Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
15 marzo 2012 4 15 /03 /marzo /2012 16:29

 

     Alma en pena que arrastraba su cuerpo y su maleta por las calles de Madrid...

     La mirada verde de La Soñadora se tornaba acuosa cuando hablaba de El Seductor. No entendía por qué le decía que la quería y, al mismo tiempo, le pedía que se fuera de su casa y volviera a la de Olivia. Y ella, alma en pena arrastrando su cuerpo y su maleta por las calles de Madrid, desparramó su delgada anatomía en el sofá de mi casa y escondió la cabeza entre sus brazos. Daba la impresión de querer ocultarse del mundo. No había comido en todo el día y aseguraba no sentir hambre..

                                                            200px-Psycheabduct-amor.jpg 

    Levántate, date una ducha, come y olvida, le recomendó Wynie Smith. No gastes ni una lágrima más en ese gilipollas. Eres guapa y joven. El mundo está lleno de hombres dispuestos a darte todo lo que puedas soñar.

    -Pero ella está enamorada de él, terció Olivia.

    -Y él de mi, musitó La Soñadora. Me lo ha repetido varias veces antes de...

   -De echarte de su casa, la interrumpió Wynie. Ese tipo es un miserable. Está jugando con tus sentimientos. Lo que quiere de ti es follarte y, una vez satisfecho su deseo, tiene la desfachatez de pedirte que salgas de su casa. ¡Lo llaman amor pero quieren decir sexo!, exclamó soltando una sonora carcajada.

   -Yo creo que me quiere de verdad. Lo que ocurre es que se agobia cuando está varios días con una persona. Es muy independiente y necesita la soledad.

   -¡Cuentos!, saltó Olivia. Sé por El Elegante que ha tenidos dos relaciones largas, de ocho y tres años. ¿También echaba de casa a sus anteriores parejas? No me lo creo.

   -Por lo que él me ha contado, se trataba de historias intermitentes. Pasaban un tiempo juntos, cortaban, volvían y así. Él me asegura que no está contento con esa actitud, pero que es su forma de ser. Le he aconsejado que busque ayuda psicológica, apuntó La Soñadora...

   -¿Ayuda psicológica? Ja, ja, ja. Lo que le hace falta al caradura de tu novio es encontrarse con una tía que le ponga los puntos sobre las íes y lo plante al primer numerito, indicó Wynie. Verás como se le acababan las tonterías. Tú le resultas muy cómoda, cariño. Sabe que puede tomarte y dejarte cuando le plazca. Te has enamorado como una loca y se lo has dicho. Mal asunto, precisó.

    -Él también me lo ha dicho a mi, afirmó La Soñadora.

   -¿La misma noche que andaba detrás de Olivia, ansioso por tocarle las tetas?, inquirió Wynie. ¡Venga ya, Paloma! Sé que eres muy joven, pero deberías tener más picardía y no creerte nada de lo que te digan los hombres. La mayoría son hipócritas y farsantes. No conocen la palabra sinceridad.

    -¿En serio que hizo eso, Olivia?, le preguntó La Soñadora mirándola de frente, al tiempo que dos gruesos lagrimones surcaban su rostro pálido.

    -Sí, cariño, en serio. No quise decírtelo para que no sufrieras más y, por el mismo motivo, no le solté una buena hostia en su sucia cara, que es lo que se merecía ese impresentable.

    -Escucha, Paloma, le pidió Wynie. Te aseguro que si ahora mismo lo llama Olivia, queda con él esta noche y terminan en la cama. ¿Quieres que hagamos la prueba?

   -No quiero yo, respondió la aludida. No obstante, lamento decirte que creo que mi amiga tiene razón, indicó Olivia a La Soñadora. Tu novio es un picaflor, corroboró.  DESQUICIADAS POR LOS HOMBRES

  La Soñadora hundió aún más la cabeza entre sus brazos. Las demás escucharon apenadas el sonido de su amargura. Yo me levanté, le di un vaso de agua y sequé sus lágrimas con un pañuelo blanco.

   -¡Qué pena! Tan joven, tan guapa y sufriendo por amor como una desquiciada, comenté a mis amigas.

  -¡Vaya fin de semana que llevamos!, exclamó Olivia. Aún no me ha dado tiempo de contaros la historia de otra de mis amigas, la Artista. Ayer se presentó en mi casa llorando como una posesa. Me pidió que le prestara dinero para pagar la fianza y poder sacar a su novio de la cárcel. Me dio mucha pena verla así, pero no se lo dejé. No tiene ni para dar de comer a su hijo y pide para un tío.

    -¿Y por qué está en prisión?, quiso saber Wynie.

   -Ella dice que por multas de tráfico, pero yo sé de buena tinta que se trata de un caso de malos tratos.

   -¿A tu amiga? ¿A la misma que anda buscando dinero para sacarlo?, interrogaba Wynie escandalizada.

     -No. A otra novia que tuvo antes que ella.

    -¡Qué fuerrrrrte!, saltamos al unísono Wynie y yo misma. ¿De qué pasta estarán hechas las mujeres que anteponen el amor por esos tipejos impresentables al bienestar de sus hijos? Wynie lanzó la pregunta clavando sus ojos negros en cada uno de los rostros femeninos que formaban la reunión.

    -Ya veis lo que hace el amor, respondió Olivia.

    -Ojalá no se nos presente nunca de esa manera, agregué yo.

   -A mi no, os lo aseguro. Jamás permitiría nada parecido. Ese tipo de amor es una gran mierda, sentenció Wynie, rotunda.

    -Olivia me dijo ayer que tú nunca te has enamorado, murmuró La Soñadora, levantando su bello rostro lánguido y señalando a Wynie con su mirada marina.

    -Ni quiero. La razón puede dominar los sentimientos, y yo no siento amor porque no me da la gana, afirmó la aludida con palabras de mujer fuerte y segura de sí misma.

   A colación de este diálogo femenino os dejo, queridos lectores/as, un tema para el debate. ¿Puede la razón doblegar al amor? ¿Es posible amaestrar los sentimientos? Espero vuestros comentarios debajo del artículo, pinchando en la pestaña “escribir un comentario”.

                                                                             RoCastrillo 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
14 marzo 2012 3 14 /03 /marzo /2012 16:19

    Las lágrimas de Paloma Soñadora por un cínico seductor

    El pasado fin de semana, mi amiga Olivia N. recibió en su casa a Paloma Soñadora, una colega que llegó de Barcelona para pasar el fin de semana. Se habían conocido la misma noche que Olivia tuvo su primera aventura con El Elegante. Paloma era la novia del mejor amigo de éste y ambas mujeres congeniaron de maravilla, aunque la catalana -una chica guapísima- era 20 años más joven que Olivia. En teoría visitaba la capital para asistir a la fiesta de inauguración del nuevo local nocturno que El Elegante y el ex marido de Olivia habían abierto en una de las zonas de copas más concurridas de Madrid pero, en la práctica, fue otra razón la que propició el viaje: reencontrarse de nuevo con su novio, que le había pedido un tiempo de reflexión...

                                               lagrimas-de-mujer.jpg

   Con veintipocos años, Paloma Soñadora se había enamorado hasta el tuétano de un hombre que pasaba de los 40. Y, con la ingenuidad y la frescura que caracteriza a la juventud, cometía el error de repetirle una y otra vez lo mucho que lo amaba. El tipo, un seductor empedernido, encontró en ella el chollo de su vida: una chica guapa y joven a la que se llevaba a la cama cada vez que le daba el calentón, y cuando se aburría la apartaba de su lado con excusas absurdas del tipo “te quiero pero necesito estar solo”, que a ella le parecían convincentes. En esta ocasión, pretendía que le diera tiempo.

  “Dile que el tiempo lo da el reloj, no tú”, le aconsejó Olivia cuando la Soñadora la telefoneó para pedirle que la acogiera en su casa el fin de semana. “Mándalo a tomar por saco, es lo mínimo que se merece”, le recomendó muy segura de sus palabras, porque la vida se había encargado de enseñarle bien cómo tener a los hombres a raya. “Vente a Madrid y no lo llames. Te lo vas a encontrar en la fiesta”, le aseguró. “Si quiere estar contigo, lo aprovechas, y si no, te buscas a otro, que eres muy guapa y no te van a faltar candidatos para elegir”, sentenció.

   La Soñadora colgó el teléfono y repitió varias veces las palabras de Olivia. Le hubiera gustado seguir sus consejos, pero existía un pequeño inconveniente: no tenía invitaciones para ir a la fiesta y necesitaba pedírselas a El Elegante, razón por la cual quedaba descartado el factor sorpresa. Tenía claro que éste avisaría a su amigo de la visita. No obstante, lo llamó y consiguió sendos tarjetones, uno para ella y otro para Olivia.

    La noche del evento se presentaron las dos, despampanantes y vestidas a la última. El seductor se deshizo en elogios con su novia, un bombón que se convirtió en objeto de todas las miradas. Orgulloso de su conquista ante los ojos ávidos de la jauría masculina, intentaba aparentar que bebía los vientos por ella... Sin ser así...

    La que se llevó varias sorpresas fue Olivia. El Elegante llegó acompañado de su mujer, cuando a ella le aseguró el día que se reencontraron LA NOCHE DE ABREMELOYA!!! (II) que había roto con su novia -no esposa- y que era un hombre libre. Y no contento con su sucia mentira, intentaba seducirla de nuevo a espaldas de la legítima pero Olivia, mujer experta y de armas tomar, le dejó claro su desfachatez y no le dirigió una sola palabra durante el largo rato que permanecieron en el local. Tampoco le faltaron pretendientes. La segunda sorpresa se la dio el propio novio de su amiga. El Seductor, seguro de que contaría con los favores de La Soñadora, se dedicó a jugar con disimulo al picaflor e intentó besarla y tocarle los pechos en varias ocasiones. Olivia lo rechazó de forma educada, aunque su comportamiento la indignaba tanto que le hubiera gustado soltarle algún improperio y humillarlo públicamente. Si no lo hizo fue para ahorrarle el disgusto a la amiga inocente, soñadora y enamorada...

   Avanzada la madrugada, Paloma la Soñadora comunicó a Olivia que se marchaba a dormir en casa de su novio y que se quedaría con él el resto de los días que tenía previsto pasar en Madrid. “Es lo lógico”, asintió ella. “Mañana te acercas a mi casa y recoges tu maleta. Disfruta y no te preocupes por nada”, le recomendó.

   Nada más lejos de la realidad. Al día siguiente, la Soñadora se presentó en casa de Olivia hecha un mar de lágrimas. Después de hacerle el amor hasta saciarse, el Seductor le pidió que volviera a casa de su amiga. “Te quiero mucho pero no me encuentro bien últimamente. Necesito estar solo”, le aseguró. Y con el cinismo propio de ese tipo de actitudes, acarició el rostro bello y lloroso de la muchacha y le repitió lo mucho que la quería. Lo peor de todo fue que la Soñadora lo creyó. Y así, invadida por el llanto y desquiciada de los nervios, se fue a buscar el consuelo en los brazos de su amiga.

    Conocí a la Soñadora la víspera de su partida a Barcelona. Vino a mi casa con Olivia N. y Wynie Smith. Hablamos largo y tendido de su historia y salieron a colación otras muchas historias: las desventuras de varias amigas que también andaban desquiciadas por los hombres. Estad atentos/as: Os las contaré en próximas entradas de este blog.

                                                                                     RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
13 marzo 2012 2 13 /03 /marzo /2012 16:08

     ...Se dejaba querer y se arrastraba a los envites de una atracción sorpresiva...

    Antes de aquella noche, Wynie nunca había pensado en El Grandullón UN MASAJE DE LARGO RECORRIDO como una posible pareja sexual, y no porque no le gustara. Más bien al contrario. Físicamente pertenecía al tipo de hombre con el que ella no solía rehusar una aventura: era muy alto y corpulento, de piel blanca, cabellos rubios y ojos azules. Sin embargo, el hecho de congeniar con él desde el momento en que se conocieron y haber pasado juntos muchas noches de juerga propició que pensara en ese hombre más como amigo o colega de la noche que como amante. Hasta que sintió las caricias de sus manos expertas, precisamente una mañana en que estaba muy cansada, solo quería dormir y no tenía ganas de sexo. Y él, aparentando respetar sus deseos, le susurraba al oído que se relajara y se durmiera. No obstante, actuaba en sentido inverso al que indicaban sus palabras, y sus largos dedos seguían explorando con suavidad y maestría cada rincón de un cuerpo que se volvía sumiso, se dejaba querer y se arrastraba a los envites de una atracción sorpresiva e irreconocible.

                                                Amazona-fusion-Kamasutra.gif

  El Grandullón se desnudó completamente ante los incipientes gemidos de su compañera. Se tumbó a su lado en la cama, la atrajo hacia su cuerpo y llenó su boca de besos profundos y ardientes... Mientras, sus dedos continuaron el recorrido parsimonioso por la senda del deseo, atravesaron las protuberancias montañosas, cruzaron el valle y se adentraron en el bosque humedecido por la lluvia que segregaba el firmamento del placer. Sintieron el calor apoderándose de sus cuerpos y vislumbraron el sol del verano que arrojaba rayos de fuego sobre la piel sudorosa...

    Inmersa en las nuevas y gratificantes sensaciones, Wynie no le dio importancia al escaso tamaño del pene de su compañero. Había disfrutado tanto antes de percibir tal inconveniente que ni siquiera le afectó. De hecho, le resultaba milagroso que la escasez se trocara en abundancia, y que un miembro tan pequeño pudiera provocar un éxtasis tan grandioso como el que estaba sintiendo...

   Un sueño profundo los invadió después de amarse. Pasaron las horas, descansaron los cuerpos y las penumbras del atardecer tiñeron de gris las paredes que los rodeaban.

   Wynie se despertó sedienta. Bebió un litro de agua a tragos rápidos, impaciente por saciarse. Llenó la jarra, cogió dos vasos y lo colocó todo sobre una bandeja, que depositó sobre la mesa que había junto a la cama. Volvió a meterse entre las sábanas y sintió los brazos de El Grandullón que rodeaban su cuerpo y lo apretaban contra su pecho. Él abrió los ojos lentamente y le sonrió. Se incorporó en la cama y bebió dos vasos de agua del mismo modo que ella: ansioso por calmar la sed. De nuevo pegados, la lengua del hombre inició una travesía por el sendero que surca el pecho femenino, baja por el vientre y se adentra en la intimidad más profunda. Y el cuerpo de ella vibró y tembló al tiempo que el clímax tersaba sus piernas y provocaba gemidos gozosos... Con la intención de prolongar el momento, se encaramó encima de El Grandullón y, cual amazona galopando al ritmo de los sonidos del amor, lo sintió dentro de su cuerpo...

    Ninguno de los dos había articulado palabra desde el día anterior. Wynie saboreaba el relajo propio de un doble orgasmo recostada en el pecho mullido de El Grandullón. Rememoraba entonces la conversación que mantuviera meses atrás con sus amigas y que fue, precisamente, la misma que inauguró este blog: ¿el tamaño importa? La experiencia vivida reforzó lo que ya pensaba entonces: que en el sexo, la boca o las manos pueden jugar un papel tan importante como el órgano viril. De hecho, acababa de tocar el cielo junto a un hombre que la tenía pequeña... Y con él estuvo hasta que las obligaciones cotidianas de ambos lo permitieron.  ¿EL TAMAÑO IMPORTA?

    Os animo, queridos lectores, a continuar el debate abierto sobre este tema con vuestros comentarios. Wynie me confesó que, en algún momento de su periplo amatorio con El Grandullón, se reía para sí misma recordando el refrán de "hombre grande, pene pequeño y viceversa", que en el caso de su último amante se cumplía a rajatabla... ¿Creéis que este dicho se cumple en la mayoría de los casos?

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
12 marzo 2012 1 12 /03 /marzo /2012 16:37

      ...El agua del deseo brotaba de cada uno de los poros de su piel...

    Aquella noche, Wynie Smith acudió con sus amigas a El Maligno y se encontró con El Grandullón nada más entrar. Hacía varios meses que no se habían visto. Se conocieron en el mismo lugar un par de años atrás, en los tiempos en que Wynie, Emi, Olivia, y Katty empezaron a frecuentar el club. A las cuatro les parecía un tipo divertido y ocurrente y solían pasar largos ratos con él. A Wynie le gustaba, aunque nunca se había planteado que entre ellos pudiera haber algo más que unos encuentros casuales, unas copas compartidas y unas cuantas risas. Él, que era de su misma edad, tenía una novia muy joven a la que solía llevar a aquel lugar privado y exclusivo, donde la muchacha no podía acceder por sus propios medios puesto que no era amiga de M., el dueño, y únicamente entraba en su calidad de pareja de El Grandullón, asiduo cliente del local. Esa madrugada, Wynie lo vio solo en la barra y tuvo la impresión de que su joven novia no estaba allí. Se lo confirmó él mismo de modo instantáneo, al recibirla con un fuerte abrazo ybesarla en la boca.

                                                 masaje.jpg

     -Andas muy fogoso esta noche, grandullón. Deduzco que has venido solo.

     -Estoy solo, contestó él, a secas.

     -¿Y eso? ¿Te ha dejado la novia?, inquirió ella riendo irónicamente.

   -No, la he dejado yo. Ayer mismo. No estoy preparado para tener una relación seria y estable, que es lo que ella quería. Soy infiel por naturaleza. Me resulta imposible entregarme a una sola mujer... Siempre acaban pillándome, como ha ocurrido ahora.

      -Entonces, te dejó ella. Acabas de decirme que lo hiciste tú, le recordó Wynie con retintín.

    -Te lo he dicho y lo confirmo, reiteró él. La dejé yo. Mi novia encontró un tanga femenino entre las sábanas de mi cama y montó en cólera. Después de vociferar sus cuernos lo más alto que fue capaz e insultarme con todos los improperios que se le ocurrieron en medio de su ataque de histeria me aseguró, recostada en mi hombro y llorando desconsolada, que estaba dispuesta a olvidar el asunto y a mantener la relación que teníamos como si nada hubiera ocurrido, pero yo me negué. Cada día tengo más claro que lo de la pareja estable no va conmigo.

   -Pues ya somos dos pensando lo mismo, le contestó ella. Espíritus libres como el viento, apuntó luciendo una sonrisa coqueta en sus labios sugerentes, perfilados de rojo pasión.

    Siguieron hablando, bebiendo y riendo en la habitación azul mientras Emi, Olivia y Katty bailaban en el salón. Avanzaba la madrugada y él le pidió que lo acompañara al cuarto de baño.

     -¿Es que piensas meterme mano?

    -En principio, no. Quería invitarte a otras cosas pero también puedo meterte mano, si lo deseas, aclaró El Grandullón. Ya sabes que me pones mucho.

     -Ni lo sabía ni quiero enrollarme contigo. Me caes muy bien pero no me atraes desde el punto de vista sexual. Te recomiendo que olvides lo de meterme mano.

      -Tú te lo pierdes. Vamos a lo otro, entonces, insistió.

    Pasaron las horas. Emi, Olivia, y Katty pusieron fin a la fiesta y se marcharon. Wynie permaneció junto a El Grandullón, charlando y riendo. De la habitación azul pasaron al salón de baile. Quedaba ya muy poca gente en el local y M. abrió las ventanas para avisar a los noctámbulos incansables de que el sol de un nuevo día lucía en lo alto del horizonte. Wynie y El Grandullón dieron por terminada la juerga y salieron juntos a la calle. Ella tomó el camino de su domicilio y él la siguió. Wynie no le dijo nada porque pensó que se dirigía al metro, en la misma dirección.

  -Hasta luego, nos vemos otro día, quiso despedirse cuando alcanzaron la boca del suburbano.

     -¿Así me tratas? No quiero irme solo a mi casa. Invítame a la tuya, por favor.

     -No me apetece tener sexo contigo. Te lo he dicho antes. Y a estas horas, cansada y sin dormir en toda la noche, me temo que con nadie, apuntó.

     -De acuerdo. Prometo no tocarte, aseguró él.

     Wynie accedió. Entraron en la casa y se tiraron en la cama, vestidos. Él le quitó los zapatos y empezó a masajear suavemente sus pies descalzos.

      -¿Tienes crema?, le preguntó.

      -Sí. ¿De qué tipo?

      -Del que quieras. Es para ti, rió él.

     Wynie le dejó un tarro de crema hidratante de Aloe Vera y El Grandullón se dispuso a desnudarla. Ella cerró los ojos y sintió las manos grandes del hombre deslizarse por toda la superficie de su cuerpo hidratado por la crema y humedecido por el agua del deseo que brotaba de cada uno de los poros de su piel...

                                                             (CONTINUARÁ MAÑANA)               RoCastrillo


Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
10 marzo 2012 6 10 /03 /marzo /2012 15:09

    En los tiempos de mi abuela también se preocupaban por conseguir una esmerada presentaciòn de los platos...

     La receta con solera que he elegido de los cuadernos de mi abuela para preparar este fin de semana es una rosca de merluza. Un plato frío y muy apropiado para los cálidos días que se avecinan. No es difícil de hacer, aunque su preparación es larga y necesita una elevada dosis de paciencia. Está pensado para 10-12 comensales. Os lo recomiendo para una comida de domingo u otra ocasión especial en la que tengáis invitados. Yo lo hice anoche para obsequiar a  MIS AMIGAS  y triunfé. Además de la vista, que es espectacular, admiraron su sabor delicado y fresco. Llama la atención que las amas de casa de hace tantos años se preocuparan por ofrecer a los suyos unas recetas tan cuidadas desde el punto de vista estético. Tal como es mi costumbre desde que empecé con estas históricas recetas, copio literalmente el texto que mi abuela escribió en su cuaderno dedicado al pescado. RECETAS CON MUCHA SOLERA. Antes os muestro la fotografía que tomé de la preparación resultante. ¡Me encantaría que su vista os motivara a meteros en faena!

la-foto--2--copia-2.JPGla-foto--1-.JPG

INGREDIENTES: Dos kilogramos de merluza (parte de la cola), 125 gramos de aceite, 125 gramos de cebolla, 6 cucharadas de pasta de tomate, aceite y harina para freír la merluza.

Para el adorno: 4 huevos cocidos, una lata pequeña de pimiento morrón, una ramita de perejil verde y picadito y medio litro de salsa mayonesa.

MODO DE HACERLO. Después de limpia, se parte la merluza a ruedas gruesas y se rocían de sal. Al cuarto de hora se secan con un paño, se pasan por harina y se van friendo un poco en aceite. Se ponen los 125 gramos de aceite al fuego, se pica en él la cebolla muy fina y en cuanto esté tiernecita se agrega el tomate dejándolo cocer a fuego lento. Cinco minutos antes de apartarlo se incorpora la merluza limpia de piel y espinas y muy desmenuzada. Mézclese todo bien y pruébese de sal. Retirado del fuego, pásese a una pasadera para que escurra bien el aceite. Una vez escurrida y fría se forma como una rosca gruesa alrededor de la fuente donde se vaya a servir, redonda u ovalada según la forma de ésta. A tres dedos de distancia de la primera fórmese otra rosca más pequeña en el centro. Con la mitad del pimiento morrón hecho tiritas se forman cuadros sobre la rosca. Con los huevos duros, el pimiento restante y el perejil se hace un picadillo y de él se pone unb poquito en el centro de cada cuadro. Con el resto de picadillo fórmense dibujos a capricho de una rosca a otra, y los huecos de los dibujos se cubren de mayonesa. En el hueco del centro, también dibujos con el picadillo y mayonesa en los huecos. La mayonesa restante se vierte por el rededor de la fuente. Es un fiambre riquísimo y de bonita presentación. Este plato puede hacerse de otro pescado fino como pescadillas o acedías extra, y ni qué decir tengo que el tamaño de la fuente debe ser proporcionado a la cantidad de pescado. Las cantidades que doy son para diez o doce personas. (Para quienes no lo sepais, la acedía es un pescado típico de las costas del sur de España, con sabor parecido al del lenguado y aspecto similar, aunque mucho más pequeño).

    Hasta aquí la receta de mi abuela. Del texto me llaman la atención dos cosas: en primer lugar, el elevado número de comensales para el que está pensado el plato. Se nota que en aquellos tiempos las familias eran bastante más numerosas que ahora. En segundo lugar, la descripción tan detallada de la forma de adornarlo, indicativa de su preocupación por la vista final del plato. Queda claro, por tanto, que el cuidado en la presentación de las recetas no es patrimonio de la nueva cocina. Fijaros la importancia que le daba mi abuela hace ya casi un siglo.

     Me encantaría que alguno de vosotros/as se animara a elaborar la receta y compartiera su experiencia. Debo deciros que la mía resultó muy agradable. No podría decir exactamente cuánto tiempo tardé, pero si hablamos de dos horas en total no creo que me quede corta. Y, en honor a la verdad, ni me aburrí ni me resultó pesado. La cocina me relaja mucho y el reloj se para cuando me pongo el delantal y me meto en faena. Mucho más, si me rodeo de buena música y mejor compañía. Aprovecho para agradecer a mi amigas Olivia N., que hizo de DJ, la estupenda música con la que nos deleitó ayer.

    Os deseo un fin de semana feliz y fogoso y os emplazo aquí el lunes, con un nuevo relato erótico sobre las aventuras de Emi, Wynie, Olivia o Katty, las protagonistas de ABREMELOYA!!!

                                                                            RoCastrillo

 

 


Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
9 marzo 2012 5 09 /03 /marzo /2012 14:21

 

Son típicas del tiempo de Cuaresma pero están riquísimas en cualquier época del año

    Estas rosquillas son un dulce típico del tiempo de Cuaresma, pero en casa nos gustan tanto que mi madre las prepara en cualquier época del año. Están buenísimas, tanto para el desayuno como a la hora de merendar. Sus ingredientes son muy básicos y la preparación es bastante sencilla, aunque es necesario añadirles unas gotas de amor y una cucharadita de paciencia. Teniendo en cuenta estos requisitos, las manos en la masa y ¡a disfrutar!

                                      HNI_0010.JPG

INGREDIENTES: 3 huevos, 1 vaso de azúcar, ½ vaso de de aceite de oliva, 4 vasos de harina, dos limones, un sobre de levadura y aceite de oliva para freír. Las medidas están tomadas en referencia a un vaso de agua de tamaño normal, con una capacidad aproximada de un cuarto de litro.

 ELABORACIÓN: Lo primero que tenemos que hacer es poner al fuego el ½ vaso de aceite de oliva y echarle la cáscara de un limón para que tome sabor. Retirarlo del fuego una vez conseguido este propósito, sacar el limón y dejar enfriar el aceite. A continuación echamos el sobre de levadura en la harina, lo mezclamos muy bien y lo reservamos. Finalizadas estas dos tareas, empezamos a preparar la masa de la siguiente manera: separamos las yemas de las claras de los tres huevos, ponemos en un recipiente las claras y las batimos hasta que alcancen el punto de nieve. Les agregamos entonces las yemas, el vaso de azúcar y la rayadura de un limón. Añadimos el aceite con sabor a limón que habíamos dejado enfriar y lo mezclamos todo. Seguidamente empezamos a echar la levadura ligada con harina que habíamos reservado y vamos formando la masa con las manos hasta que consumamos el total de la cantidad. La masa debe quedar compacta y lo suficientemente dura para que puedan formarse las rosquillas. Si no es así, seguimos echando harina hasta que alcance la consistencia adecuada. Es aconsejable dejarla reposar unas horas antes de modelar las rosquillas. Trascurrido ese tiempo vamos formando tiras de masa y uniéndolas por los extremos para que adquieran la forma característica. Cuando tengamos las rosquillas preparadas las freímos en aceite de oliva a fuego medio. Debemos procurar que el aceite no llegue a calentarse mucho porque si lo hace se quemarán las rosquillas por fuera y por dentro quedarán crudas. Aquí recomiendo tener mucha paciencia, freírlas a fuego lento y sacarlas cuando el color que adquieran sea dorado. Una vez fritas se van sacando en un escurridor para que suelten el aceite, o en un plato cubierto de papel de cocina.

    Las rosquillas no deben tomarse hasta que se hayan enfriado del todo. Llegado ese momento, se pueden comer tal como están; envueltas en azúcar o en una mezcla de azúcar y canela molida, dependiendo de los gustos de cada cual.

      ¡Espero que os animéis a prepararlas y las disfrutéis mucho!

      Y mañana, sábado, como es habitual en este blog, vuelven las recetas con solera: las que preparo siguiendo los viejos cuadernos de cocina que escribieron mi bisabuela y mi abuela. En esta ocasión ya tengo la receta elegida: rosca de merluza. ¡Os espero!

                                                                                  RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
8 marzo 2012 4 08 /03 /marzo /2012 13:06

   "¿Es también hoy el día de las mujeres que estamos en paro?"  (Wynie Smith)

    Hoy, Día Internacional de la Mujer Trabajadora, he invitado a desayunar a mis amigas. MIS AMIGAS  He preparado unas deliciosas rosquillas fritas, cuya receta podréis ver mañana en estas páginas. La primera conversación del grupo ha girado en torno al propio nombre de la onomástica en cuestión. Todas hemos estado de acuerdo en que el calificativo “trabajadora” debería suprimirse del título y dejarlo en “Día Internacional de la Mujer”, trabaje o no.

                                   3-DIA-INTERNACIONAL-DE-LA-MUJER-8.jpg

    -¿Que pasa con nuestras madres, la mayoría de las cuales no han trabajado fuera de casa en toda su vida? ¿No tienen derecho a celebrar su día? ¿Tampoco es hoy el día de las mujeres que estamos en paro y sufrimos doble crisis, la económica y la provocada por la desigualdad?, protesta Wynie Smith.

   -Lo que se celebra hoy, en realidad, es la lucha de la mujer por su participación en la sociedad en las mismas condiciones que el hombre. Un pilar fundamental para conseguir esta meta es el acceso a un puesto de trabajo remunerado, aclara Emi. No obstante, yo también creo que debería suprimirse la palabra trabajadora y dejarlo en Día Internacional de la Mujer, a secas.

     -A mí lo que me gustaría saber es cuánto tiempo tendrá que pasar para que la igualdad sea real y efectiva y esta celebración pierda su sentido, interviene Olivia N.

     -Uff!, salta Katty Lloyd. No vamos a negar que se ha conseguido mucho, pero el camino es aún más largo. Fijaros en nosotras, sin ir más lejos. Estamos aquí cinco mujeres, todas con estudios universitarios y años de experiencia profesional. Y solo Emi, es decir, una de cinco, tiene un trabajo digno y estable. Las demás nos vemos obligadas a buscarnos la vida para alimentar a nuestros hijos, en la mayoría de los casos, sin ayuda. Y ahora mirad al otro lado, al de nuestros ex maridos. Todos con trabajos estupendos y encima, no nos pasan ni un euro.

   -Por ellos, como si tenemos que dormir debajo de un puente. Están muy bien amparados por la famosa custodia compartida y las leyes presuntamente progresistas, añade Wynie levantando el tono de voz. Es vergonzoso en un país donde las mujeres todavía pierden sus trabajos por quedarse embarazadas, o les preguntan si piensan tener hijos antes de contratarlas. Por mucha custodia compartida que haya, la ley debería proteger a la madre en una situación desigual, que se da con tanta frecuencia. Que arreglen primero la discriminación de base y dejen las florituras para luego. Una casa se construye desde los cimientos, no se empieza por el tejado, matiza.

     -Ya sé que habéis sufrido mucho con la custodia compartida pero es lo mejor para nuestros hijos, puntualiza Katty clavando su mirada clara en Wynie y en quién suscribe estas líneas. Ellos también deben tener el derecho a educar y disfrutar de sus hijos. 

     -Bueno, de eso podríamos hablar largo y tendido, pero ahora no es la cuestión. El meollo del asunto -explica Wynie- es que, en la mayoría de los casos, somos las mujeres quienes sufrimos el paro y la discriminación mientras ellos continúan sus cómodas vidas, agazapados detrás de sus puestos estables. Fijaros en nuestros propios casos y los de nuestros ex maridos, no tenemos por qué ir más lejos. Salvo Emi, todas nos hemos visto apuradas en más de una ocasión y los padres de nuestros hijos, amparados por la ley, se han negado a ayudarnos.

     -Bueno, no creo que eso tenga que ver mucho con la ley. Se niegan porque son malas personas, observa Olivia. El mío sí me pasa una buena pensión. En primer lugar, porque soy yo quien cuida a nuestro hijo y en segundo, porque me lo robó todo. Lo sabe y paga con dinero el dormir tranquilo cada noche. Y los vuestros no os dan ni un euro porque no soportan que los hayáis dejado, punto.

   -Y porque la ley les permite hacerlo, no te olvides, replica Wynie. En custodia compartida cada padre paga los gastos del niño durante su tiempo de estancia, sin que ninguno de los progenitores esté obligado a pasar pensión alimenticia o de otro tipo al otro. Dicho así, parece lógico. Sin embargo, no lo es en España, donde las mujeres sufrimos una enorme discriminación laboral. En puestos iguales cobramos menos que los hombres y aún se siguen dando numerosos casos de despido por el simple hecho de ser madres.

    -Que se erradicarían si la baja maternal se repartiera por ley entre ambos progenitores, añade Emi. El hecho de despedir a las mujeres por quedarse embarazadas perdería su sentido en caso de que los hombres se vieran obligados a dejar sus empleos el mismo tiempo que las mujeres para cuidar a sus hijos.

     -Esa teoría está muy bien, pero te olvidas de que somos las mujeres quienes tenemos que amamantar, no ellos. Las leyes parlamentarias no pueden obviar a la Ley natural, interrumpe Katty...

     La conversación continuó por derroteros similares, pero aquí la dejo. Y espero que vosotros dejéis vuestros comentarios y observaciones a este debate. ¿Cómo veis la situación de la mujer en España, sea o no trabajadora?

                                                                                                           RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
7 marzo 2012 3 07 /03 /marzo /2012 16:07

 

Las manos de El Polaco se paseaban por su vientre. Sus labios acariciaban la piel suave del cuello...

    Sobresaltada, Emi Abbott abrió los ojos después de una siesta de tres horas. Llevaba varios días en que, más que andar, arrastraba su cuerpo. Llegaba tan agotada del trabajo que no podía ni comer. Ni siquiera tenía fuerzas para pasar un rato con sus hijas. Directamente, se metía en la cama y se dejaba dominar por el sueño. Esa tarde sintió calor... Mucho calor. Las manos de El Polaco EL DESPERTAR SEXUAL DE EMI ABBOTT se paseaban por su vientre . Sus labios acariciaban la piel suave del cuello, saboreando cada milímetro y avanzando lentamente hacia la comisura de los labios. Su lengua húmeda se introdujo en la boca sedienta, sus manos bajaron al bosque e iniciaron un recorrido por el sendero mojado...

                                                   Lagrima-y-corazon.jpg

    Fue entonces cuando el calor se convirtió en escalofrío y la ansiedad en angustia. Cuando la conciencia superó a la fantasía y la avisó de su confusión: No era real el objeto de su deseo: no estaba allí ni la había tocado desde hacía mucho tiempo. Eran sus propias manos las que acariciaban su cuerpo y su propia lengua la que regaba los labios resquebrajados... Pensó en los hombres que llegaron después de El Polaco: el lánguido Cupido LOS NUEVOS MUNDOS DE EMI ABBOT , el monumento de chocolate que la amó en Las Bahamas ...Y LA LUNA ADORNÓ DE REFLEJOS PLATEADOS SUS CUERPOS DESNUDOS... y la tentación tatuada que le alegró la Gala de los Premios Goya EMI ABBOTT TRIUNFÓ EN LA GALA DE LOS GOYA . La suerte la había acompañado en sus aventuras amatorias, pero era consciente de que con ninguno de ellos vibraba su cuerpo como lo hacía con él. Se incorporó en la cama y el sonido del teléfono repiqueteó en sus oídos. Se levantó, agarró el aparato y escuchó la voz de su añorado amante.

    -Te deseo, te necesito. Nunca te olvidaré.

    -Estaba soñando contigo. Sentía mucho calor y, al despertarme y darme cuenta de que era un sueño he temblado de frío. Tu ausencia hiela mis huesos.

     -Y la tuya me tiene desquiciado. No quiero vivir sin ti, Emi.

     -Pero yo no puedo vivir contigo. Ya lo sabes. También yo sufro el dolor de la pérdida.

    -No me has perdido. Soy tuyo aunque esté lejos. Y me pesa mucho saber que eres el último tren de mi vida y no puedo cogerlo. Te he llamado porque te necesito. Quiero besarte y abrazarte. Apretarte contra mi pecho y meterme dentro de ti. Despedir el día y recibir a tu lado la mañana siguiente.

     -Ven a verme.

     -No. No es suficiente para calmar mi sed. De ti no quiero un poco. Lo necesito todo.

     -Confórmate con lo que puedo darte.

     -No, negó de nuevo antes de colgar el teléfono.

     Emi sintió el click como una espada que se clavaba en cada músculo de su cuerpo. La añoranza irrumpió en la habitación y se apoderó de su cuerpo y de su alma. Cerró los ojos y vio a El Polaco desnudo. Se deleitó en el recuerdo de su anatomía delgada y fibrosa, el pecho lampiño, el vientre liso, el pubis dorado y el enorme falo que se alzaba para mostrarle el paraíso... Intentó quedarse dormida para volver a verlo y revivir la pasión, pero la añoranza no se lo permitió. Más bien al contrario: se sentó junto a ella en la cama y le habló del desamor, la soledad y la negritud de una existencia sin anhelos. Las lágrimas inundaron su mirada azul. Era consciente de que no podía entregarse a El Polaco. Ni siquiera debería permitirse el lujo de anhelarlo...

                                                                                              RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
6 marzo 2012 2 06 /03 /marzo /2012 17:31

 

     Las lenguas se enredaron, los cuerpos se juntaron hasta cortar la respiración                 y latieron los corazones, con fuerza y al unísono...

    Olivia N. entró en la sala de juntas elegantemente vestida, como era habitual en ella cuando tenía que asistir a reuniones de trabajo junto a su jefe. Esa mañana se había levantado temprano y decidió desayunar en la calle, cerca del edificio de oficinas donde iba a celebrarse el encuentro. Mientras degustaba lentamente un café con leche en vaso y media ración de churros, su mente divagaba y jugaba barajando las actitudes que podría tomar en caso de volver a coincidir con el ejecutivo. ¿Estará?, sí, no, sí, se preguntaba desojando la margarita del destino en cada suspiro y en cada trago de café.  UN LEÓN DISFRAZADO DE EJECUTIVO

                                          besos.jpg  

    Cinco minutos antes de la hora empezó a caminar a paso corto hasta el lugar de la cita, ajena a que el ejecutivo la había visto desde lejos y apresuraba su andar para alcanzarla...

   -Estás más bonita que esta preciosa mañana, le soltó el galán a modo de saludo, señalando con un gesto al sol que se asomaba en lo alto del horizonte.

     -Buenos días, contestó ella en tono distraído, como si su presencia no le pareciera nada especial.

     -Te deseo con toda mi alma y me contestas como a un cualquiera que te saluda por la calle. ¿Tan poco significo para ti?

     -Yo no he dicho eso.

     -No. Por decir, tampoco has dicho nada. Ni siquiera has contestado a mi pregunta.

     -¿A qué pregunta? 

     El ejecutivo la cogió con vehemencia del brazo derecho, la atrajo hasta su cuerpo y enfrentó sus rostros.

     -¿Quién soy, Olivia? ¿Qué lugar ocupo en tu vida?, le preguntó en tono recriminatorio, sus labios casi rozando la boca encarnada de ella.

    -¿Por qué te pones así? ¿Qué quieres que te diga? Me he acostado un par de veces contigo. No soy tu esposa. ni tu novia, ni sé nada de tu vida...

      -Sabes muy bien cuánto me gustas, le contestó al tiempo que la besaba largamente en la mitad de un paso de peatones. El semáforo cambiaba y los conductores pulsaban sus bocinas, dejando la calle envuelta en el sonido grave de tanto claxon pitando a la vez.

     Casi en volandas, Olivia alcanzó el otro extremo de la calzada aupada por los brazos fuertes del ejecutivo. Sus pechos jadeantes encontraron acomodo en el ancho torso varonil que los acogía y su boca sedienta de la carrera se dejó humedecer por labios que la arrastraban a un universo de placeres...

    El silencio marcó el tiempo transcurrido desde que terminaron de besarse en la calle hasta que ocuparon sus asientos respectivos en la amplia sala de juntas. Cuatro conferenciantes, cuatro discursos y dos horas más tarde, sus cuerpos volvieron a sentir la mutua cercanía, apostados frente a la mesa larga donde varios camareros se afanaban en servir agua, café o té a los asistentes al encuentro empresarial. El ejecutivo aprovechó el barullo reinante a la hora del descanso para empujar a Olivia con discreción hacia la sala de juntas, que se había quedado vacía a causa del cuarto de hora de descanso que se tomaban sus ocupantes para desayunar. Cerró suavemente, sin hacer ruido, y apretó a la hembra contra la puerta de madera oscura. Las lenguas se enredaron, los cuerpos se juntaron hasta cortar la respiración y latieron los corazones, con fuerza y al unísono... Ella sintió la dureza ardiente del miembro clavado en el monte... El sujetador negro cruzaba con sigilo el camino desde sus pechos al suelo, mientras sus pezones crecían al sentir el contacto de los dedos largos y huesudos. Efímera excitación, interrumpida por el fin de la pausa y la entrada masiva de los asistentes a la reunión empresarial. Momentos antes de ocupar sus asientos, el ejecutivo le propuso que lo acompañara a su chalé de la sierra cuando terminara la jornada. Olivia tenía que recoger a su hijo del colegio y rechazó la propuesta por falta de tiempo. No obstante, sugirió al ejecutivo que la invitara a pasar un rato juntos en su casa de Madrid, que para eso sí tenía tiempo...

    -Otro día, contestó él con una sonrisa irónica... Se despidieron con dos besos castos en las mejillas y cada uno tomó un taxi distinto...

     Durante el trayecto de vuelta hacia su hogar, Olivia no podía dejar de pensar en los motivos que impulsaron al hombre a negarse a una apasionada cita vespertina... Sin encontrar razones de peso que pudieran explicar el enigma...  

                                                                                                RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
5 marzo 2012 1 05 /03 /marzo /2012 19:32

      Hombres cobardes, tienen miedo a quedar atrapados en las redes del amor...

    Mi amiga Katty Lloyd anda muy revuelta con su última novelería: la #pollitaagazapada (hashtag en twitter, que os dejo como información a los que manejáis dicha red). ENSAYOS CULINARIOS Y RISAS DE SÁBADO. El pasado sábado, después de tratar conmigo el asunto en varias llamadas y comunicaciones a través de Facebook, acordamos citar al resto del cuarteto (Emi Abbott, Wynie Smith y Olivia N.) y organizar una reunión en mi casa para desgranar los detalles del tema. Quedamos el domingo para merendar y preparé chocolate caliente acompañado de taquitos de leche frita. TAQUITOS DE LECHE FRITA


 pollitaagazapada.jpgagazapado-2.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


     Después de disfrutar de tan suculenta merienda, abordamos el fondo de la cuestión. Katty Lloyd empezó revelando que El belga, tras escuchar otra vez de sus labios el mítico “llámame cuando vuelvas a Madrid”, había sentido miedo y se había agazapado, es decir, estaba huyendo de la atracción tan fuerte que ella le provocaba y no quería caer de nuevo en la tentación de sus besos.  CONFIDENCIAS FEMENINAS

    Viviendo tan lejos e interrumpida la conexión telefónica por ambas partes, la red se convirtió en el único medio de comunicación entre los amantes. En los buenos tiempos de la relación hablaban a veces por el chat de Facebook y rememoraban los momentos intensos y las pasiones vividas. Pero ahora no pasaban precisamente por buenos tiempos y El belga, que había utilizado recientemente el citado medio para dar señales de vida, estaba arrepentido. O al menos, así lo interpretaba Katty. Cada vez que abría su pagina de la red social lo veía en el chat sin la lucecita verde encendida, lo cual significaba, a su juicio, que estaba ahí pero se desconectaba para no hablar con ella. Para no escuchar y para no sentir. “Está agazapado”, dedujo, y bautizó el hecho con el nombre de#pollitaagazapada. Explicó que dicha expresión era atribuible solo a los hombres casados, que pretenden mantener a toda costa la comodidad de sus vidas y se resisten asucumbir a la pasión, por mucho que ésta los llame. “Pueden tener una aventura esporádica, dejando siempre claro que no asumen mayores complicaciones. De ahi no pasan", aseveró.

      Olivia, por su parte, rebatió el argumento de Katty con una sentencia de peso. “¿Hombres casados? No, hombres cobardes”, subrayó categórica. Puso el ejemplo de El de 28, soltero y sin compromiso conocido, que se pasa la vida agazapado. Eran novios y estaban enamoradísimos, hasta que él terminó con la relación de forma inesperada y repentina. Se habían amado apasionadamente durante varios meses, en la cama, en cualquier rincón de las casas respectivas y hasta en los baños de los bares, sus cuerpos envueltos por el calor y la premura del deseo. “Tenía miedo de quedar atrapado en mis redes... Se había enamorado y tenía miedo”, repitió. “¿Y quién tiene miedo al amor? Los cobardes”, afirmó rotunda. Solteros o casados. El estado civil no tiene relación con la cobardía que caracteriza a gran parte de los individuos pertenecientes al llamado sexo fuerte”, puntualizó irónica.

      Algo ofuscada, anunció que se había cruzado con El de 28 por la calle, sus rostros frente a frente, y ni se dignó a saludarla. Calificó su actitud como deplorable y precisó que el vergonzoso episodio dio paso al silencio. Ni llamadas ni conexión por red. Actuaba de la misma forma que El belga: se desconectaba del chat cuando veía que ella entraba. “Aquí lo tenéis, agazapado total”, indicó al tiempo que mostraba al grupo la pantalla de su iPhone para demostrar la afirmación.

    Después de la detallada confidencia, Katty tuvo que admitir que no era necesario estar casado para agazaparse, aunque seguía insistiendo en la realidad, para ella incontestable, de que los hombres casados que se dedicaban a seducir fuera del hogar terminaban convirtiéndose en pollitas agazapadas. Y, con su mirada fija en el rostro de Wynie Smith, puso también a Ése como ejemplo.

    -Ése no está agazapado, saltó Wynie dándose por aludida. Ha desaparecido literalmente, especificó. No he tenido noticias suyas desde nuestro último encuentro, el primer día del año. A estas alturas, doy por hecho que no quiere volver a verme.

   -Pues no se te ve muy afectada, intervino Emi, su mirada azul oculta por las mismas gafas oscuras que usa para pasar desapercibida en El Maligno.

   -¿Y qué remedio me queda? No pienso suspirar por un tipo que vive con otra mujer.

    -Vamos, que no quieres volver a verlo, dedujo Katty.

    -Tampoco te confundas. Es él quién no quiere saber nada de mi.

    -Otra #pollita agazapada, insistió Katty. Seguro que hace lo mismo que El belga y El de 28; no se conecta al chat para no arriesgarse a coincidir contigo.

     -Por supuesto. Ya os dije que ha desaparecido. Del chat y de la faz de la Tierra, aclaró.

     -Como El polaco, anunció Emi. No sé nada de su vida desde el año pasado. Alguna vez lo he llamado por teléfono y no me lo ha cogido. También doy por hecho que se le rompió el amor...

     -De tanto usarlo, continuó Wynie. Quítate las gafas, pidió a Emi.

     La susodicha negó con el gesto. Wynie se levantó de su asiento y, de un manotazo, dejó al descubierto la mirada azul y llorosa de su amiga.

    -Estás llorando por El Polaco, ¿verdad?, quiso asegurarse. El amor debe doler mucho. A quienes lo sentís, claro.

   -Habló la racional, refunfuñó Katty. Ya me contarás dónde vas a echar tu estudiado raciocinio el día que te encuentres a Ése.

   -Se lo comerá con patatas y le sabrá riquísimo, contestó Olivia a carcajada abierta... Wynie y Katty secundaron los risas y Emi, despacio, musitó un lacónico “vosotras seguid riendo, que ya vendrán las lágrimas...

                                                                                                    RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos