Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
15 diciembre 2011 4 15 /12 /diciembre /2011 14:59

                                   EL DESEO DE LA PRIMERA NOCHE

     Wynie se llevó a Ése a su casa y a su cama varias horas después de conocerlo en El Maligno y tras haber compartido con él unas cuantas risas, algún beso furtivo y otras cosas que no pueden contarse públicamente. Caminaron varias manzanas abrazados y besándose como posesos hasta llegar al apartamento del barrio de Los Austrias. Una vez en la intimidad, se despojaron de sus ropas mientras sus lenguas recorrían cada rincón de sus anatomías ardientes de deseo. Recostados en el sofá, follaron como leones y siguieron gozando encima de una silla, bajo las tibias aguas de la bañera y entre las sábanas estampadas de rosas que cubrían la amplia cama. Entregados de lleno a la tarea de descubrir el goce de sus cuerpos, apenas intercambiaron palabras.  


                amor.jpg    erotismo.jpg

     Solo cuando fue consciente de que el sexo junto a Ése adquiría un matiz especial, Wynie le lanzó un tímido “creo que esto se nos da demasiado bien”, y el asintió al tiempo que le dedicaba una mirada cómplice, una sonrisa ancha y un beso apasionado que ella saboreó como si se tratara del primero de su vida. No durmieron en las pocas horas que quedaban de noche... Él se despidió con los primeros rayos de sol y salió corriendo cual Cenicienta temerosa de que el Hada rompiera el encantamiento por llegar unos minutos tarde...Aquella huida sin motivo aparente le produjo a Wynie tal sensación de vacío que no pudo evitar el hecho de pedirle tímidamente una explicación del tipo “por qué tienes tanta prisa, si es sábado”. Él la tranquilizó con un beso cálido y estas palabras: “tengo unas gestiones que hacer. Descansa un rato, déjame tu número de teléfono y cuando despiertes estaré de nuevo a tu lado. Volveré, no te preocupes”.

     Escuchó el ruido de la puerta al cerrarse y tuvo la sensación de que todo lo ocurrido en esa noche mágica se había esfumado para siempre. Una extraña sensación de amargura recorrió su cuerpo e inundó las sábanas de la cama, poseídas aún por el olor especial que dejara Ése. Tuvo que repetirse a sí misma varias veces las palabras que el hombre pronunciara minutos antes de marcharse, con un convencimiento fuera de toda duda razonable “volveré, no te preocupes”, antes de ser capaz de quedarse dormida. Pasaron las horas.... Se despertó, preparó algo para comer, recogió la ropa, ordenó la casa, se fumó un cigarrillo y dejó que el tiempo siguiera consumiendo la lenta espera. El teléfono y el timbre permanecían en silencio. La noche abarcó con sus penumbras toda la extensión de aquel apartamento frío y vacío. Fue entonces cuando Wynie constató la evidencia de que Ése la había engañado. No volvió como había prometido y ni siquiera se dignó a llamarla. Indignada, dio un puñetazo en la mesa que le dejó la mano derecha dolorida durante un buen rato. Seguidamente, agarró el teléfono y marcó el número de su íntima Emi Abbott.

     -Qué pena, con lo simpático que parecía ayer cuando lo conocimos en El Maligno, indicó ésta. No me esperaba esa reacción tan rara de él. En cualquier caso no te preocupes ni pierdas más tiempo pensando en un tipejo así. El próximo día que salgas te buscas a otro y punto. Tú eres un espíritu libre y no quieres atarte a ningún hombre. De eso alardeas, ¿o no?

     -No alardeo, Emi. Es lo que siento. Y tienes razón: a Ése, que le den por el c. y que le guste. Afortunadamente, puedo tener a cualquiera que me guste cuando me de la real gana, y si vuelve o da señales de vida, que espere al final de la cola...

     Emi asintió con un sonriente “así se habla” y Wynie, más tranquila, decidió llamar también a Olivia y a Katty.

     -Los hombres, cariño, son todos iguales, le aseguró la primera. Te calientan la oreja con todo lo que quieras escuchar para conseguir su propósito y, una vez que te han llevado a cama y han saciado su deseo, cogen la puerta, se van y se olvidan de lo dicho. No puedo creerme que te sorprenda su actitud. ¿Que querías, que se quedara a vivir en tu casa?

     -No exageres, Olivia. Solo pretendía pasar el resto del finde con él...

     -Tú querías un fin de semana y a él le bastó con unas cuantas horas. El sexo por el sexo es lo que tiene, le dijo Katty Lloyd durante la tercera y última conversación telefónica que mantuvo aquella jornada... Ya sabes mi opinión al respecto: si un tipo te gusta mucho no debes irte con él la primera noche. Lo más normal es que sea un machista y piense que tú eres una cualquiera por llevártelo a la cama nada más conocerlo. Ellos siempre están dispuestos para tener sexo pero, a la hora de pensar en una mujer para algo más que un revolcón, nunca escogerán a la que consiguieron nada más conocerla.

     -Yo no creo que eso ocurra con todos los hombres, Katty. Pero si es así, tengo claro que ni uno solo merece la pena. ¿Cómo voy a perder un minuto de mi vida con un tipo que piensa mal de mi porque accedí a tener sexo con él nada más conocerlo?

    -Ni un minuto ni una hora, porque no te dará la oportunidad de hacerlo. Él ya consiguió lo que quería de ti. Y la próxima vez que le entre el calentón buscará a otra. Porque lo que tú puedes darle ya lo conoce. Así actúan, hazme caso.

     -No me da la gana, Katty. Me niego a pensar que los hombres del siglo XXI minusvaloren a una mujer o piensen mal de ella por sucumbir a sus deseos sexuales la primera noche.

   -Piensa lo que quieras, Wynie, o lo que más te convenga. Pero la realidad es la que yo te acabo de decir. Te guste o no. Lo siento.

     Wynie colgó el teléfono y lamentó que su amiga le hablara en el mismo tono que lo hubiera hecho su madre. Su enfado iba in crescendo y ya no se debía solo al plantón de Ése. Las palabras de Katty la irritaron al máximo. Se negaba a creer, y mucho menos a practicar, una virtud femenina tan antigua como la decencia. Por más que le advirtiera Katty, decidió seguir haciendo lo de siempre: tirarse a todos los tipos que le gustaran y, si alguno pensaba mal de ella por eso, que se fuera al carajo. En el fondo, estaba convencida que no todos los hombres reaccionaban como creía su amiga. Y en el caso de que Ése perteneciera a dicho grupo, tenía claro que no le resultaba interesante seguir teniendo sexo con él. Ni siquiera volverlo a ver. 

     Así lo decidió aquella noche. No obstante, los hilos que mueven el destino, como suele ocurrir, se balancearon a su antojo. Wynie se reencontró con Ése mucho antes de lo que hubiera pensado. En próximas entregas de ABREMELOYA!!! descubriréis el quid de la cuestión. ¿Volvió a la cama con él?

     Aquí os dejo, queridos lectores y lectoras, un tema para el debate. En general, ¿piensan mal los hombres de una mujer por tener sexo con ella la primera noche? Espero vuestros comentarios al final del artículo, pinchando en el epígrafe “escribir un comentario”.

     Nota: Me encantaría recibir muchos comentarios del sector masculino, pues son ellos quienes, por razones obvias, tendrán la respuesta más acertada al tema que planteo hoy.

                                                                                                           RoCastrillo


Compartir este post

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Comentarios

Rafa 12/30/2012 12:53

Pues yo no sé si voy a ser "demasiado políticamente incorrecto", pero, ya veo que muy tarde (más de un año), "allá voy"...
Yo no veo problema alguno en el sexo la primera noche. Es más: si dos personas se gustan, se atraen y "les da el calentón", ¿por qué se van a reprimir? ¿Acaso el sexo no es también, aparte del
mayor placer físico que existe, una forma de desahogo físico? Además, es el deporte con mejor relación entre esfuerzo y beneficios a la salud.
Es como el tema de la edad… Está bien que un adulto que vaya detrás de alguien con 14 años o de 16 años, por ejemplo, es calificable de “asaltacunas”, hasta allí llego, estoy totalmente de acuerdo.
Pero si a dos de 13, o de 12 años, qué coño, les da un calentón y entre ellos dos “se quieren fundir a polvos” entre ellos, siempre que sea teniendo cuidado… ¿Es delito, porque no superan los 13
años? Venga ya… Pues vaya libertad de los co**nes…
Lo que no veo bien es la típica que va con novio a la fiesta, y en menos de diez minutos ya se le despista y te está restregando el culo "por la cebolleta"... Eso tiene un nombre, se ponga "la
peña" como se ponga; y lo veo en gente tanto de mi edad (30 años) como mucho menor, “casi” cada vez que salgo de fiesta; y pongo el “casi” por dar el beneficio de la duda.
Luego dicen eso de "los tíos son unos calentones y no buscan anda más que sexo"... Jo**r, si es que, si te provocan, se te restriegan, y encima sabiendo, porque es algo científico, que la
testosterona es la que sube el deseo sexual, no es que "los tíos sean unos calientes"; es que eso se llama "tirar la piedra y esconder la mano".
[Al fin y al cabo, no son pocos los casos de cortes de pareja por usar uno al otro como objeto sexual, en plan: “a ver cuándo nos vemos otra vez, que echemos otro par de polvetes”. Las personas
somos mucho más que sexo].
Otra cosa es el típico chulo que va de "soy el macho alfa", que también hay muchos. Y también estoy harto de ver la típica escenita del chulo de turno que va de “soba culos y algo más”, porque da
asco ver cómo se utiliza como pretexto una fiesta para “coger complejo de conejo en celo”, creo que se me entiende.
Por mi parte, ya digo, el sexo la primera noche (o el primer día, que no tiene por qué ser de noche), no es impedimento alguno... Siempre que vaya con el respeto mutuo por delante: en el tipo de
situaciones que he descrito, obviamente, sí pienso eso de "ésta es una ligerilla con la que, si te comprometes, tienes diez hijos y ninguno es tuyo", porque se lo tiene ganado, ya que es lo que
demuestra. Cada cosa tiene su proceso o, cuanto menos, sus condiciones.
Pero el sexo en general, ¿por qué no...? A mí me encanta el sexo. Al fin y al cabo, no hay nada mejor que una buena “maratón en horizontal”. ¿Acaso, si no fuera algo intrínseco a la naturaleza
humana, después de más de 4.000 millones de años de evolución biológica, sería algo placentero...?
Yo cuando voy de fiesta voy de fiesta, simplemente a pasarlo bien… ¿Qué surge “algo más”…? Pues “de escándalo”, pero no es algo que busque ni que me quite el sueño, ni para bien ni para mal.
Un saludo. 8-)

abremeloya 01/01/2013 13:47



Jajaja!!! Creo que has comentado casi todas las situaciones y reacciones posibles. Por mi parte, creo que todo está bien mientras se trate de dos adultos y sea consentido por ambos. Hay muchos
tipos de relaciones y el que sean o no positivas para las personas que las mantienen solo depende, desde mi punto de vista, de la felicidad que proporcionen a ambos. Gracias por tu comentario
y... Feliz 2013!!!



