Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
23 marzo 2012 5 23 /03 /marzo /2012 15:18

      ¡Un postre muy nutritivo, económico y fácil de preparar!                                                                      Gusta mucho a los niños por su sabor dulce

    Las poleás son un plato muy antiguo y típico de Andalucía: una especie de pasta elaborada con harina, leche, aceite de oliva y una especia conocida con el nombre de matalauva, equivalente al actual anís en grano. Antes de darme la receta, mi madre me contó que, en los duros tiempos de la posguerra española, constituían la base alimentaria de muchas familias pobres. “Y ricas”, la interrumpió mi padre, “porque no solo los pobres pasaban necesidad en aquella época. La única diferencia -precisó- es que en las familias más acomodadas se preparaban con leche, y en los hogares donde lo único que había era escasez, sustituían la leche por agua”.

                                        HNI_0020.JPG

    El progreso redujo el uso de este plato popular a la sobremesa y caracterizó su uso actual, como postre típico de la época de Cuaresma. Además de económico, es muy sencillo de preparar y está riquísimo. La receta que dejo a continuación es una muestra, para una o dos personas como máximo. En caso de que alguien quiera prepararla para un mayor número de personas, basta con multiplicar las cantidades por el número de comensales.

INGREDIENTES: ¼ litro de leche, dos cucharadas grandes y rasas de harina, 3 de aceite de oliva, 3 de azúcar, una cucharada pequeña de matalauva o anís en grano, una cáscara de limón, una pizca de sal, canela molida para espolvorear y miel como acompañamiento.

MODO DE ELABORACIÓN: Lo primero que hay que hacer es poner el aceite al fuego y freír en él el anís en grano, con la intención de que coja el sabor (un par de segundos son suficientes). Se retira del fuego y, una vez frio, se cuela, se tira la especia y se reserva el aceite. A continuación se disuelven en la leche, en frío, el harina y el azúcar, con cuidado de que no queden grumos. Al preparado resultante se le añade la pizca de sal, el aceite que teníamos reservado y la cáscara de limón. Se pone la mezcla al fuego y se remueve constantemente, hasta que hierva y espese. Una vez conseguido ésto, se aparta y se echa en la fuente donde vaya a presentarse. Finalmente, se espolvorea con canela molida y se sirve acompañado de un cuenco de miel, para que cada persona se ponga la cantidad que desee. Las poleás se pueden tomar frías o calientes, según gustos. Yo las tomé ayer a temperatura ambiente, les añadí una cucharadita de miel y estaban buenísimas.

Un postre muy nutritivo, económico, fácil de hacer y que gusta mucho a los niños por su sabor dulce. ¡Os animo a prepararlas!

                                                                                                RoCastrillo

Compartir este post

Repost 0
Published by abremeloya - en RECETAS CON SOLERA
Comenta este artículo

Comentarios

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos