Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
19 marzo 2012 1 19 /03 /marzo /2012 14:05

    Katty miraba a su hijo contemplando el obsequio                                                                       y  pensando si podria o no dárselo a su padre

   Como os he contado en alguna ocasión, mis amigas  EMI, WYNIE, KATTY Y OLIVIA  son madres. Las cuatro están divorciadas. Dos de ellas, Wynie Smith y Katty Lloyd, comparten con sus ex maridos la custodia de sus hijos. Olivia N. tiene la custodia del suyo, que está con el padre un fin de semana de cada dos, una tarde-noche a la semana y la mitad de las vacaciones escolares, lo cual estipulan normalmente los convenios reguladores en los que la madre es la titular de la guardia y custodia del menor. También Emi Abbott tiene la custodia de sus hijas adolescentes, aunque en este caso las menores apenas ven a su padre. El ex marido de Emi decidió poner tierra de por medio y volver a su país cuando se consumó el complicado proceso de divorcio entre ambos. Las hijas de Emi chatean a menudo con el padre ausente y ven su cara gracias a la webcam, pero el contacto real se reduce a unos días en Navidades y otros cuantos en verano.

                                              Dia-padre.jpg

    Wynie Smith se levantó pronto esta mañana. Desayunó con su hijo y se dispuso, con su ayuda, a escoger una ropa adecuada para la ocasión. Le había comprado días atrás una bonita chaqueta que aún no había estrenado y decidieron que era el momento adecuado para hacerlo. La ocasión lo merecía. El niño estaba muy ilusionado porque su padre lo iba a llevar a comer fuera y después, a visitar el estadio Santiago Bernabéu, donde juega su equipo de fútbol favorito, el Real Madrid. Además, le emocionaba entregar al padre los regalos que había realizado en el colegio para él. Dos años después del divorcio, la relación entre sus progenitores era bastante cordial. A las doce en punto, el padre llamó al portero automático de la vivienda y madre e hijo bajaron juntos. El padre alabó la indumentaria de su vástago y agradeció el detalle a su ex esposa. Ella lo felicitó por su onomástica, les deseó un feliz día y se despidieron.

    Escena parecida sucedió con Olivia N. Ella llevaba mucho más tiempo divorciada, casi seis años, y las disputas con su ex marido por el reparto de los bienes gananciales habían quedado atrás. Él le pasaba una buena pensión y se hacía cargo de los gastos del exclusivo colegio donde estudiaba el pequeño... Hacía bastante tiempo que no discutían, aunque tampoco podría decirse que mantuvieran muy buena relación. Más bien, se trataba de una relación inexistente. De hecho, Olivia se quejaba de que no le cogía el teléfono cuando llamaba para hablar con su hijo. Este mal gesto la atormentaba especialmente en verano, época en la que había llegado a estar una semana entera desquiciada por la falta de noticias de su hijo. Pero hoy, Día del Padre, su ex llegó de muy buen humor, la saludó amablemente e, incluso, le plantó dos besos en las mejillas cuando ella les deseó que tuvieran una feliz celebración.

    No ocurrió lo mismo con Katty Lloyd. Tres años después del divorcio y muy a su pesar, la relación con su ex marido era un infierno. Él se negaba a perdonarle que le exigiera el reparto de los bienes gananciales al 50%, alegando que ella apenas había trabajado durante el matrimonio y fue él quien adquirió con su dinero las propiedades que formaban la sociedad conyugal. Katty, por su parte, tenía la conciencia tranquila. Todo estaba puesto a nombre de los dos, por tanto, no se quedó con nada que legalmente no le perteneciera. Desde su punto de vista, la rabia de su ex marido obedecía a otra circunstancia: jamás le perdonaría que lo hubiera dejado. Llevaba tres años aguantando los textos humillantes que le enviaba por correo electrónico, y los mensajes al móvil plagados de insultos. Y el Día del Padre, siguiendo la tónica general, volvió a montar el numerito. Le puso un mensaje diciéndole que no pensaba recoger al niño, y que era ella quién tenía que llevarlo a su casa. Katty no tenía intención de hacerlo. En primer lugar, porque estaba harta de que todo se lo pidiera de mala forma, gritando e insultando. Además, le correspondía a ella estar con su hijo toda la semana y, después de que le hacía el favor de permitir que el niño pasara con él el Día del Padre, no soportaba las exigencias y altanerías de su ex.

   Katty me ha telefoneado para contarme el triste episodio momentos antes de que me pusiera a escribir esta historia. He notado el tono apesadumbrado de su voz. Se había preocupado de salir con su hijo a comprar un regalo para el Día del Padre. Y ahora veía al pequeño contemplando el obsequio cuidadosamente envuelto, preguntándose si podría o no dárselo a su padre...

    Termino de escribir estas líneas con una pregunta martilleando mi cerebro. ¿No sería mejor que padres y madres nos tragáramos orgullos y pesares y dedicáramos nuestros esfuerzos a evitar el sufrimiento de los niños, criaturas inocentes que no saben ni entienden las causas de desamores, rupturas y divorcios?

      Aquí os dejo la cuestión. Os animo, padres y madres, a contar vuestras experiencias del Día del Padre y dejar vuestros comentarios debajo del artículo, pinchando en la pestaña “escribir un comentario”.

                                                                                  RoCastrillo

Compartir este post

Repost 0
Published by abremeloya - en MIS AMIGAS
Comenta este artículo

Comentarios

Recomendar

  • : Abremeloya
  • Abremeloya
  • : Un blog de relatos eróticos y cocina con solera. Nuevos contenidos a diario. De lunes a jueves, las aventuras nocturnas y las conversaciones sobre sexo y hombres de Emi, Wynie, Olivia y Katty. Los fines de semana, recetas elaboradas siguiendo los viejos cuadernos de cocina de mi abuela, escritos hace más de 80 años. Y todos los días, discusiones sobre temas sexuales en la sección "Foro de Debates"
  • Contacto

Donaciones Paypal

 Agradezco de corazón tu valiosa ayuda.

Para donar, pincha AQUÍ

 

Buscar

Contador

Archivos