malignero 11/08/2012 12:51

Que pena encontrar este debate tan tarde en el tiempo pero bueno ....ahí va mi opinion como hombre que lo soy y como casado: Para mi no supone ningun problema el hecho de practicar sexo la primera
noche es más en mi propia experiencia despues de veinte años de relación fué ella la que me lo insinuó el primer dia que la conocí cosa que no tubo lugar ya que ella estaba con el periodo cosa que
transcurrido el tiempo ya tampoco ha sido impedimento, lo que aquí se debate es si el hecho de "conseguir" sexo en la primera cita nos hace o no respetar a la mujer en cuestion yo lo veo como una
inmadurez acaso pensais que me estaría preguntando "esta se va con cualquiera" a estas alturas NO pero con aquella edad (19) quizas si hoy por hoy no le presto atención procuro que sea la primera
noche ya que a la cuarta o quinta se me hacen amigas y ya no quieren saber nada de ello...en cuánto a lo de en pareja pues si mire ud soy infiel y que a mi mujer la amo y alas demás las deseo eso
si siempre de cara no entiendo eso de sacarse el anillo la que quiera sexo tiene que pasar por ese aro.Señores fuera perjuicios la vida es una y es para disfrutarla y acaso hay algo más placentero
que una buena ración de sexo?

nuncaelolvido 12/24/2011 12:30

Mi querida abremeloya, ignoraba que estuviera pasando por algún tipo de examen, ni que éste fuera un blog academicista. En cualquier caso, ignoro la razón por la cual lo has hecho, y no quisiera
pesar que únicamente te ha movido algún tipo de resentimiento personal hacia los hombres. Dicho esto, espero que no lo tomes a mal, no pretendo que nos enzarcemos en polémicas estériles y absurdas
que no nos llevarían a ninguna parte ni son el objetivo de este debate, sino en aportar luz.
En cuanto a tu respuesta, no es que el manejo del término utilicen haya sido algo desafortunado, sino que ha sido absolutamente desafortunado, producto, probablemente, de un subconsciente que nos
juega malas pasadas. Y sí, deberíamos hablar de personas y no de sexos…, pero todos. Estoy harto de escuchar a la gente cómo otorga ciertas cualidades a las personas sólo por su género. Desde ese
mismo momento estamos aceptando las desigualdades, cuando nuestra única diferencia es física.
Y al hilo de este debate hay algo que os quisiera preguntar en cuanto al concepto que tenéis de libertad sexual. ¿Libertad sexual por encima de todo o condicionada por nuestra situación personal?
Lo digo porque, a mi manera de entender, no es lo mismo estar solo que en pareja.

abremeloya 12/27/2011 23:52



¡Hola! Siento que te moleste un poco la corrección ortográfica, pero practico y admiro el uso correcto del lenguaje, aunque este blog no sea academicista. Tampoco tengo resentimiento personal
hacia los hombres. Más bien al contrario: me gustan mucho los hombres, aunque no todos, claro... 


Finalmente, me gustaría comentarte que, por supuesto, no es lo mismo estar solo que en pareja. Creo que la libertad sexual no puede ni debe ser total para quienes tienen pareja, aunque en la
mayoría de los casos son ellos mismos -más que ellas- los que se quitan el anillo y se echan a las calles. Y en caso de que liguen y les guste, ya tienen el problema encima. Porque es el/la
infiel quien engaña, quien tiene que hablar por teléfono a escondidas o poner escusas tontas para salir...


Habrá más debate sobre este tema. Dos de las chicas de ABREMELOYA!!! han tenido historias con tipos casados. En breve discutirán sobre la conveniencia o no de irse con un casado.


Gracias por tus comentarios. Y no te olvides de ABREMELOYA!!! Renuevo contenidos todos los días



nuncaelolvido 12/22/2011 13:06

Pues aquí tenéis a un hombre; pero vayamos por partes. A título personal, y sin entrar en detalles, a mí no me supone un problema tener una relación sexual con una mujer la primera noche y fijarme
en ella como compañera de viaje, me ha sucedido. No creo que sea esa la cuestión de fondo, sino la persona que tenemos frente a nosotros: lo que nos hace sentir y cómo se conduce.
Por otra parte, detesto cualquier tipo de instrumentalización, sea masculina o femenina, ni lo entiendo como una cuestión de poder -aunque desgraciadamente así sea y lo ejerza básicamente el
hombre-, por eso me parece desafortunado el término que a manejado abremeloya con ese "utilizen". ¿De eso se trata?
Y yo me pregunto: ¿vamos a seguir haciendo de las relaciones hombre-mujer una cuestión entre bragas y slips? ¿Adónde nos conduce todo esto?
Tengo que confesar que a veces me siento avergonzado de pertenecer al género masculino cuando oigo a las mujeres el concepto que generalmente tienen de nosostros. Sí, hay demasiado "bragao" suelto,
demasiado machote cuyo cerebro lo tiene en sus genitales, pero tampoco me creo -pese a lo que digan los medios de comunicación- que haya tanto hombre que esté verdaderamente comprometido con la
igualdad.
En cuanto a la pregunta que hace Paloma en su primer comentario, diré que a esta alturas del cuento, siendo adultos como somos, no tiene sentido hacerse la "estrecha" o la "ligera", esas son
actitudes propias de una adolescente. Mi respeto por vosotras se mide por otras cuestiones, no por el uso o abuso del sexo.
Y en cuanto a las experiencias personales, éstas son muy subjetivas porque dependen de conductas personales, y ocurre con cierta frecuencia, que lo que suponemos comportamientoa ajenos son reflejo
de nuestra propia conducta o personalidad. ¿A alguien se le ha ocurrido pensar por qué con ciertas personas somos incapaces de hacer o comportarnos de determinada manera y, sin embargo, esas mismas
cosas con otra no nos supone el más mínimo problema?

abremeloya 12/23/2011 20:17



Sí, reconozco que el término utilicen (en subjuntivo se escribe con c) sea algo desafortunado. Pero debes reconocer que no estaríamos en este debate si por ambas partes se hablara de
"personas" y no de sexos. Y sobre hombres comprometidos con la igualdad, sobran las palabras y escasea lo importante, es decir, los hechos.



nuncaelolvido 12/22/2011 13:04

Pues aquí tenéis a un hombre; pero vayamos por partes. A título personal, y sin entrar en detalles, a mí no me supone un problema tener una relación sexual con una mujer la primera noche y fijarme
en ella como compañera de viaje, me ha sucedido. No creo que sea esa la cuestión de fondo, sino la persona que tenemos frente a nosotros: lo que nos hace sentir y cómo se conduce.
Por otra parte, detesto cualquier tipo de instrumentalización, sea masculina o femenina, ni lo entiendo como una cuestión de poder -aunque desgraciadamente así sea y lo ejerza básicamente el
hombre-, por eso me parece desafortunado el término que a manejado abremeloya con ese "utilizen". ¿De eso se trata?
Y yo me pregunto: ¿vamos a seguir haciendo de las relaciones hombre-mujer una cuestión entre bragas y slips? ¿Adónde nos conduce todo esto?
Tengo que confesar que a veces me siento avergonzado de pertenecer al género masculino cuando oigo a las mujeres el concepto que generalmente tienen de nosostros. Sí, hay demasiado "bragao" suelto,
demasiado machote cuyo cerebro lo tiene en sus genitales, pero tampoco me creo -pese a lo que digan los medios de comunicación- que haya tanto hombre que esté verdaderamente comprometido con la
igualdad.
En cuanto a la pregunta que hace Paloma en su primer comentario, diré que a esta alturas del cuento, siendo adultos como somos, no tiene sentido hacerse la "estrecha" o la "ligera", esas son
actitudes propias de una adolescente. Mi respeto por vosotras se mide por otras cuestiones, no por el uso o abuso del sexo.
Y en cuanto a las experiencias personales, éstas son muy subjetivas porque dependen de conductas personales, y ocurre con cierta frecuencia, que lo que suponemos comportamientoa ajenos son reflejo
de nuestra propia conducta o personalidad. ¿A alguien se le ha ocurrido pensar por qué con ciertas personas somos incapaces de hacer o comportarnos de determinada manera y, sin embargo, esas mismas
cosas con otra no nos supone el más mínimo problema?

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos