y cuando esté tierno se deja en una salsa conservadita.

     Me puse a preparar esta receta con la agradable compañía de mi amiga Olivia N (más tarde llegaron Emi y Katty) y sendas copas de vino, que degustamos lentamente mientras charlábamos y yo metía en el horno los tomates, la cebolla y el ajo para asarlos. Aunque en la receta no se menciona, mojé dichos ingredientes en aceite de oliva para facilitar su pelado una vez asados, como he visto que hace mi madre cuando asa verduras. Una vez limpios, en lugar de majarlos, como dice la receta, decidí pasarlos por la batidora. Estaba muy cansada para ponerme a majar. Por suerte, ahora tenemos utensilios de cocina que no existían en la época de mis antepasadas. Seguí los pasos de la receta hasta el final. Al mismo tiempo estaba cocinando una crema de espinacas para tomar como primer plato y se me ocurrió echarle al pollo el caldo de esta crema en lugar del agua. A juzgar por el resultado, estoy convencida de que acerté.

      Cuando estuvo listo y lo probamos, Olivia y yo coincidimos en la afirmación de que el plato tenía unsabor característico de la cocina oriental, propiciado por la mezcla de la canela con el resto de las especias. Son las reminiscencias de la gastronomía árabe en la cocina andaluza, le indiqué. Mas tarde hable por teléfono con mi madre y ella me confirmó que antiguamente, en los tiempos de sus abuelos, la canela era una especia que no se usaba solo en repostería: la llevaban la mayor parte de los guisos de pollo y carne.

    Os animo a cocinar esta receta centenaria de pollo cuyo sabor, original y exótico, parece más típico de un plato de nueva cocina que de una receta escrita hace más de un siglo. Su preparación no entraña dificultad alguna, aunque sí necesita tiempo y paciencia -virtud imprescindible en cualquier cocinero/a que se precie- porque la verdura hay que asarla en el horno y limpiarla antes de mezclarla con el resto de los ingredientes. ¡Que lo disfrutéis!

     ¡Os deseo una feliz tarde de domingo! Y aprovecho parta citaros en este rincón mañana lunes. Como cada semana, habránuevos relatos sobre las andanzas de Emi, Wynie, Olivia y KattyEMI, WYNIE, KATTY Y OLIVIA

                                                                                                                      RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
24 febrero 2012 5 24 /02 /febrero /2012 15:45

 

               ¡Un postre delicioso y fácil de preparar!

 

     A mi hijo le encanta el arroz con leche que hace su abuela. Se trata de un postre exquisito y muy fácil de preparar. Esta mañana he llamado a mi madre para pedirle la receta y darla a conocer aquí, en la cita que cada fin de semana tiene este blog con la cocina española más tradicional. Los ingredientes son tan comunes que seguro que los tenéis en casa. Paso a citarlos a continuación

                                     HNI_0081--2-.JPG

       

     INGREDIENTES: Un vaso de arroz, 3 de agua, 1 de azúcar, un litro de leche, 1 rama de canela, 1 cáscara de limón, una pizca de sal y canela molida para espolvorear.

     PREPARACIÓN: Poner el agua, el arroz y una pizca de sal en un recipiente al fuego. Cuando empiece a hervir le echáis la rama de canela, la cáscara de un limòn entero y el vaso de azúcar. Dejarlo a fuego lento hasta que el arroz esté tierno. Llegado ese momento, agregar la leche y subir el fuego hasta que vuelva a hervir. Dejar el fuego al mínimo y el recipiente destapado. La leche se irá consumiendo y el plato estará listo cuando tome un aspecto cremoso. Aproximadamente, lo hará en diez o quince minutos desde que se añadiò la leche.

     CONSEJO: Os sugiero una presentación tal como aparece en la imagen. Trocear la cáscara de limón y decorar con ella el plato alineando los trozos alrededor del arroz, dibujando un círculo. Colocar en una esquina la rama de canela y... a esperar las felicitaciones. ¡Seguro que llegan! Servirlo frío y espolvoreado con canela molida. La cantidad de canela dependerá del gusto de cada cual. Mi opción es no ponérsela, y que sean los comensales quienes espolvoreen su plato al gusto. Os recuerdo que la canela es una especia afrodisíaca, jaja!!!

      Y mañana, como cada sábado, tenéis una cita con la cocina con solera: las recetas que preparo siguiendo los viejos cuadernos que escribieron mi bisabuela y mi abuela. ¡Os espero!

                                                                                                       RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
23 febrero 2012 4 23 /02 /febrero /2012 16:05

     Mujeres dispuestas a sobreponerse a los fracasos del pasado y volver a                          enamorarse...

     Emi, Olivia y Katty quieren enamorarse y están buscando a un hombre de verdad. Lo comentaban durante una reunión reciente en la barra de un bar cercano al domicilio de Wynie. la única del grupo que asegura no buscar nada ni a nadie. En el citado local coincidieron, casualmente, con Candenauer, GENTE DE GUSTOS MUY PECULIARES que llegó solo. Instantes después de saludarlas amablemente, y tras ser invitado a tomar asiento junto a ellas soltó, en tono lapidario, la siguiente frase : “los bares están llenos de gente sola”.

                                      amor-de-verdad.jpg

    -Nosotras estamos muy bien acompañadas, ¿no te parece? , inquirió Wynie con una sonrisa ancha.

     -No, no me parece, insistió. Hoy os habéis juntado aquí, pero la realidad de vuestra vida es la soledad. Me refiero a que no vendríais aquí a pasar la tarde si tuvierais una buena compañía en casa, precisó.

     -Ya tengo a mi hijo. Ni necesito ni quiero otra compañía, afirmó Wynie.

    -Eso es lo que tú te crees, saltó Katty. No quieres porque no la has encontrado. A todos nos encanta que nos amen y nos mimen. La soledad no es plato de buen gusto para nadie. No te engañes.

     -No lo hago. Te lo digo absolutamente convencida. No quiero compartir mi vida con nadie distinto a mi hijo, contestó la aludida.

     -No seas tan categórica, que luego te sale el tiro por la culata, apuntó Olivia con una media sonrisa.

     -Así es, certificó Katty. ¿Os acordáis cuando yo estaba con el belga y sufría porque era un hombre casado? Ella se escandalizaba y aseguraba, con la misma rotundidad que ahora, que nunca se iría con un hombre casadoKATTY, SU AMANTE BELGA Y EL ABISMO

   -Hasta que llegó Ése, ¡jaja!, irrumpió Emi con la ironía malévola que caracterizó sus escasas palabras durante el resto de la conversación.  MARIPOSAS EN EL ESTÓMAGO DE WYNIE SMITH

     -No quiero hablar del asunto. Os he dicho hasta la saciedad que no lo sabía cuando me fui con él la primera vez. Punto y pelota. Ni Ése, ni el otro ni maroto. Mejor sola que mal acompañada, sentenció Wynie

    -¿Y por qué tiene que ser mal acompañada?, preguntó Olivia. Piensa en un hombre que te quiera, te respete y te cuide. Un hombre que merezca la pena de verdad. Seguro que los hay, y yo no niego que me encantaría encontrarlo.

    -Aquí tienes uno, se ofreció Candenauer. Yo soy un enamoradizo. Me enamoro de todas las mujeres que me llevo a la cama.

   -Lo has llamado amor, pero querías decir sexo, le recriminó Katty. Y, por lo que a mi respecta, estoy cansada del sexo por el sexo. Y de meterme en cualquier cama. No quiero volver a irme con un tío que solo piense en eso. Necesito escuchar un “te quiero”, un “ven aquí, cariño”. Saber que me quieren, me respetan y me cuidan, como acaba de decir Olivia. ¿Por qué negarlo?

    -Me estoy ofreciendo, pero ninguna me hacéis caso, insistía Candenauer. ¿No buscáis un hombre que se enamore? Yo soy de ésos, de verdad. Me enamoro como un adolescente.

     -La noche del polvo, apuntó Emi, incisiva y escueta.

    -No, no... A todos nos gusta el sexo, no vamos a negarlo. Pero lo realmente bueno es estar enamorado. Dar continuidad al primer encuentro, entregarlo todo, se defendió el hombre.

    -¿Por cuánto tiempo?, quiso saber Katty. Porque la mayoría de los hombres os enamoráis hoy de una y mañana de otra. El amor os dura bien poco.

    -A mi no, de verdad. Vente conmigo y probamos, seguía insistiendo Candenauer.

    -”Vente conmigo”. ¿Te das cuenta? Primero tienes que llevártela a la cama y después, ya veremos, subrayó Olivia. Tú eres como todos. Mucho amor y mucha palabrería hasta conseguir el objetivo, y luego, si te vi no me acuerdo.

    -No, no... Yo me enamoro de verdad, aseguraba. Sois vosotras las que me dejáis. Me dejó mi mujer y me dejaron las dos novias que tuve después de ella.

     -Por lo majo que eras, ¡jaja! enfatizó irónica Emi.

     -Pues sí, soy muy majo. Atento, cariñoso y servicial, se definió el caballero con la mirada fija en Katty, su claro objeto de deseo.

     -Me temo que no vas a convencerme, Candenauer. Cuestión de química, añadió ésta.

    La conversación continuó hasta bien entrada la madrugada. Y todas las integrantes del grupo femenino, salvo Wynie, dejaron claro un deseo común: encontrar el amor. Un amor de verdad, sincero y duradero. Dispuestas estaban a sobreponerse a los fracasos del pasado y volverlo a intentar. Anhelaban compartir sus días y sus noches con la misma persona. Un ser al que no le exigían demasiados requisitos. Básicamente, cariño y respeto... ¡Sin olvidar la química, claro! 

     El amor, el sexo, la atracción... ¿Cual es el secreto para encontrar y mantener una relación duradera? Espero vuestros comentarios al final de este artículo, pinchando en la pestaña "escribir un comentario".

                                                                                                 RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos