Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
26 marzo 2012 1 26 /03 /marzo /2012 12:06

 

    LAS LISÍSTRATAS DEL SIGLO XXI

   Michelle Obama, Carla Bruni, Liu Yongqing, Liudmila Putin y Melinda Gates, cuyos maridos figuran entre los hombres más poderosos del mundo, anunciaron ayer la convocatoria de una huelga de sexo indefinida. Las señoras se han negado a mantener relaciones sexuales con sus influyentes esposos mientras no tomen medidas contundentes destinadas a combatir el hambre, la desigualdad y la falta de justicia social que sufren tantos seres humanos en el mundo actual.

 damas.jpg Michelle Obama y Carla Bruni durante la rueda de prensa

    La iniciativa partió de Carla Bruni, esposa del primer ministro francés Nicolás Sarkozy, quien se ha erigido, con el beneplácito de sus compañeras, en portavoz del grupo. En una conferencia de prensa celebrada ayer en el salón de té de la Casa Blanca, la ex modelo y cantante de origen italiano confesó sentirse “hastiada de vivir en este mundo injusto, donde millones de niños nacen abocados al hambre, el SIDA y la miseria porque un puñado de poderosos se niega a establecer un sistema que preconice el reparto equitativo de la riqueza mundial”.

   Bruni declaró que “es vergonzoso que el dinero cruce las fronteras libremente, sin pagar impuestos, y esa libertad se niegue a los seres humanos, que pueden ser vilipendiados y maltratados en aeropuertos, comisarías y centros de internamiento por el simple hecho de haber nacido pobres y tener que dejar sus países de origen para emigrar a tierras extrañas a buscar su sustento y el de sus familias”. Respecto a la medida que han adoptado y que ha entrado en vigor hoy a las 9 de la mañana (hora española), la portavoz del grupo se declaró convencida del poder del sexo para doblegar voluntades y se refirió al colectivo de damas reunidas en la residencia presidencial norteamericana como las “Lisístratas” del siglo XXI. “Las señoras aquí reunidas tenemos claro que el sexo mueve montañas”, indicó. “Si en la antigua Grecia Lisístrata y sus compañeras fueron capaces de parar la guerra por el hecho de negar a los hombres el placer sexual, nosotras vamos a hacer lo mismo y estoy segura de que triunfaremos”, aseguró en tono optimista la primera dama francesa. “Por tanto, no vamos a mantener relaciones con nuestros esposos mientras no pongan en práctica acciones determinantes para terminar con la miseria y la desigualdad en el mundo”. Finalmente, Bruni formuló una petición directa y emocionada a cualquier mujer -prostituta o no- cuyos favores sexuales fueran solicitados por sus esposos en este período indefinido de abstinencia, o por cualquier otro hombre poderoso. “Nieguénselos, hermanas", solicitó emocionada. "Algo tan importante como el fin de la injusticia que azota al mundo está en juego”.

   Al término de la conferencia de prensa, Bruni cedió la palabra a su colega Michelle Obama para que explicara las acciones que han solicitado poner en práctica a los influyentes caballeros con quienes comparten vida y lecho. La primera dama norteamericana inició su intervención declarándose frustrada por las desastrosas consecuencias de la crisis económica global en los colectivos más desfavorecidos. “Al igual que mis compañeras    -certificó Michelle Obama- he decidido no tener relaciones sexuales con mi marido mientras no emprenda acciones determinantes que pongan fin al hambre y la miseria que sufre gran parte de la población mundial”. Entre estas acciones, la señora Obama citó la condonación de la deuda a los países pobres; la obligación del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional de donar partidas económicas libres de devolución e intereses a las naciones azotadas por la hambruna y vigilar que ese dinero se invierta realmente en la lucha contra la pobreza y no se pierda en el bolsillo de gobernantes corruptos; y el establecimiento de una tasa financiera que grave el movimiento de capitales a nivel mundial.

   Finalizo esta crónica anunciando la falsedad de tan buena noticia. Los seres humanos tendemos a dar carácter de certeza a lo que nos gustaría que así fuera, por muy lejano que esté de la realidad. Debo reconocer que a la hora de inventarla me inspiré en el post "Las prostitutas de lujo de Madrid se declaran en huelga de sexo con los banqueros",  que un colega escribió en su bitácora http://elblogdelomalaqueeres.wordpress.com, según el cual las meretrices madrileñas han iniciado una huelga de sexo contra sus clientes banqueros mientras no den créditos a trabajadores autónomos y PYMES, que reviertan en la economía real. La noticia es tan falsa como la que acabo de relatar pero ¿a quién no le gustaría que ambas fueran reales?

      Ábremelo Ya es un blog de ficción literaria y hoy me he levantado con ganas de fabular sobre una información que me encantaría que fuese cierta, y que mi imaginación de escritora ha intentado dar apariencia real. Pido disculpas a quienes hayan podido sentirse ofendidos.

                                                                                                    RoCastrillo

                                                                                            

 

Repost 0
Published by abremeloya
Comenta este artículo
25 marzo 2012 7 25 /03 /marzo /2012 14:51

     Un plato que mezcla ingredientes típicos de las cocinas catalana y andaluza

     La receta que os presento hoy es una invención de mi prima Simonetta DE SIMÓN A SIMONETTA y mezcla ingredientes típicos de las cocinas catalana y andaluza. Su elaboración es muy sencilla y su sabor resulta exquisito y original. Dejo los ingredientes para seis personas y recomiendo prepararlo para una ocasión especial en que tengáis invitados a comer o a cenar. ¡Os garantizo un triunfo seguro! Mi prima Simonetta, que es muy solidaria, tiene dos versiones de esta receta, en función de los bolsillos: una con solomillo ibérico y otra elaborada con solomillo de cerdo blanco, mucho más económico. La preparación es idéntica para los dos tipos.

                                        HNI_0024.JPG

 

INGREDIENTES: Dos solomillos de cerdo enteros, 300 gramos de champiñones naturales, cinco dientes de ajo pelados y enteros, un vaso de cava, ¼ de litro de nata para cocinar, aceite de oliva y sal.

MODO DE ELABORACIÓN: Se pone al fuego una cacerola grande con aceite de oliva, se refríen los dientes de ajo enteros y, cuando estén dorados, se sacan, se machacan con un tenedor y se reservan. En el mismo aceite se echan los dos solomillos enteros y se remueven hasta que adquieran un color pardo y uniforme en su parte exterior. Se laminan los champiñones y se agregan a la carne. Una vez que el champiñón esté tierno, se le añade el vaso de cava, la sal y los ajos machacados que teníamos reservados. Se tapa el recipiente y se deja cocinar hasta que el cava se haya consumido casi por completo. Llegado ese momento, se le añade la nata y se vuelve a tapar. El solomillo estará casi tierno en un tiempo aproximado de media hora. Pasado este tiempo, se deja el fuego al mínimo, se sacan los solomillos, se parten en filetes de un centímetro de grosor y se vuelven a incorporar a la salsa que teníamos a fuego mínimo. Se deja cocinar todo unos diez minutos más, se apartan los filetes de solomillo y se sirven adornados con la salsa y los champiñones.

¡FELIZ TARDE DE DOMINGO!

                                                                                                           RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
24 marzo 2012 6 24 /03 /marzo /2012 15:40

     Lejos de su tierra, decidió dar el paso que cambiaría su identidad y lo convertiría en la hermosa mujer que ahora es...

  Ayer me llamó mi prima Simonetta desde Barcelona. Hacía varios meses que no hablábamos y escuchar su voz avivó mis recuerdos de nuestros tiempos de colegiales, cuando ella era un niño y se llamaba Simón. En aquella época estábamos siempre juntos y podría decirse que ambos éramos niños especiales. Yo tenía por dientes delanteros dos grandes paletas de conejo que se clavaban en mi labio inferior, y mi aspecto provocaba las burlas del resto de la chiquillería. De Simón también se reían porque hablaba y gesticulaba como una niña. En realidad, era una niña encerrada en un cuerpo de niño... El rechazo que los demás sentían y manifestaban hacia nosotros nos unió para siempre. Nos hicimos compañeros inseparables. Compartíamos juegos, ilusiones y preocupaciones. Nos llamábamos primos aunque, en realidad, nuestro parentesco era muy lejano. La ciencia corrigió nuestros aspectos infantiles y el tiempo nos alejó físicamente, pero la férrea amistad de la niñez permaneció inalterable...

                                                 Simonetta.jpg

    Simón emigró a Barcelona con 13 o 14 años, en los albores de la democracia española. Y allí, en la capital catalana, lejos de su tierra natal y donde nadie lo conocía, decidió dar el paso que cambiaría su identidad y lo convertiría en la mujer que ahora es. Quizás fuera uno de los primeros hombres en España que tomó hormonas para que crecieran sus pechos y desapareciera de su cuerpo el incómodo vello masculino. Cambió su nombre por el de Simonetta y se dedicó a cultivar las dotes del artista que llevaba dentro... Cantaba, bailaba y contaba chistes... Alcanzó la mayoría de edad convertida en una auténtica vedette y su fama se extendió por todos los rincones de la ciudad. Los clubes más concurridos se disputaban sus servicios. Empezó a ganar dinero y a completar y perfeccionar la ansiada transformación. Atrás quedaron los días de niño acomplejado al que llamaban “mariquita”, y traumatizado en la prisión de la ajena identidad que la Naturaleza quiso otorgarle...

    Hoy, Simonetta es una hermosa mujer y una auténtica estrella del espectáculo y el show bussiness. Goza de una acomodada posición económica, ha actuado en prestigiosas salas de cabaret a lo largo y ancho del orbe y, además, ha cosechado grandes éxitos como escritora de libros de cocina y autoayuda. Entre fogones ha prodigado su ingenio y talento inventando recetas que mezclan ingredientes típicos de la gastronomía catalana y andaluza. Y ha vendido como rosquillas sus manuales de autoayuda. No me quedo corta si digo que, gracias a sus consejos, miles de adolescentes se han atrevido a desenmascarar sus tendencias sexuales y dar el complicado paso de adaptar sus cuerpos al del sexo que realmente querían y la madre Naturaleza se empeñó en negarles.

    Me confieso admiradora incondicional de mi prima Simonetta. Aunque pasen varios años sin que nos hayamos visto y nuestro contacto se reduzca a una conversación telefónica -larguísima, por cierto- cada dos o tres meses, nos queremos y sabemos que siempre podremos contar la una con la otra...

   Mientras hablábamos ayer, recordé una de las recetas más famosas de mi prima: solomillo de cerdo al cava. La he preparado en alguna ocasión, cuando ella se la inventó hace ya una década, pero no recordaba bien sus ingredientes ni cómo se hacía de forma exacta. Aproveché nuestra charla para refrescar la memoria... Tengo previsto cocinarlo mañana. Por una vez, me saltaré la costumbre de elegir una de las recetas de los viejos cuadernos de cocina de mi abuela RECETAS CON MUCHA SOLERA y la sustituiré por el exitoso invento gastronómico de Simonetta: solomillo de cerdo al cava. Mañana os contaré en estas páginas cómo prepararlo... No olvidéis vuestra cita con la cocina con solera de Ábremelo Ya.        ¡FELIZ FIN DE SEMANA!

                                                                                                                       RoCastrillo

 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
23 marzo 2012 5 23 /03 /marzo /2012 15:18

      ¡Un postre muy nutritivo, económico y fácil de preparar!                                                                      Gusta mucho a los niños por su sabor dulce

    Las poleás son un plato muy antiguo y típico de Andalucía: una especie de pasta elaborada con harina, leche, aceite de oliva y una especia conocida con el nombre de matalauva, equivalente al actual anís en grano. Antes de darme la receta, mi madre me contó que, en los duros tiempos de la posguerra española, constituían la base alimentaria de muchas familias pobres. “Y ricas”, la interrumpió mi padre, “porque no solo los pobres pasaban necesidad en aquella época. La única diferencia -precisó- es que en las familias más acomodadas se preparaban con leche, y en los hogares donde lo único que había era escasez, sustituían la leche por agua”.

                                        HNI_0020.JPG

    El progreso redujo el uso de este plato popular a la sobremesa y caracterizó su uso actual, como postre típico de la época de Cuaresma. Además de económico, es muy sencillo de preparar y está riquísimo. La receta que dejo a continuación es una muestra, para una o dos personas como máximo. En caso de que alguien quiera prepararla para un mayor número de personas, basta con multiplicar las cantidades por el número de comensales.

INGREDIENTES: ¼ litro de leche, dos cucharadas grandes y rasas de harina, 3 de aceite de oliva, 3 de azúcar, una cucharada pequeña de matalauva o anís en grano, una cáscara de limón, una pizca de sal, canela molida para espolvorear y miel como acompañamiento.

MODO DE ELABORACIÓN: Lo primero que hay que hacer es poner el aceite al fuego y freír en él el anís en grano, con la intención de que coja el sabor (un par de segundos son suficientes). Se retira del fuego y, una vez frio, se cuela, se tira la especia y se reserva el aceite. A continuación se disuelven en la leche, en frío, el harina y el azúcar, con cuidado de que no queden grumos. Al preparado resultante se le añade la pizca de sal, el aceite que teníamos reservado y la cáscara de limón. Se pone la mezcla al fuego y se remueve constantemente, hasta que hierva y espese. Una vez conseguido ésto, se aparta y se echa en la fuente donde vaya a presentarse. Finalmente, se espolvorea con canela molida y se sirve acompañado de un cuenco de miel, para que cada persona se ponga la cantidad que desee. Las poleás se pueden tomar frías o calientes, según gustos. Yo las tomé ayer a temperatura ambiente, les añadí una cucharadita de miel y estaban buenísimas.

Un postre muy nutritivo, económico, fácil de hacer y que gusta mucho a los niños por su sabor dulce. ¡Os animo a prepararlas!

                                                                                                RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
22 marzo 2012 4 22 /03 /marzo /2012 16:31

 

"La persona con la que estés y sus cualidades amatorias determinan las reflexiones del momento", coinciden en afirmar

  Hace un par de semanas, mi colega Fran Almería escribió en su página web http://cucoalmeria.net un artículo sobre lo que piensan las mujeres mientras practican sexo. Mencionaba varias encuestas realizadas en Institutos y Universidades de Estados Unidos y Reino Unido, según las cuales la mente femenina podía volar a universos tan cotidianos como la colada, la depilación o las tareas del hogar. Después de cruzar con Fran varios mensajes y compartir unas cuantas risas sobre el tema, decidí preguntárselo a MIS AMIGAS  y trasladar sus respuestas a estas páginas.

                                     La-Hamaca-Kamasutra.gif

    Una vez tratado el asunto con las cuatro, me ha llamado la atención una respuesta común y compartida por el grupo: sus pensamientos en esos momentos especiales están directamente relacionados con la identidad de la pareja, es decir, varían en función de que el amante de turno les guste mucho o poco y sea más o menos experto en las artes amatorias. Trascribo, a continuación, las declaraciones de Emi, Wynie, Olivia y Katty sobre tan peculiar asunto.

Emi: Cuando estoy haciendo el amor con El Polaco EL DESPERTAR SEXUAL DE EMI ABBOTT solo él ocupa mi mente. Me concentro a fondo en el meollo de la cuestión, es decir, dar y recibir placer. Jamás he pensado en nada distinto. Ahora bien, debo confesar mis desvaríos mentales cuando el compañero es otro hombre. En algún caso he divagado sobre la hora que sería, si debería irme a casa o quedarme a dormir con él cuando termináramos e, incluso, qué le diría al susodicho en caso de encontrármelo otra vez.

Wynie: Para mi, las comparaciones resultan inevitables. Sobre todo, porque he conocido pocos hombres perfectos y, en este sentido, algunos tienen unas cualidades de las que otros carecen. Por ejemplo, estando con el profesor de Matemáticas DESAYUNO AFRODISÍACO, a quien no le gusta mucho el sexo oral, he pensado en el guiri, un auténtico artista en esta materia EL ARTISTA DE LA LENGUA . Y, en alguna ocasión, mientras lo hacía con un hombre de pene pequeño, me ha venido a la cabeza el tremendo falo del profesor. También debo confesar que he llegado a maldecir a Ése para mis adentros al tiempo que gozaba a su lado  EL ANSIA DEL AMOR PROHIBIDO Y ESQUIVO ... Sabía que iba a marcharse cuando termináramos y no podía soportar esa idea ni apartarla de mi mente. Incluso me enfadaba conmigo misma por estar haciendo el amor con un hombre casado... Ahora celebro que Ése forme ya parte del pasado, puntualiza. Lo que nunca me ha ocurrido  -afirma tajante- es que las tareas domésticas, la lavadora o cualquier asunto similar invadieran mis pensamientos en esos momentos especiales e irrepetibles porque, aunque se trate de la misma persona, un acto nunca resulta igual que el anterior...

Katty: Reconozco que soy un poco paranoica con el sexo seguro y, en el instante más álgido, aparece la obsesión de que el preservativo pueda romperse, o de que no esté bien puesto. Últimamente he tenido varias aventuras fuera de mi casa y he pensado en la pereza que me iba a dar tener que marcharme cuando terminara... También la esposa de mi amante belga KATTY, SU AMANTE BELGA Y EL ABISMO  ha asaltado mi mente mientras disfrutaba con él. Pensaba qué le haría ella en la cama, y qué podría hacerle yo para que permaneciera a mi lado. Incluso, alguna vez que me ha tocado un amante torpe, he deseado que terminara rápido, se marchara y me dejara dormir tranquila...

Olivia: Me considero una mujer muy generosa y, fundamentalmente, pienso en dar placer a mi compañero. A veces, si no tengo confianza con el hombre en cuestión, pienso si sería o no adecuado preguntarle qué le gustaría que le hiciera, e incluso en qué momento debería hacerle la pregunta. Recuerdo que con El Cubano, UN MULATO DE OJOS VERDES Y UN POEMA PARA OLIVIA  en los momentos de gozo más intensos, me planteaba mentalmente si estaba gimiendo demasiado fuerte y si mis vecinos podrían escucharme. Quería concentrarme para no gritar tanto pero el placer era tan inmenso que no podía. He llegado a lanzar un gemido fuerte al mismo tiempo que pensaba en cómo sofocarlo... No, estoy segura de que los quehaceres domésticos nunca han ocupado mi mente en esos momentos de gloria, niega convencida.

    Hasta aquí, las confesiones de cuatro mujeres acerca de lo que piensan mientras tienen sexo o hacen el amor... Y los hombres, ¿en qué pensarán?. Fran Almería afirma que "la mente se nos queda en blanco y toda la superficie cerebral se dedica al saludable ejercicio de disfrutar del momento" ¿Será del todo cierto que son capaces de dejar de pensar y rendirse al placer al cien por cien? Aprovecho esta ocasión para comprometerme, queridos lectores, a preguntar a otros hombres y publicar sus respuestas en este blog.

   Finalmente, hombres y mujeres, lanzo la pregunta del millón. ¿En qué piensas cuando haces el amor? Espero vuestras respuestas debajo del artículo, pinchando en la pestaña “escribir un comentario”.. No hace falta que dejéis vuestros nombres reales. Con una dirección de e-mail es suficiente. ¡Os animo a contestar sin pelos en la lengua! 

                                                                                                                                      RoCastrillo

 

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
21 marzo 2012 3 21 /03 /marzo /2012 16:33

    A Emi Abbott no le atraen los hombres-hombres. El típico macho ibérico nunca ha sido de su agrado. Desde siempre se ha decantado por individuos sensibles y de aspecto lánguido. Varones a los que normalmente calificamos como “blanditos”. Sus gustos peculiares le han acarreado algún que otro desengaño, al descubrir que el hombre en el que había puesto sus ojos era homo o bisexual. Le ocurrió hace poco con el camarero del ángel tatuado en el antebrazo EMI ABBOTT, UNA TENTACIÓN Y UN POEMA  y con el músico melenudo al que bautizó con el nombre de Cupido  LOS NUEVOS MUNDOS DE EMI ABBOT

                                                      200px-George Rennie Cupid Rekindling the Torch of -copia-1

    Una de sus mayores decepciones sentimentales se la llevó poco antes de conocer a El Polaco. Eran tiempos en los que su matrimonio hacía aguas por todos sitios y se agobiaba por el simple hecho de tener que volver a casa una vez finalizada su jornada laboral. Mujer acostumbrada a hacer de su capa un sayo, dejaba a sus hijas con su madre o su marido y se encaminaba a pasar la tarde junto a Wynie Smith. Una de aquellas tarde tuvo que asistir, por motivos de trabajo, a la inauguración de una galería de arte moderno situada, justamente, en la misma calle donde residía su amiga. En el transcurso del mencionado acto social le presentaron al director de la galería y se enamoró perdidamente de él. O, al menos, así lo creía ella en su necesidad existencial de hallarse siempre poseída por loas flechas de Cupido. Terminado el evento, corrió a darle la noticia a Wynie y ambas decidieron volver a la galería al día siguiente, para que esta última conociera al galán en cuestión.

    Y si Emi es experta en decantarse por hombres de tendencias homosexuales, Wynie se considera maestra en descubrir a caballeros que andan seduciendo a mujeres con el objetivo de disimular sus verdaderas pasiones. “No soporto a los tipos que andan morboseando con mujeres para luego nada, porque son maricones. Me encanta desenmascararlos”, suele afirmar con desparpajo. “Algunos tienen un armario más grande que el de Narnia, y están tan divertidos en su interior que no quieren salir”, le comentó a Emi nada más conocer al galerista en cuestión. El caballero las recibió con suma amabilidad, pasó un buen rato charlando con ellas en la sala principal de la galería y se deshizo en elogios y piropos hacia las amigas, haciendo hincapié en los dedicados a Emi.

    -Va de seductor y está morboseando, ¿no te das cuenta?, preguntaba Wynie a su amiga.

    -A mi me parece bastante varonil. No entiendo por qué dices que es gay, protestaba Emi, decepcionada por las revelaciones de Wynie respecto a su enamorado.

  -No seas ingenua, Emi. Te está piropeando a ti pero sus miradas van en la misma dirección que las mías, es decir, al cuerpo serrano del guiri ése que está como un tren, indicó señalando con el gesto a un extranjero que examinaba al detalle los cuadros colgados en la sala. Cuando quieras saber si un hombre es o no homosexual, no confíes en sus palabras ni te dejes llevar por sus halagos: fíjate hacia dónde dirige sus ojitos y lo pillarás, aconsejaba a su amiga.

    Pese a tantas explicaciones, Emi se negaba a creer que el objeto de sus desvelos, el galán que la piropeaba sin descanso, era homosexual. Así, recriminaba a Wynie su actitud y seguía frecuentando al caballero. Casi todas las tardes encontraba una excusa para pasar por la galería después de trabajar. Wynie se limitaba a sonreír y a acompañarla. Una de aquellas jornadas, Emi llamó a su casa y le pidió que bajara. Quería enseñarle la galería al director de Arte de su revista -homosexual confeso- y, de paso, presentarle a su enamorado y solicitarle su opinión sobre un asunto del que debía entender bastante.

    -Te aconsejo que te olvides de tu enamorado, indicó a Emi, con retintín, el director de Arte nada más cruzar varias palabras con el falso seductor...

    -¿Tú también piensas que es gay?, le preguntó Emi, sin querer imaginar la contundente respuesta.

   -Ése es más maricón que yo, nena. Estoy harto de verlo en el Strong, aseguró muy convencido de sus palabras.

    -¿Eso que es?, preguntó Emi en voz baja y tono ingenuo. Wynie, desternillada de la risa, contagió sus carcajadas al director de Arte y ambos reían con tanta fuerza que no podían soltar palabras con las que contestar a Emi. Finalmente, fue Wynie quién acertó a balbucear, entre risas,, una frase clave: un club al que no podemos entrar las mujeres, jajaja... Es exclusivo para hombres, intentaba explicar a su amiga sin poder contener la risa...

     A Emi se le heló el corazón y, a partir de ese momento, empezó a digerir la apabullante realidad que la alejaba del rostro hermoso de su enamorado...

                                                                                                                            RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
20 marzo 2012 2 20 /03 /marzo /2012 13:21

    El ángel con la herramienta enhiesta la abrazaba mientras la serpiente tentadora se colaba en su interior humedecido...

   Emi Abbott salió del trabajo muerta de hambre. Eran más de las tres de la tarde y no había probado bocado desde la noche anterior. Cansada y aturdida, ni siquiera recordaba si tenía comida en su casa, por lo que decidió saciar su apetito en uno de sus restaurantes preferidos, situado en la Gran Vía de Madrid. No había reservado mesa y el local estaba lleno, así que decidió sentarse en la barra y pedir una copa de vino y una hamburguesa especial de la casa. Distraída en sus pensamientos, ni siquiera miró al camarero que le preguntaba qué tipo de vino quería.

                                                  Tatuaje

   -El de siempre, respondió cual autómata, sin levantar la vista del periódico que sujetaban sus manos y dando por hecho que, por su condición de cliente asidua, todo el personal del establecimiento conocía sus gustos.

    -Disculpe, señora. Soy nuevo y no sé cuál es el vino que usted acostumbra a tomar.

    Ella dobló el periódico, lo colocó sobre la barra, alzó la vista y su rostro se volvió blanco y pétreo al contemplar al empleado que esperaba su respuesta. No era él, pero parecía una fotocopia de uno de sus amantes, la tentación tatuada.  UN TATUAJE EVOCADOR

    -¿Señora? ¿Se encuentra bien?, inquirió el camarero.

   -Si, disculpa, respondió ella. Es que te pareces muchísimo a un amigo mío y pensaba que eras él, pero no. Él tiene todo el cuerpo tatuado, hasta el cuello. Tú no, apuntó señalando con la mirada el pecho blanco del joven que se vislumbraba tras la camisa del mismo color.

  -Quién dice usted es mi hermano, afirmó su interlocutor, muy seguro de sus palabras. Somos iguales y mucha gente nos confunde. Yo no llevo el cuerpo tatuado, pero el brazo sí. ¿Quiere verlo?, le preguntó sonriendo.

   Emi asintió con el gesto y el joven desabrochó el puño de la camisa y la remangó hasta descubrir su antebrazo. Ella sintió que el ángel rojo y negro con el pene erecto que el camarero tenía grabado en su piel la miraba con cara de sátiro y se ruborizó.

   -¿No le gusta?, quiso él saber.

   -Si, por supuesto. ¿Te importa pedirme la hamburguesa? Estoy muerta de hambre.

   -Claro, ahora mismo. Esta noche veré a mi hermano y le diré que la he conocido. ¿Cuál es su nombre?

  -Emi. Es la señora Emi, una de nuestras mejores clientes, le contestó una camarera morena que había escuchado la conversación. Cuídala mucho, le sugirió.

    El camarero sonrió y Emi volvió a coger su periódico y simuló que lo leía. En realidad, su mente deambulaba por paraísos eróticos... Imaginaba una noche de pasión con los hermanos tatuados, el ángel con la herramienta enhiesta que la abrazaba mientras la serpiente tentadora se colaba en su interior humedecido... Sintió que empezaba a sudar, se despojó de su chaqueta y la colocó cuidadosamente en el respaldo de la silla. Soñaba despierta al tiempo que el agua del deseo inundaba su cuerpo... Saboreaba su hamburguesa lentamente y regaba su boca con sorbos cortos de vino tinto. Pensó en preguntarle al camarero cuándo terminaba su jornada para concertar una cita con él. Mejor, con los dos. Las escenas de un encuentro apasionado con ambos hermanos asaltaban su cerebro. Pensó que estaba un poco loca... No quiso precipitarse y llamó a la camarera morena.

    -¿Sabes cuándo termina ése de trabajar?, le preguntó señalando con el gesto al objeto de sus deseos.

    -Es guapo, ¿verdad? Pero no se ilusione, señora Emi. Es de la otra acera, le advirtió la morena con desparpajo.

     -¡Qué pena!, se limitó a contestar.

    Terminó su plato y pidió un café. No podía dejar de mirar al camarero del ángel tatuado. Sacó una libreta pequeña del fondo de su bolso y garabateó en sus páginas el siguiente poema:

Tatuado el antebrazo

con el ángel negro

y rojo.

Con su miembro viril

anillado, alzado, aliado.

Encadenado

a él.

A ti.

A mi.

En la santa Humanidad

del deseo deseado.

Del amor aplazado.

Alejado, alado,

aéreo aromático

con sabor celestial.

Sin pudor

Con verdadero amor.

Él,

Yo.

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
19 marzo 2012 1 19 /03 /marzo /2012 14:05

    Katty miraba a su hijo contemplando el obsequio                                                                       y  pensando si podria o no dárselo a su padre

   Como os he contado en alguna ocasión, mis amigas  EMI, WYNIE, KATTY Y OLIVIA  son madres. Las cuatro están divorciadas. Dos de ellas, Wynie Smith y Katty Lloyd, comparten con sus ex maridos la custodia de sus hijos. Olivia N. tiene la custodia del suyo, que está con el padre un fin de semana de cada dos, una tarde-noche a la semana y la mitad de las vacaciones escolares, lo cual estipulan normalmente los convenios reguladores en los que la madre es la titular de la guardia y custodia del menor. También Emi Abbott tiene la custodia de sus hijas adolescentes, aunque en este caso las menores apenas ven a su padre. El ex marido de Emi decidió poner tierra de por medio y volver a su país cuando se consumó el complicado proceso de divorcio entre ambos. Las hijas de Emi chatean a menudo con el padre ausente y ven su cara gracias a la webcam, pero el contacto real se reduce a unos días en Navidades y otros cuantos en verano.

                                              Dia-padre.jpg

    Wynie Smith se levantó pronto esta mañana. Desayunó con su hijo y se dispuso, con su ayuda, a escoger una ropa adecuada para la ocasión. Le había comprado días atrás una bonita chaqueta que aún no había estrenado y decidieron que era el momento adecuado para hacerlo. La ocasión lo merecía. El niño estaba muy ilusionado porque su padre lo iba a llevar a comer fuera y después, a visitar el estadio Santiago Bernabéu, donde juega su equipo de fútbol favorito, el Real Madrid. Además, le emocionaba entregar al padre los regalos que había realizado en el colegio para él. Dos años después del divorcio, la relación entre sus progenitores era bastante cordial. A las doce en punto, el padre llamó al portero automático de la vivienda y madre e hijo bajaron juntos. El padre alabó la indumentaria de su vástago y agradeció el detalle a su ex esposa. Ella lo felicitó por su onomástica, les deseó un feliz día y se despidieron.

    Escena parecida sucedió con Olivia N. Ella llevaba mucho más tiempo divorciada, casi seis años, y las disputas con su ex marido por el reparto de los bienes gananciales habían quedado atrás. Él le pasaba una buena pensión y se hacía cargo de los gastos del exclusivo colegio donde estudiaba el pequeño... Hacía bastante tiempo que no discutían, aunque tampoco podría decirse que mantuvieran muy buena relación. Más bien, se trataba de una relación inexistente. De hecho, Olivia se quejaba de que no le cogía el teléfono cuando llamaba para hablar con su hijo. Este mal gesto la atormentaba especialmente en verano, época en la que había llegado a estar una semana entera desquiciada por la falta de noticias de su hijo. Pero hoy, Día del Padre, su ex llegó de muy buen humor, la saludó amablemente e, incluso, le plantó dos besos en las mejillas cuando ella les deseó que tuvieran una feliz celebración.

    No ocurrió lo mismo con Katty Lloyd. Tres años después del divorcio y muy a su pesar, la relación con su ex marido era un infierno. Él se negaba a perdonarle que le exigiera el reparto de los bienes gananciales al 50%, alegando que ella apenas había trabajado durante el matrimonio y fue él quien adquirió con su dinero las propiedades que formaban la sociedad conyugal. Katty, por su parte, tenía la conciencia tranquila. Todo estaba puesto a nombre de los dos, por tanto, no se quedó con nada que legalmente no le perteneciera. Desde su punto de vista, la rabia de su ex marido obedecía a otra circunstancia: jamás le perdonaría que lo hubiera dejado. Llevaba tres años aguantando los textos humillantes que le enviaba por correo electrónico, y los mensajes al móvil plagados de insultos. Y el Día del Padre, siguiendo la tónica general, volvió a montar el numerito. Le puso un mensaje diciéndole que no pensaba recoger al niño, y que era ella quién tenía que llevarlo a su casa. Katty no tenía intención de hacerlo. En primer lugar, porque estaba harta de que todo se lo pidiera de mala forma, gritando e insultando. Además, le correspondía a ella estar con su hijo toda la semana y, después de que le hacía el favor de permitir que el niño pasara con él el Día del Padre, no soportaba las exigencias y altanerías de su ex.

   Katty me ha telefoneado para contarme el triste episodio momentos antes de que me pusiera a escribir esta historia. He notado el tono apesadumbrado de su voz. Se había preocupado de salir con su hijo a comprar un regalo para el Día del Padre. Y ahora veía al pequeño contemplando el obsequio cuidadosamente envuelto, preguntándose si podría o no dárselo a su padre...

    Termino de escribir estas líneas con una pregunta martilleando mi cerebro. ¿No sería mejor que padres y madres nos tragáramos orgullos y pesares y dedicáramos nuestros esfuerzos a evitar el sufrimiento de los niños, criaturas inocentes que no saben ni entienden las causas de desamores, rupturas y divorcios?

      Aquí os dejo la cuestión. Os animo, padres y madres, a contar vuestras experiencias del Día del Padre y dejar vuestros comentarios debajo del artículo, pinchando en la pestaña “escribir un comentario”.

                                                                                  RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo
17 marzo 2012 6 17 /03 /marzo /2012 15:38

    El albondigón se rompía por todas partes y yo, en plan almodovariano, me puse al borde de un ataque de nervios...

    Esta mañana me he levantado con la ilusión de preparar un albondigón en salsa. La receta, muy similar a la de las albóndigas, es un clásico de mi madre. Y, precisamente porque ella lo guisa con mucha frecuencia, no tiene las cantidades controladas de forma exacta. Su guía es la experiencia y el ojo clínico en la cocina. Por mi parte, debo confesar que he fracasado estrepitosamente y, en plan almodovariano, me he puesto al borde de un ataque de nervios, con el albondigón que se me rompía por todas partes y el teléfono sin parar de sonar...¡Que horror, menuda mañana!

                                        IMG_0858-copia-1.JPG

    Nunca me he dedicado a la cocina profesionalmente, pero sí me considero una cocinera experta, con mucha paciencia y mayor entusiasmo. Llevo guisando desde los 18 años, cuando abandoné el nido familiar para venir a Madrid a estudiar Periodismo, y ya he pasado los 40. Digo esto porque pensaba que había reunido el suficiente bagaje como para atreverme con una receta que, en teoría, no tiene más ciencia que la maña. Pero esta mañana, al comprobar que el dichoso albondigón se resquebrajaba y me iba a resultar imposible presentarlo de forma adecuada, he librado una auténtica batalla con la desesperación y los nervios y me he rendido. He dejado la pieza de carne deshecha en varios trozos en la cacerola y he corrido a coger el teléfono por enésima vez. He escuchado la voz de mi amiga Olivia N. al otro lado del hilo y, debido a la confianza existente entre nosotras, me he sentido con el derecho a contarle mis desventuras gastronómicas y a llorar como una posesa.

    -No pasa nada, mujer. Todo te sale siempre muy bien. Por un día que falles no se va a caer el mundo. Aunque no tenga buen aspecto, seguro que está riquísimo.

    -No sé, no lo he probado y ya no tengo tiempo de preparar otra cosa, sollozaba yo...

   -Pruébalo ahora, por favor. Una cosa es que no esté en condiciones para fotografiarlo y ponerlo en el blog y otra muy distinta es que no se pueda ni comer. Seguro que esto último no ha ocurrido.

     He corrido a probarlo y me he calmado al comprobar que la carne estaba riquísima. Al menos, mi hijo y yo tenemos resuelta la comida de hoy. No obstante, me disgusta dejaros, queridos lectores, sin la acostumbrada imagen gastronómica del sábado. Lo que sí voy a hacer es escribir la receta, por si algún atrevido/a se anima y lo consigue. (Si alguien lo hace, que no deje de contármelo, por favor).

    INGREDIENTES: Medio kilo de carne picada de ternera, un huevo, dos dientes de ajo, una cebolla mediana, pan rallado, harina, aceite de oliva, una rama de perejil, una hoja de laurel, un vaso de vino, un vaso de agua, sal y una pizca de pimienta.

     MODO DE ELABORACIÓN: Se bate un huevo, se pican los ajos y el perejil muy menuditos y se le añaden. Se salpimenta la carne y se envuelve en esa mezcla. Se le agrega pan rallado y se une muy bien todo con las manos, hasta que quede una masa compacta. Se moldea con ella el albondigón de forma que adquiera un tamaño ovalado, como de huevo gigante, y se reboza en harina de trigo. Seguidamente, se fríe un poco en aceite de oliva y se reserva. En ese mismo aceite se echa la cebolla muy picadita y, cuando esté tierna, se le agrega una cucharada pequeña de harina y, una vez que tome color, se le añade al vaso de vino, una pizca de sal y una hoja de laurel y se deja a fuego medio. Cuando el vino se consuma se echa un vaso de agua. En el momento de hervir el agua se incorpora a esta salsa el albondigón que teníamos reservado, se tapa la cacerola y se deja a fuego medio hasta que esté tierno (aproximadamente media hora). Transcurrida la mitad del tiempo, es importante darle la vuelta al albondigón con mucho cuidado para que no se deshaga. Una vez guisado, se deja enfriar y se parte a rodajas como si fuera fiambre. Esta última operación no puede hacerse hasta que la carne no esté completamente fría. A la hora de comerlo se sirve con la salsa caliente por encima y se acompaña con una guarnición de patatas fritas o arroz blanco.

     Mi desventura gastronómica de hoy ha ocurrido en el momento de freir el albondigón. Comprobé desconsolada que se resquebrajaba por varios sitios sin que pudiera hacer nada para evitarlo. El error, según mi madre, ha estado en la cantidad de pan rallado, por exceso o por defecto (como ella cocina a cálculo, no supo decirme la cantidad exacta). Sí me soltó la siguiente frase, una vez constatado el fracaso, para consolarme: “al que cose y amasa de todo le pasa”.

    Dicen que no hay ficción que supere a la realidad. Como recordaréis, me inspiré en la película Julie and Julia (2009) RECETAS CON MUCHA SOLERA  cuando decidí preparar las recetas de las mujeres de mi familia (mi madre, mi abuela y mi bisabuela). Pues bien: me ha pasado esta mañana lo que alguna vez también ocurrió a Julia en la citada cinta. He fallado y no he podido presentar el plato como me hubiera gustado. Como siempre me gusta ilustrar con una imagen los textos de este blog, reproduzco unas fotografías que me hizo mi amiga Katty Lloyd mientras preparaba la primera receta publicada en Ábremelo Ya:: Estofado de Patatas en Paseo.

     No quería terminar esta crónica sin decir que me he reído un poco de mi misma mientras la escribía. Al menos,  no me falta sentido del humor.

     ¡Que paséis un feliz fin de semana! Y os recuerdo que el lunes, un nuevo relato erótico os esperará en estas páginas...

                                                                                    RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo
16 marzo 2012 5 16 /03 /marzo /2012 15:34

    Auténticas natillas como las hace mi madre, solo con ingredientes naturales

 

    Por primera vez en mi vida, me he aventurado a preparar unas natillas de huevo de las auténticas, como las que hace mi madre para agasajarme cuando voy a visitar a la familia en vacaciones. Me han salido estupendas aunque, en honor a la verdad, no creí que fuera a suceder así mientras las estaba cocinando. Estas cosas pasan... La primera vez. Os dejo a continuación los ingredientes y luego relataré el proceso de elaboración, con sus trucos y mis dudas...

                                         HNI_0013-copia-1.JPG

 

INGREDIENTES: 4 huevos, una cáscara de limón, una rama de canela, un litro de leche, 4 cucharadas de azúcar, 2 cucharadas de harina de maíz y canela molida para espolvorear.

MODO DE ELABORACIÓN: En primer lugar, es preciso separar las yemas de las claras de los huevos y dividir el litro de leche en dos mitades. En el primer medio litro se disuelven las dos cucharadas de harina de maíz y las cuatro yemas de huevo hasta que quede un preparado completamente uniforme y sin grumos, que se deja reservado. A la segunda mitad de la leche que habíamos dividido se le echa la cáscara de limón, la rama de canela, las 4 cucharadas de azúcar y se pone al fuego. Se remueve un poco con una cuchara de madera y se deja hervir. Cuando rompa el hervor se baja el fuego al mínimo y se le agrega el preparado que teníamos reservado. A fuego lento, se remueve sin parar hasta que el líquido adquiera consistencia. El truco para que las natillas cuajen de forma correcta y no se corten consiste en no permitir que hiervan una segunda vez. La labor requiere un tiempo aproximado de media hora, removiendo sin parar a fuego lento y sin dejar que la mezcla alcance el hervor.

    Debo reconocer que en este paso me han entrado las dudas de principiante. Removía y removía y no notaba que el líquido espesara. Tuve que llamar a mi madre para contarle lo que me estaba sucediendo. Ella, tras hacerme el chequeo y cerciorarse de que había utilizado todos los ingredientes de forma correcta, me dijo lo de siempre: “la paciencia, niña, que es la madre de la ciencia. Sigue removiendo, que ya espesará. Sube un poco el fuego si quieres, pero ten mucho cuidado con no dejarlo hervir”, me advirtió. Le hice caso y ocurrió el milagro. Puse el fuego un punto más fuerte, seguí removiendo y, al cabo de un rato, noté que el líquido se espesaba y alcanzaba la consistencia adecuada. Sucedió en el momento en que estaba a punto de hervir, y lo retiré del fuego para que no llegara a hacerlo. Terminadas las natillas se vierten en una fuente y se dejan enfriar.

    Una vez frías, llega la hora de adornarlas. Para ello se usan las claras de huevo que habíamos separado de las yemas. Hay que batirlas con un tenedor o un batidor de varillas hasta que alcancen el punto de nieve. Conseguido éste, se cogen cucharadas del merengue y se forman montañitas blancas sobre la fuente de natillas, tal como aparece en la fotografía. Finalmente, se espolvorean con camela molida.

    Se trata de un postre sano, económico y exquisito. Os aseguro que su preparación es muy sencilla. Solo requiere un poco de paciencia. ¡La virtud de los buenos cocineros/as! Mi madre lo dice siempre, y yo misma lo he comentado alguna vez en estas páginas. ¡Que lo disfrutéis!

                                                                                         RoCastrillo

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos